miércoles, 6 de septiembre de 2006

Futesas IV

I

Cogido al vuelo esta tarde en la Plaza de Ocata: “Cada vez que pienso en él se me envenena la sangre”.

II

Discusión con A.P.: Me cabrea la caridad que ejercen los políticos con el dinero ajeno. Me dice que a eso se le llama solidaridad. Protesto y nos enredamos un buen rato en todo tipo de argumentos. Me reprocha que me haya convertido en un neoconservador y yo le contesto que él, en paleoprogre.

III

Esta mañana he terminado un novelón: La locura de Lázaro, de Juan pedro Quiñonero. Es una imponente mazurca para un muerto. Apasionante y puntillista descripción de un país que parece habituado a vivir entre dos guerras civiles. ¿La ironía triste es ironía o tristeza? Y llueve como si nunca hubiera llovido, como si nunca fuera a dejar de llover. Aunque solo llueva en el primer párrafo. Y todo lo que llueve es tan mezquino... Es una novela sin héroes ni antihéroes; es la cara oculta de La Colmena. Pero es sumamente respetuosa con la gran obra, que hace grandes a los artistas, engrandeciendo sus vidas de héroes triviales. Me barrunto que está condenada a tener más renombre que lectores. Y eso sería una pena (lo de los lectores, claro está).

IV

Haciéndole caso a Subal, tras acabar La locura de Lázaro me he cogido a Los nuestros bajo el brazo y me he ido, para sumergirme en su lectura, a La Terraza, el bar de la Plaza de la Libertad, en el extrarradio de Ocata. No he subido a respirar hasta que no he dado cuenta de la última línea: "Esto es a lo que ha llegado mi familia y nuestro país". La prosa de Dovlátov sigue el ritmo del pulso del lector, con lo cual no hay manera de parar de leer. Es, además, una prosa transparente, como la que sólo saben hilvanar los grandes, y por eso le basta con tocar lo terrible para mostrarlo. Gracias, Subal. Te debo una. Transcribo: “Antes de la guerra mi tío decidió ingresar en la universidad y hacerse filósofo. Una decisión más que natural en una persona carente de un objetivo concreto en la vida. Toda la gente con una percepción confusa y nebulosa de la vida sueña con dedicarse a la filosofía”.

V

Intercambio de mails con Antonio Lastra. ¡Menos mal que tengo amigos con los que poder hablar no sólo de filosofía sino, sobre todo, de lo que podría ser mi filosofía, si la filosofía pudiera ser de alguien!

VI

Llevo dos días dando palos de ciego en busca de alguien competente para hablar en el coloquio sobre Arquitecturas Celestiales sobre “Las moradas” de Santa Teresa. El lunes por la tarde caímos en la cuenta de que no podíamos dedicar tres días a este tema e ignorar el "castillo interior". Me pongo en contacto con varios especialistas y todas las indicaciones acaban conduciendome a las teresianas de la Calle Ganduxer. Resulta que Gaudí diseñó ese edificio siguiendo el modelo del Castillo Interior.

VII

No pensaba yo que la France Gall iba a provocar esta epidemia de nostálgico morbo gálico. Pero no os pienso hacer caso. Hoy a quien quiero escuchar es a Elis Regina y su versión de “Aguas de Marco”.

VIII

Mantengo en pie la pregunta sobre Lastenia de Mantinea y Asiotea de Fliunte. Si hay alguien dispuesto a perder el tiempo con naderías (que es lo que a mi me apasiona), le daré una buena pista: Fueron discípulas de dos filósofos (maestro y discípulo) en un lugar al que no se podía entrar si no se sabía geometría. Por lo tanto debieron ser las primeras filósofas. Alguna vez he soñado en retirarme a un monasterio a escribir la "Enciclopedia de las cosas que no le interesan a nadie". Quizás necesite colaboradores.

IX

Video que vale la pena ver: NY Times: Sobre el zoroastrismo

37 comentarios:

  1. De nada, jefe.

    *

    Mire lo que escuché hoy por la tele.

    los immigrantes aportan a respectivas economías (las de origen) más del DOBLE de que los países desarrollados aportan con sus fondos públicos de ayuda internacional al desarrollo. Esta notícia me hace pensar en un concepto de parvulitos de la economía; el coste de oportunidad. No quiero taladrarlo con mis divagaciones, quizás muy inexactas. Pero. Un neoliberal debería estar de acuerdo pues con los flujos migratorios; la immigración es una iniciativa privada que genera riqueza. Una riqueza que por otro lado va a parar a las economías privadas, la de sus famílias, vamos. También cabe pensar que si la misma cantidad de dinero lo gestionaran debidamente los entes públicos podrían ir destinados a inversiones productivas en los países pobres, para ayudar a crear economías nacionales allá donde no existen (los países pobres) limitando de tal manera las ansias de mobilidad de los immigrantes, pues estaremos de acuerdo que nadie se larga de su tierra por gusto.

    Paul Wolfowitz, un personaje inmundo a mi parecer, y presidente del BM declara; “La migración sigue siendo una fuerza importante en la lucha contra la pobreza, misión clave del Banco Mundial”. Y es para mi un gesto de una hipocresía insalvable. Lo que debería hacer el FMI (convenientemente reformado y depurado de, perdóneme usted, sin faltar al respeto mayúsculo que usted me despierta, de neocons) es lo que hacen los immigrantes por su cuenta, dejando su vida en el mar, o siendo humillados por contratos de semiesclavaje en nuestras calles.

    No sé si me he explicado bien, pero es que soy muy malo en economía (en la facultad siempre me silvaban cuando levantaba la mano.)

    *

    un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  2. Perdón; no sé si usted se considera un neocon. Yo como que no le veo, eh, pero si lo fuera, igual no se me moleste. Ya se sabe que en un café la gente se toma unas confianzas que quizás no debería.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, la información sobre Lastenia de Mantinea y Axiotea Fliasia, discípulas de Platón, procede de Diógenes Laercio, Vidas de los filósofos más ilustres. Ofrece un dato curioso: que Axiotea iba vestida de hombre, según Dicearco.

    Otro día podíamos entreternos en comentar este interés de conocer la vida de los filósofos (ilustres o no). Es curioso que las anécdotas (p.ej. que Kant era muy puntual, o que Kierkegaard tenía joroba) acaban siendo más pregnantes que las doctrinas.

    Estoy deseando hincarle el diente a la novela de Juan Pedro Quiñonero, "La locura de Lázaro" para conocer el balance total (personal y artístico) del personaje, CJC.

    En cuanto a JPQ, he conocido primero su actividad de periodista 'sui generis'. Me parece el último ejemplar de periodista literario, como un d'Ors, un Azorín o un Pla (incluso un Cela).

    ResponderEliminar
  4. Mire usted, señor Subal, voy a cometer una imprudencia y voy a salir en defensa de Wolfowitz, aunque me temo que a él mi defensa le importa un comino. Podría comenzar por su juventud, cuando asistió (a diferencia de los Bloom, Fukuyamas y demás) a la concentración en defensa de los derechos civiles de agosto de 1963 en Washington, aquella en la que Martin Luther King hizo públicos sus sueños. Pero se me puede objetar que de joven se pueden ser muchas cosas con las que no necesariamente se es coherente de mayor. Así que paso al Wolfowitz maduro. Podía hacer referencia a su etapa de embajador y sus notorias críticas al nefando dictador filipino Marcos. Pero me vou a limitar a una anécdota. El 5 de abril del 2002, 100.000 judíos norteamericanos se manifestaron en Washington en apoyo de Israel. Tomaron la palabra Benjamin Netanyahu, Rudolph W. Giuliani, Elie Wiesel y Paul Wolfowitz. Solamente este último hizo mención del “Palestinian suffering”. Sus palabras fueron interrumpidas por un fuerte griterío. Literalmente dijo lo siguiente: “Israelis are not the only victims of the violence in the Middle East" y añadió: “Innocent Palestinians are suffering and dying in great numbers as well. It is critical that we recognize and acknowledge that fact (…). We deplore the deliberate killing of innocents, and I believe in my heart that the majority of Palestinians do so as well." Estas palabras lo convirtieron en diana de múltiples ataques. Se lo acusó de apoyar la creación de un Estado Palestino. Y efectivamente, eso es lo que siempre defendió. ¿Sabe usted quien salió en su defensa publicamente? Pues Edward Said: con un artículo en "Al-Ahram Weekly", núm. 586, 16 de mayo de 2002. Y lo hizo agradeciéndole sinceramente su actitud.

    En cuanto a la inmigración: Lo que me preocupa es que la filantropía imprescindible para considernos humanos no nos convierta en imprudentes y creo que usted me entiende perfectamente.

    ¿Neocón? ¿Cómo me voy a considerar algo que ni tan siquiera los antiguos neoconservadores asumen hoy en dia? Pero no me importaría que me considera usted en línea con aquellos pensadores europeos que los neoconservadores americanos han tenido por referentes: Orwell, Koesler y Aron.

    Y, por supuesto, en este Cafe el guante blanco no debe convertirnos en meapilas.

    ResponderEliminar
  5. Joaquín, me has dado qué pensar ¿sabes que yo siempre me levanto a las siete y un minuto?
    Sin embargo, soy la entropía misma.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. ¡Bravo, Joaquín! Diógenes Laercio afirma también que fueron discípulas de Espeusipo, pero que éste no las trató como las había tratado el maestro. La mera presencia de estas dos mujeres en la Academia es un hecho de una importancia enorme que, sin embargo, no merece ni una nota a pie de página en las historias de la filosofía.

    ResponderEliminar
  7. (Mar quiere decir que con arreglo a las leyes de la termodinámica, "tiende al desorden")

    ResponderEliminar
  8. Va, hombre, no fotem, señor Gregorio!

    de la wikipedia;
    "[Wolfowitz]Recibió críticas debido a sus pocos reproches e incluso apoyo al régimen de Suharto durante su estancia en el país asiático." Marcos no y Suharto sí? Por qué?

    O; arquitecto de la invasión de Irak, entre otras obras caritativas que el bueno de Paul ha aportado a la comunidad internacional.

    El mundo no se acaba en Israel y Palestina.

    ResponderEliminar
  9. Totalmente de acuerdo.Los filósofos sois gente con una percepción confusa y nebulosa de la vida,como Alicia.El vestíbulo,el vértigo y el laberinto forma parte de vuestra niebla.Ya hay fumata blanca y pura.

    ResponderEliminar
  10. Yo me considero conservadora, y ya sé que además lo parezco. Cada dos por tres me toca recomponer amistades de toda la vida, que me acusan de lo que soy, con lo cual se autocolocan -amb una barra impressionant, escolti- por principio en la superioridad moral. Pero no suelen hablar de política, se atrincheran en el deber ser, lo cual lleva a un diálogo imposible y, por tanto, a una inmoralidad de base que tiene bastante de inconsistencia.

    Dos anécdotas: Pau Casals se enfadó con un político (no recuerdo), "usted habla de política y yo de moral". Bien, a Casals yo, de poder, iría a escucharlo gruñir tocando el cello. Sin embargo, siempre me interesa lo que dice un político si habla en la intimidad, aunque no sea en catalán.
    Cuando acusaban al "bueno" (era un bicho) de Schopenhauer de no llevar una vida acorde con su demanda moral, decía "Yo soy un filósofo, no un santo". Pues eso. Es de agradecer la lucidez y sentido del humor de su cinismo.

    No sé si es bueno o malo, pero los filósofos suelen tener una visión diáfana de la vida. Todo su esfuerzo empieza con una intuición (una percepción vital) captada con una claridad apabullante. Volviendo s Schopenhauer como ejempo, él mismo explica cómo a bien temprana edad cayó en la cuenta de que el mundo era intolerable.

    Estaba claro, sólo podían ser las girls de Platón. Pero en filosofía como en todo las señoras no se han independizado hasta hace cuatro días. Lo que se ha perdido la humanidad. Cuánto desperdicio. Sin embargo, no tengo tan claro que las mujeres, concretamente nosotras, nos hayamos perdido gran cosa, o si más bien perdemos ahora.

    Lola

    ResponderEliminar
  11. Subal: Wolfowitz fue, probablemente el más centrista de los altos cargos de la adminsitración Bush. Se cuenta que cuando este presidente llegó a la casa blanca tuvo sobre la mesa, en los primeros días de su mandato un dossier con el genocidio de Rwanda en cuya portada había escrito de su puño y letra: "¡Esto no pasará con mi administración!". Y fíjese usted donde anda metido. La política está, con frecuencia, más suujeta al azar que al maquiavelismo.

    En una entrevista de marzo 2002, en The Atlantic Monthly, Wolfowitz resumía con una claridad meridiana su visión del presente: El mundo está cambiando, hay nuevas potencias emergentes dispuestas a ocupar nuevos espacios geoestratégicos. Estados Unidos debe adelantarse y tomar la iniciativa. Si hace cien años el problema internacional se encontraba en la emergencia de nuevos poderes (principalmente Alemania y Japón) con grandes apetitos expansionistas, ahora ocurre lo mismo, siendo China el caso más obvio. Pero en el Extremo Oriente también hay un crecimiento económico que potencialmente puede conducir a tentaciones expansionistas. Una Corea unificada, por ejemplo, puede constituir un enorme poder. Y después está la India… La cuestión, entonces se plantea, para los intereses de los Estados Unidos de la siguiente manera: ¿Cómo conseguir en Asia un equilibrio de poderes, sin caer en la experiencia imperialista europea?

    Pero mire usted: los americanos hacen muy bien en intentar gestionar su hegemonía de acuerdo con las estrategias que a ellos les parezca mejor. LO que a mi, de verdad me preocuipa, no es que los americanos defiendan sus intereses bien o mal, sno que los europeos seamos incapaces de definir los nuestros.

    ResponderEliminar
  12. Querida Maga, Un filósofo con una "percepción confusa y nebulosa de la vida" no es un filósofo. Si usted -posiblemente con sobradas razones- me incluye entre los platónicos seguidores de Alicia, pues me atengo a la conclusión evidente.

    Yo, querida Maga, lo que pretendo es ser un sinóptico, que es como Platón definía a los filósofos. Y para ello intento no pensar con fórmulas. De hecho cuando cumplí cuarenta años ya hace algún tiempo, como usted bien sabe, me hice a mi mismo ese regalo: "No volver a pensar de manera formularia". Eso no me garantiza, en absoluto que llegue a conclusiones correctas, pero me permite ir aprendiendo de mis errores. Y es mucho más divertido. Fíjese usted que hasta el mismísimo Sócrates exclamó una vez que todo le parecía tan confuso que se sentía como si lo hubiesen arrojado aun laberinto.

    Ya no sé si me alegro o no de la fumata blanca "y pura", pero sí de comprobar que su sutileza sigue siendo muestra de su inteligencia.

    Me alegro de reencontrarla por el Café de Ocata.

    ResponderEliminar
  13. A mi, Lola, de los conservadores me aleja su miedo al futuro (y una debilidad enorme: suelo sospechar que mis críticos pueden tener parte de razón -por eso, entre otras cosas entre las que nincluso su blog, me cae tan bien Subal) y a ellos me aproxima la conciencia de la impotancia de la transmisión. Pero lo evidente es que también en mi caso los amigos "de toda la vida" me miran con una cara entre perpleja y compungida. "¡Qué pena!" -parecen pensar.
    También he llegado a aborrecer esa capacidad ilimitada de los paleoprogres para la autoamnistía.
    Claro, claro, la política ha sido, al menos hasta ahora, básicamente un juego de fuerzas. Lo que los marxistas llamaban "correlación de fuerzas". Y aquí cada uno participa no tanto con sus buenas intenciones como con sus compromisos. El rrefugio en la moralidad del deber ser, en política acostumbra a confundirse con la egolatría.
    Me pregunto -para tirar del hilo de Shopenhauer- si cuando decmos amar al mundo a la vida no estamos amando en realidad a una cierta idealización del mundo o de la vida.

    ResponderEliminar
  14. Protesto, Gregorio: no sé si en tanto que conservadora, pero yo, en mi mismidad, mismamente yo, me lo paso pipa con los progres inteligentes e intento comprender, no su visión del mundo que ya la concozco y la he vivido, sino sus análisis respecto a los problemas que se nos plantean. Pero, en definitiva -y a cierta edad- hay que elegir, creo, una determinada manera de estar en el mundo.
    Miedo al futuro... SÍ. Y eso sí que indubablemente está en relación con el "ser" conservador. Virgencita, virgencita, etc. Creo que era Pla quién decía que sólo respetaba a los estadistas que no aportasen más sufrimiento al mundo.

    La cuestión creo que está en Nietzsche muy coherentemente: amar la vida es amarla absolutamente, tarea de héroes, de superhombres; y no estos tiquismiquis que van eligiendo y rechazando, con pinzas y guantes de látex (idealizando, por ejemplo adornando como hace el esteta), lo que se les ofrece en el plato. Yo como he dicho antes no soy ninguna heroina, así que vamos tirando sin demasiadas efusiones. Pero no me he podido -y me alegro- proteger del amor a los míos. Ahí el riesgo es total.

    Lola

    ResponderEliminar
  15. Lola: sólo te pido una cosa: no te canses de aparecer por aquí, porfa.

    ResponderEliminar
  16. ¿Mi acierto no vale una felicitación?

    ResponderEliminar
  17. ¡Dios Santo! ¡Mil perdones, doña Lia! Tiene usted toda la razón. Y como muestra de que la considero ganadora de este primer concurso filosófico, reciba este hermosísimo ramo virtual de... ¿qué le parecen flores silvestres?

    ResponderEliminar
  18. Ay, señor G., me hace feliz que me tenga en tanta estima. Yo también disfruto de sus cafés, y de los contertuliano que usted acoje. Mire, yo no pretendo tener la verdad, sinónimo de entelequia. ¿Recuerda las palabras que usted medio refutó del maestro B? Eran estas; "Tony jamás se enfadaba, jamás discutía, como si considerara absolutamente inútil tratar de que otra persona compartiera su punto de vista, com si creyera que todas las personas estaban extraviadas y que era pretencioso que un extraviado le indicara a otro extraviado la manera de encontrar el camino. Un camino que no solamente nadie conocía sino que probablemente ni siquiera existía."

    Pues aunque usted, supongo que con razón, argumentaba que escondían dosis peligrosas de epicuirismo, salirme de estas bases del pensamiento me hace mucho miedo. Me da miedo saber que nos manipulan, por eso evito vender mi alma a ninguna ideologia; todas deben quedar bajo sospecha. Lola, en un comentario, creo que el primero que ha dejado en este post, como que aplaudia el cinismo de alguien que puede congregar a las masas (un filósofo, un ideólogo, un político´) que dice A y piensa B. Bueno, vale, todos hacemos esto, y es una cosa humana hacerlo. Pero practicar esto alegremente, cuando uno ostenta el poder, me desengaña, me quedo perplejo, irritado, triste. Y sí, ya sé que es humano, y que los dirigentes y los políticos y los lideres de opinión son más humanos que nadie. Quizás Paul es un buen hombre, pero al servir los intereses de una cosa que no entiendo y que se llama patria, país, intereses nacionales, económicos, se convierte en un halcón enloquecido y hambriento. Eso es lo que me preocupa a mí. Que en nombre de algo superior a uno mismo, se puedan cometer una serie de cosas. No sé cómo pueden dormir por las noches los líderes. De nuevo; el remordimiento católico de colegio de pago, que me atormenta.

    Pero eso. Yo sospecho del poder por principio. No me gusta en absoluto Chávez (usted lo debe ya saber) aunque su discurso a veces me gusta y lo comprato. Sólo hace falta pasearse por caracas para ver que es solo palabrería, Dovlatov me enseñó a reirme y a llorar por las falsas promesas del comunismo, así como Gutierrez me enseño a menospreciar los éxitos de la revolución cubana, Orwell nos enseñó cómo va esto de la manipulación de masas.... Me siento de izquierdas, pero intento no creerme demasiado los discursos, la propaganda. Lo que me irrita de la ideologia neoconservadora es su halo de infalibilidad, eso del pensamiento único. Ese paternalismo indigno de un intelectual.

    Yo de mayor quiero ser un librepensador.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  19. A propósito de neocons: es dificil moverse en un término usado habitualmente como insulto. Siendo conservador y admitiendo que el discurso conservador lucha siempre de antemano derrotado (ya que el planteamiento de los problemas es el liberal), veo la reflexión neocon (en inglés persuasion, que dijo el otro) como la forma conservadora de sentirse a gusto en la modernidad. Es posible que entre los autores europeos por Usted citados se deba incluir a Tocqueville (¿el Burke de los neocons?).

    ResponderEliminar
  20. Subal, permítame usted un juego de ética geométrica. Imagínese usted un triángulo con las siguientes características:

    1. En un ángulo ponga la libertad del libre pensamiento y la negativa a blindarse tras fórmulas.
    2. En otro, el cinismo imprescindible para blindar un poco el alma ante el espectáculo cotidiano del mundo.
    3. Por último, en el tercero, la volundad de no perder la insensibilidad ante el sufrimiento ajeno, es decir de no olvidar mi humanidad.

    Le aseguro que a veces me veo a mí mismo como si fuera una mosca, yendo de un sitio a otro sin saber si voy porque quiero o puesto que voy, eso es lo que quiero. Pero a pesar de todo ese es el espacio en el que quiero moverme.

    ¿De verdad me cree usted tan pretencioso como para atreverme a refutar a su B.? Yo lo animaba a leer el final del "De la naturaleza" porque ahí se describen los terribles estragos causados por la peste en Atenas. Mi intención no era refutar a B. sino, al contrario, comparar a B. con Lucrecio: ambos combaten el nihilismo con la poesía (con la gran literatura) y al obrar así están frenando la extensión de la enfermedad.

    ResponderEliminar
  21. Sobre la lluvia y el franquismo:

    "Al meu país la pluja no sap ploure:
    o plou poc o plou massa;
    si plou poc és la sequera,
    si plou massa és la catàstrofe.
    Qui portarà la pluja a escola?
    Qui li dirà com s'ha de ploure?
    Al meu país la pluja no sap ploure."

    RAIMON

    ResponderEliminar
  22. Y yo sigo, insistiendo con el mouse para llegar aquí. Ya quisiera poder mantener la temática que propones...No hay caso. Ma falta tanto...
    Aquí aprendo.
    Por ahora, y por bastante tiempo, permíteme ser quién fisgonea y deja algunas palabras estériles.

    ResponderEliminar
  23. Usuario anónimo: Sí, tiene razón, Tocqueville es imprescindible para comprenderlos. Llevo ya algún tiempo estudiando la deriva del neoconservadurismo desde el troskismo de sus posiciones juveniles a la actual diáspora. Fukuyama siempre me pareció un personaje inteligente e interesante y, sobre todo, muy pendiente de categorías filosóficas europeas. Otros, como Krauthammer, me parecen que rozan un peligroso autismo ideológico. Pero, en cualquier caso lo que me encuentro admirable del neoconservadurismo es su extraordinaria capacidad para articular un discurso en el que tienen cabida desde los grandes clásicos greco-latinos hasta los poetas de la "beat generation" (no sus novelistas, cierto, y sobre todo no mi queridísimo Kerouac). Junto a esto me ha sorprendido la incapacidad de los medios europeos para reflejar la complejidad de este pensamiento y, sobre todo, lo cómodos que se han sentido tantos y tantos acogiéndose al insulto y al desprecio, lo cual, evidentemente, les ahorra el esfuerzo de tenérselas que ver con la complejidad. Escribñi un pequeño ensayo sore el neoconservadurismo que está publicado en la Editorial Angle ("El neoconservadorisme americà").

    ResponderEliminar
  24. Aunque solo sea como provocación, no se si hay más intención en ella porque no lo he pensado, transcribo el único fragmento que queda de una carta que envió Cornelio Nepote a Cicerón, que trasncribe a su vez (y es la única fuente) Lactancio (Institut III 15).
    "Lejos está de mi pensar que la filosofía sea la maestra de la vida como que pueda darnos una perfecta vida feliz; por el contrario creo que nadie hay que necesite más aprender a vivir que la mayoría de aquellos que se dedican a disquisiciones de tipo filosófico. Me doy perfecta cuenta, en efecto, de que gran parte de los que en las escuelas con gran sutileza de argumentos aconsejan la honestidad y la continencia, son precisamente los que viven dominandos por el desenfreno de todo tipo de pasiones."

    ResponderEliminar
  25. Y con respecto a lo conservador, me digo a menudo a mi mismo:
    "Mi mismo, hace tiempo te sentías muy revolucionanrio, algo reformista y poco conservador, pero de todo había en la mezcla. Tu no pretendías quemar los museos como Maiakovsky pero si querías acabar con estructuras de poder que jusgabas anquilosadas. Exigías a todo el mundo comportamientos y morales de acuerdo a un celo puritano que dice que errar, pecar y actuar pueden ser maliginidades.
    Ahora, mimismo, te sientes muy reformista, bastante conservador y algo revolucionanrio y tiendes a exculpar los actos de los demás y a no irritarte cuando exponen con clara hostilidad su pensamiento.
    Creo que es Spinoza en su Tratado de Política el que, al principio del mismo (siento no tener la cita porque no dispongo aquí del ejemplar) afirma que los virtudes que son obligados a los ciudadanos, pueden ser exculpadas al político.
    Desde nuestra significancia podemos exigir que un cargo público se comporte moralmente en el área de lo público y lo privado, y pienso que desde nuestra insignificancia no nos importaría una cierta inmoralidad si eso nos pusiera a salvo.
    recuerdo muchos comentarios, inclusos públicos, cuando el asunto del GAL. recuerdo a personas de mi amistad y a periodistas, algunos de mie nemistad, diciendo que Felipe González debía decir la verdad y aceptar que había ido ilegalmente contra ETA, porque el pueblo sabría comprenderlo.
    ¡O tempos, o mores!

    ResponderEliminar
  26. Dos reflexiones y una conclusión paradójica sobre el conservadurismo:

    1) "El error típico del conservador consiste en disimular el hecho de que la tradición continua que le es tan querida no habria sido nunca realidad sin rupturas, revoluciones y sacrilegios cometidos al inicio de esta querida tradición" (L. Strauss)

    2) "Toda fundación es revolucionaria, y el conservadurismo siempre debe juzgarse en función del pensamiento o los acontecimientos revolucionarios pasados que, según él, hay quie conservar" (A. Bloom)

    3) Ergo:
    Lo que el conservador no sabe es que el fundador de su conservadurismo fue cualquier cosa menos conservador.

    ResponderEliminar
  27. Dilaca: siempre eres bien venida, y me alegra de que dejes constancia de tu paso.

    ResponderEliminar
  28. soy el mismo del anterior texto sobre neocons:

    1. Ya conozco su libro. Me agradó ver a alguien tomándose a los neocons en serio: a mí me es útil Kristol Sr. (y su esposa Himmelfarb ha publicado recientemente un interesante libro sobre Ilustración(es).
    2. Creo (siguiendo a Chesterton y Finkielkraut) que hoy ser social liberal es lo conservador. Las manifestaciones de jóvenes hoy son lo más tradicional que hay ("ser moderno es estar descontento").
    3. Si nos es mucho pedir, me gustaría conocer su opinión sobre Pierre Hadot y la filosofía como forma de vida (cuando a Usted le vaya bien, naturalmente). A veces leyendo este blog he pensado en lo que (yo entendí que) dice.

    ResponderEliminar
  29. Usuario anónimo:

    No sé si estará usted de acuerdo conmigo, pero a mi entender la enorme diferencia entre Kristol padre y Kristol hijo es índice de alguna cosa (además de que la inteligencia de los rogenitores no se hereda mecánicamente). De Himmelfarb me interesó especialmente "One Nation, Two Cultures" que -sorpresas que da la vida- viene a coincidir con una de las tesis más radicales de Negri: Las fracturas en el interior de los países como preludio de una especie de guerra civil internacional. Ya sé, ya sé que hay mucho que matizar. Pero...

    El “pero…” anterior me sirve para relacionar a Hadot con el Foucault de la “Historia crítica de las subjetividades” relación, por cierto, no suficientemente conocida. Sin embargo es fácil descubrir la deuda de "Le souci de soi" (París, 1984) con el el artículo de Pierre Hadot titulado "Exercices spirituels et philosophie antique" (París, 1977). Foucault hace referencia a sus conversaciones con Hadot en la introducción a "L’Usage des plaisirs". Hadot y Foucalt se conocieron personalmente en 1980. Resulta altamente clarificador comparar el contenido del artículo de Hadot con el resumen de los cursos de Foucault del Annuaire du Collège de France de 1981-82. En ambos casos descubrimos la presencia de la filosofía como terapia, Sócrates y « le souci de soi », los diferentes tipos de ejercicios espirituales. Todos estos temas serán recuperados por Foucault en 1984 en "Le Souci de soi".

    Quizás se pregunte a cuento de qué le bombardeo con estos datos cuando usted sólo estaba interesado por saber mi opinión sobre Hadot. Pero es que, exactamente, mi opinión sobre Hadot "es" Foucault. ¿Me explico?

    ResponderEliminar
  30. Sobre las discípulas de Platón... (reconocida la precedencia de Lía en identificarlas). Platón, que dicen tan autoritario, fue un auténtico avanzado en reconocer la igualdad de mérito y capacidad de la mujer (República, V, 451d ss.).

    Lo que no acierto a ver es la importancia de que tuviese mujeres entre su discipulado, al margen de la chismografía. Confieso mi ineptitud para aceptar tan siquiera un "enfoque feminista" de la filosofía. El triángulo siempre tendrá tres ángulos, lo piense un hombre o una mujer.

    ResponderEliminar
  31. Tampoco se ha comentado nada sobre el vídeo del NYT sobre la decadencia demográfica del zoroastrismo. También el planeta tierra está destinado a sucumbir, y el mismo universo a disolverse, o colapsar en un "big crunch". ¿Qué querrá esto decir respecto de nuestras creencias en un dios creador, o de la vida de ultratumba?

    ResponderEliminar
  32. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  33. Usuario anónimo, de nuevo: Sobre Finkielkraut (a quien leo con pasión) y el nuevo conservadurismo:

    La idea es vieja. Recuerdo habérsela oído, cuando yo era un adolescente, a uno de los intelectuales más interesantes del franquismo: Jesús Fueyo, que llegó a ser presidente del Instituto de Estudios Políticos y buen amigo de Carl Schmitt. Para quien pueda escandalizarse por mi asociación entre "franquismo" e "intelectual interesante" (lo cual, por cierto, no es ninguna redundancia), alguna cosilla sobre Jesús Fueyo (hay que ver a qué digresiones me conduce este blog!):

    1. Una anécdota de Las Cortes franquistas: El general Camilo Alonso Vega, a quien sus amigos, a sus espaldas, llamaban Camulo, hizo un día una aguerrida soflama parlamentaria, no demasiado lúcida, y Jesús Fueyo se puso en pie para responderle: «Mi general, estoy a sus órdenes pero no a sus opiniones».

    2. Suya es la expresión "la erótica del poder"

    3. ¿Y qué me decís de esta joya?: "la decadencia de la metafísica es la metafísica de la decadencia de Occidente".

    ResponderEliminar
  34. ¡Caramba con Fueyo! Muchas gracias, me voy a googlear.

    Por cierto, ¿conoce este artículo de Wolin, nada menos, sobre el último Foucaul? Lo califica de neohumanista.
    http://chronicle.com/temp/reprint.php?id=k7jgcs3s0cv7rw48sr0hl65xzsnfvl7d

    ResponderEliminar
  35. Si no es mucho pedir, le ruego me reserve el rincón de "música clásica" en la "Enciclopedia de cosas que no le interesan a nadie" y que nunca escribiremos.Porque no nos interesa.

    ResponderEliminar
  36. La imagen de Foucault junto a Glucksmann, Kouchner, Sartre (el último Sartre) y Raymond Aron es la prueba de que había dejado de estar de moda aquello de que "más vale equivocarse con Sartre que tener razón con Aron". Es la procesión en el entierro de Mayo del 68. Resula que todos acabaron siendo, de una manera u otra, aronianos. Este es otro capítulo de la historia de las ideas que está por contar.

    ResponderEliminar
  37. ¡¡¡TACET!!! Me alegra saber que sigue vivo. Lo he echado mucho en falta. Invito a todos los contertulios a vistar su blog, siempre lleno de sorpresas:

    http://jordicos.blogspot.com/

    ResponderEliminar

En los pasillos del Newman

Me hicieron esta foto en los pasillos del Colegio Newman de Madrid, en un descanso del congreso BeEducation. Es este un colegio con alm...