lunes, 29 de noviembre de 2010

La campaña de Pujol

Era el 19 de marzo pasado. Para ese día los sindicatos de enseñanza habían convocado una huelga más, en este caso contra la LEC (Ley de Educación de Cataluña). Era la quinta que le convocaban al Conseller Maragall en los últimos dos años. Yo estaba esperando a mi hijo en la puerta de su casa porque teníamos que ir ahora no recuerdo a dónde y justo cuando le abría la puerta para que entrara me sonó el móvil. Era la secretaria de Pujol que quería saber si estaba dispuesto a hablar con "el President". Por supuesto, lo estaba. Comenzó Pujol halagando mi ego. Me aseguró que estaba escribiéndole una carta a Luc Ferry y recordaba que recientemente había escrito yo alguna cosa sobre él. Me pedía que le dijese exactamente dónde había aparecido mi artículo porque intentaba buscarlo en sus archivos y no lo encontraba. Evidentemente yo ya no me chupo el dedo y sabía que a continuación vendría lo sustantivo. Y así fue. Aprovechando la excusa de Luc Ferry, Pujol condujo el tema hacia la huelga. "Ha llegado el momento de hacer política, Luri". Con un requiebro muy de su estilo me aseguró que él no me pedía nada, pero que, como podía comprender, tenía la obligación de barrer para casa. Al terminar la conversación, que no fue corta, me pregunté a cuántas personas relacionadas con la enseñanza estaría telefoneando Pujol ese día.

Unos meses después me llamaron de Convergencia de Masnou para invitarme a una reunión con Pujol, que venía al pueblo. Seriamos pocos. Me interesó mucho lo que nos dijo, pero lo que me sorprendió sobre todo fue ver a aquel hombre empeñado en poner toda la carne de sus 83 años en el asador para conseguir que Mas ganara las elecciones catalanas. La reunión comenzó a las 7 de la tarde y duró dos horas. Antes de venir a Masnou había tenido otra reunión en Vilassar y al acabar la nuestra se fue rápidamente para Alella, donde tenía programada una cena.

Ayer al ver los resultados pensé inmediatamente en la campaña en la sombra de Pujol.

Por cierto, yo no había escrito ningún artículo sobre Luc Ferry y los dos lo sabíamos.

11 comentarios:

  1. ´No entro en política aunque me gusta esa especie de autorelato con la invitación de Jordi Pujol. Me ha estremecido mencionar la localidad de Alella, cuanto recuerdo.

    ResponderEliminar
  2. En este artículo se nota la diferencia de un político trabajador e inteligente de uno que no lo es.

    ResponderEliminar
  3. Muchas tablas, ya lo creo. Más sabe el diablo por viejo que por diablo.

    ResponderEliminar
  4. Gregori/o Luri for Conseller d'Educació

    Passa-ho.

    ResponderEliminar
  5. Gregorio, estoy muy feliz por el resultado de las elecciones. Ya era hora !! Espero que Pujol y Irene Rigau sigan confiando en su criterio.
    Hay que trabajar mucho para cambiar la situación! yo por mi parte también pondré mi granito de arena

    ResponderEliminar
  6. Susana:

    Se escribe "Pujol e Irene..." Aunque se baraja cambiar algunas normas de ortografía, ésa, que yo sepa, aún no la han cambiado. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. També s'escriu 'Marieta de l'ull viu', per cert.

    I per ull viu el del senyor Pujol.

    ResponderEliminar
  8. Si le nombran para algo piense en mi para el 'consejo de profesoras ancianas', y es que se ha formado una asociación de maestras-os jubilados-as 'RELLA'.

    ResponderEliminar
  9. Júlia: Honestament, si no m'ofereixen les relacions exteriors amb Holliwood, no penso acceptar res. Evidentment si aquest fos el cas, la RELLA tindria el seu consolat a Los Angeles.

    ResponderEliminar
  10. Es veritat Júlia el que dius, però jo no vull dir o escriure "Marieta de l'ull viu" (la de la Font del Gat) sino, que em dic (m'anomeno -nom propi- com Letizia i no, Leticia, Marieta de l'ull viu". Oi que m'entens? Gràcies, no obstant, per l'avís. El consolat és teu.

    ResponderEliminar
  11. Blog del IFIE Demasiado para nuestros castos oídos


    [ El problema es que el informe publicado es el B, pero existía uno A antes de ser revisado por las Comunidades Autónomas, y que hasta ahora no ha visto la luz. Hasta ahora...

    Resultados en función del uso del ordenador en el colegio y del uso de internet.

    Los alumnos que dicen no usar nunca o casi nunca el ordenador (51%) en clase tienen una puntuación más elevada en las cuatro competencias que los que afirman usarlo todos o casi todos los días (5%)...

    ¿Se puede afirmar entonces que el modelo pedagógico basado en un uso diario del ordenador en el centro está relacionado con un rendimiento mucho menor de los alumnos? ¿Se puede afirmar que la extensión del programa Escuela 2.0 va a traer consigo una disminución del ya de por sí bajo rendimiento de nuestros alumnos? Pues no, mire usted. Tanto el informe A como el B son técnicamente muy malos, y no se puede afirmar prácticamente nada basado en él. Otra cosa sería si se permitiese el acceso a los microdatos a la sociedad... ]

    ResponderEliminar

Días de coronavirus, 44. Dilemas

Día -¡al fin!- de trabajo intenso y productivo. Productivo no significa que haya escrito páginas admirables, ni tan siquiera que haya avanz...