martes, 9 de noviembre de 2010

De la necesidad de consuelo

7 comentarios:

  1. hay que quererlo como psicólogo, quizás lo supere

    ResponderEliminar
  2. Un gato nunca podría servir como psicólogo...con esas miradas que te lanzan del tipo "suicídate de una vez y no me des más la tabarra".

    ResponderEliminar
  3. Cel·lia: Yo no lo tengo tan claro, al menos por lo que respecta a Bacallà Salat su ronroneo es como un atractor de preocupaciones. Lo que ocurre es que sólo ejerce de psicóloga cuando a ella le da la real gana y siempre de manera discreta, nada de jalear su presencia convirtiendo su rabo en un molinete.
    Y respecto a esa mirada que usted señala, y que conozco bien, es una prueba de lo brutal que puede llegar a ser la sinceridad.
    Por cierto: el pediatra me dio un susto tremendo al sugerir que mi nieto podía ser alérgico a los gatos. Parece que ha sido una falsa alarma.

    ¿Conoce usted a Mr. K?

    ResponderEliminar
  4. Ojalá todo se solucionara de esa manera. Bueno, tal vez sea así (por lo menos, todo lo que tiene solución).

    ResponderEliminar
  5. Claro es para sentirnos cerca de nosotros mismos... bien calentitos...

    ResponderEliminar

Otra caída

Ya les he contado a ustedes alguna vez que me caigo con frecuencia. Un problema del oído interno me impide llevarme del todo bien con el sen...