sábado, 13 de noviembre de 2010

El diálogo


La cuestión es: ¿Puede un diálogo crear autónomamente sus propias condiciones de posibilidad y -no digamos ya- de éxito o la fertilidad de un diálogo está siempre condicionada por algo previo a su inicio? ¿Mi simpatía hacia alguien -por ejemplo- es el resultado del diálogo que ya hemos trabado o es lo que me permite invitarlo a dialogar?

Añado a lo anterior la siguiente imagen:


Los arqueólogos no acaban de ponerse de acuerdo sobre el sentido de esta escena, hallada en la necrópolis de Ovcharovo (Bulgaria) y datada en torno al 4.200 a.C. Yo pienso, ingenuamente, sin duda, que representa el más allá en la forma de un banquete eterno en el que tanto la conversación como las viandas son de lo más goloso (sin que ello afecte ni al estado de las cuerdas vocales ni al diámetro de los participantes).

11 comentarios:

  1. Me fascina la imagen.
    Hay siempre algo previo que se impone y predispone, pero, si es diálogo de verdad, acaba desconectándose del éxito o del fracaso, que por tanto recaen sobre el propio diálogo.
    Bueno, se ve que me gustan las componendas...

    ResponderEliminar
  2. Hay multitud de factores, previos y no, externos e internos al mismo diálogo, relacionados en diversas proporciones, que se impelen a continuar o no ese diálogo. Por eso es tan difícil a veces que fructifique.

    ResponderEliminar
  3. Para mi , sinceramente, es parte del todo y necesario para si mismo. Es una cadena de situaciones que permiten su construcción.
    Gran reflexión.

    ResponderEliminar
  4. Me inclino a pensar que el único diálogo posible se da entre desconocidos, entre quienes han de conocerse a través de él. Cuando los interlocutores se conocen con anterioridad al diálogo comienzan a hacer acto de presencia los pre-juicios y los juicios de intenciones que lo arruinan todo, además de los afectos o los desafectos que tanto nos condicionan no sólo la visión del otro, sino, sobre todo, el sentido de sus palabras.

    ResponderEliminar
  5. Por cierto, creí que la fotografía era de Chema Madoz, ese gran poeta visual...

    ResponderEliminar
  6. ¿Podríamos si quiera saber que nos entendemos si nho compartimos como mínimo dos cosas previas: (1) una misma orientación hacia la verdad y (2) un campo semántico-emotico común?

    ResponderEliminar
  7. Sobre (1), nada que objetar. Sobre (2), ¿es eso posible con Gustavo Bueno, por ejemplo?

    ResponderEliminar
  8. "semántico-emotivo"... ¿con Gustavo Bueno? A mi me da la sensación de que Bueno diría algo así como que el diálogo siempre acaba mal.

    ResponderEliminar
  9. Es admirable el estudio que hace de lo que él llama "aforismo" y nosotros refrán: "hablando se entiende la gente", puesto que acaba demostrando justo lo contrario.

    ResponderEliminar

Días de coronavirus, 44. Dilemas

Día -¡al fin!- de trabajo intenso y productivo. Productivo no significa que haya escrito páginas admirables, ni tan siquiera que haya avanz...