miércoles, 17 de noviembre de 2010

A vuela pluma

La cuestión saharaui pone de manifiesto con claridad varias cuestiones interesantes:
1. Un deseo no es un hecho.
2. Para defender en el exterior intereses ideológicos hay que ser un país fuerte. Los intereses ideológicos de los países débiles sólo son relevantes para consumo interno.
3. Para que una causa sea defendida internacionalmente es necesario que disponga de aliados poderosos. Es decir, que disponga del cobijo de una relación de fuerzas favorable. La ONU proporciona el ejemplo más claro. Pensemos en los cristianos de Irak.
4. La razón de Estado existe. La primera obligación moral de todo Estado es su preservación.
5. Hobbes sigue vivo.
6. La claridad moral en política exterior es la claridad de la complejidad. Es decir: de la posibilidad.
7. Europa necesita muchísimo más (pregúntesenlo a Sarkozy o a Merkel) un Marruecos estable y colaborador contra el terrorismo islamista que un una República Saharaui independiente.
8. La emotividad pública es un asunto de política interna.

14 comentarios:

  1. Algún apunte más Don Gregorio:

    1. El respeto de los derechos humanos sigue siendo una utopía inalcanzable en muchos partes del globo, con la aquiescencia (que no consecuencia) de esos aliados poderosos y razones de estado.
    2. Estos días nos han regalado una verdad: son los intereses y no los derechos humanos los principios de la razón de la política.
    3. Ciudadanos y políticos con responsabilidad a nivel ejecutivo siempre defenderemos acciones diferentes.
    4. Impresión personal: el contenido de este gobierno hace tiempo que no es muy diferente al de Aznar; el continente va por el mismo camino.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y si los derechos humanos fueron un arma propagandista de la Guerra Fría?

    ResponderEliminar
  3. Don Gregorio, me asusta la respuesta que me sale del alma de su comentario.

    ResponderEliminar
  4. Esparver: Le he dado muchas vueltas a esa pregunta. Tiendo a creer que fueron básicamente una trinchera ideológica.

    ResponderEliminar
  5. No estoy de acuerdo: la trinchera que separa Corea del N de la del S no es sólo ni principalmente ideológica. El otro día leí el dato de la diferencia de altura entre los niños de uno y de otro lado.
    El post, sin embargo, me parece valiente y acertado. Para pintar algo, un país medianillo como el nuestro tiene que estar al lado del primo de Zumosol; bien lo sabía Aznar. La política internacional es hobessiana, pero hay diferencias morales entre unos y otros Leviatanes. De momento, Porque la crisis económica puede depararnos en poco tiempo terribles sorpresas.

    ResponderEliminar
  6. Lola, claro. La frontera entre las Coreas no es sólo ideológica, pero lo que la mantiene en pie es un hambre nutrida ideológicamente. En cualquier caso no era esto lo que pretendía decir. Lo que sugería es que el auge del debate sobre los derechos humanos, al menos desde el famoso Congreso por la Libertad Cultural, tenía un decidido componente frentista. Y no podía ser de otra manera.
    Resumo el post: La moral efectiva en política exterior está para quien se la pueda pagar. La moral ineficiente -pero escandalizada-, evidentemente, está al alcance de cualquiera.

    ResponderEliminar
  7. Parece que los neocons están tan olvidados que ya nos dejarán ser ni realistas.
    Como dicen que decía Macmillan: Events, dear boy, events.

    ResponderEliminar
  8. http://evidenceanecdotal.blogspot.com/2010/11/burden-to-me.html

    ResponderEliminar
  9. ¿De un análisis así no se decía antes "realpolitik"? Más que un baño ha sido una ducha de agua helada. ¿Y qué hacemos ahora con nuestra capital de buenos sentimientos?
    Mi hermano mayor era piloto militar en el Sáhara cuando la marcha verde y sólo tiene palabras de desprecio para la infamia del gobierno de entonces. Por otro lado, una república saharaui la ve con tanto fundamento como la reclamación de Marruecos sobre Ceuta y Melilla, puesto que nunca ha existido tal cosa como la nacionalidad saharaui ni algo que se le parezca. En otras palabras, que ni siquiera hay manera fiable de establecer un censo creíble. Con todo, la actuación marroquí merecía una condena por parte del Gobierno. En su defecto, podrían al menos condenar la demagogia irresponsable -es decir, el pan nuestro de cada dia- del PP cuya defensa de los saharauis tiene, paradójicamente, un tic racista -contra el moro, la vieja querencia de la caverna española: la política, la mediática y la aznárica- que la transforma en un esperpento.

    ResponderEliminar
  10. Claudio, me quedo con esta sentencia: "My request is simple: Don’t tell me what to think; show me what you know."
    Un gran maestro le dijo a un alumno imprudente que le había presentado un trabajo de Aristóteles en el que se atrevía a juzgar su pensamiento: "¡Sea usted sensato, antes de juzgarlo, asegúrese de comprenderlo!".
    En la escuela hoy estimulamos la opinión, con lo cual los alumnos pueden ahorrarse el trabajo de la comprensión.

    ResponderEliminar
  11. Juan:Podemos desear la salud universal... pero mientras eñ deseo no se convierte en un hecho, parece prudente seguir estudiando el desarrollo de las enfermedades sin abroncar a los virus por su mal comportamiento.

    ResponderEliminar
  12. Juan: Yo he aprendido este análisis de Maquiavelo. El consideraba que había que tener claras estas cosas para poder atender con inteligencia al desarrollo de la propia virtud.

    ResponderEliminar
  13. A los derechos humanos, hoy, don Gregorio, ya no los conoce ni su padre. Si los que redactaron la declaración de 1948, levantaran la cabeza y vieran el desarrollo y la aplicación que se les está dando, lo que hoy va entendiéndose como "derechos humanos", dirían "no és això, companys, no és això"....

    ResponderEliminar
  14. Está claro que Marruecos ha violado los derechos humanos y que el papel de España ha sido cobarde. Marruecos es intocable y España sólo puede callar.
    Al principio he pensado que es muy duro decir que los derechos humanos sólo fueron armas propagandísticas, ya que estos derechos inspiran casi todos los ordenamientos jurídicos, Tratados Internacionales etc.. Pero ante questiones de política internacional como ésta, le doy la razón, son papel mojado. No sé, muy mal.
    Y este post también me da elementos para reflexionar en lo difícil que es una posible independencia de Cataluña.. ..

    ResponderEliminar

Una experiencia inédita

Cuando he salido a la Plaza de Cataluña estaba lloviendo. Un paquistaní que estaba al acecho, se me ha acercado a venderme o un paraguas o ...