domingo, 11 de mayo de 2008

De repente suena el teléfono

De repente suena el teléfono

y es ella la bruja de los cuentos infantiles

que te dice

- Soy yo

y

- ¿Acaso te creías que el paréntesis de normalidad que disfrutabas

te iba a salir gratis?

De repente suena el teléfono y es ella

la noche y sus ladridos de perros

y el azar que llega

a su hora justa

en cuanto los dados han dejado de rodar sobre el tablero

De repente suena el teléfono

y es Judas que viene a darte el beso de buenas noches

Suena el teléfono

y es de repente

el rayo

De repente suena el teléfono

y es la normalidad más normal

que asoma su rostro desde la sombra

donde había estado jugando al escondite

Suena el teléfono y el es dolor del bisturí preciso

de repente

compañero

De repente

suena el teléfono

y es la guadaña que llevabas sobre el cuello sin verla

y son las leyes de la naturaleza

que se presentan vestidas de domingo a cumplir con sus ritos

y a cobrar sus diezmos

cabronas

De repente suena el teléfono

y ya nada será igual

porque ha sonado el teléfono

y comprendes que ha estado ahí desde siempre

dispuesto a sonar

Suena el teléfono y ves el fuego que asciende por la mecha

y la moneda que ya gira a su antojo en el aire.

9 comentarios:

  1. Gregorio: conozco esa llamada... tomemos pues el "principio de realidad" de los sucesos irreversibles que forman parte de nuestra inpermanencia.
    Te sigo aunque escriba menos. Hoy mi piel ha vibrado con tu escrito. Gracias Luri.
    Neelam

    ResponderEliminar
  2. Luri, su buen humor es causa de su laberintitis?

    procuraré no llamarle hasta que no pase el temporal.

    ResponderEliminar
  3. Neelam: Gracias. La empatía verdadera ni se compra ni se vende. Ni hay en el mundo dinero, etc.

    ResponderEliminar
  4. Celia: No, no. Lo que pasa es que, efectivamente, ha sonado el teléfono.

    ResponderEliminar
  5. No t'ho creuràs, però estava arribant als últims versos... i ha sonat el telèfon!
    No l'he agafat, per si cas.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hala, ya están ahí las tres Parcas !

    Pero con una basta , la que corta el hilo...


    Muy buen post.

    ResponderEliminar
  7. De repente, el móvil ha perdido su limpidez tecnológica y se me ha empezado a reblandecer, a volverse viscoso, a oler a podrido. Muchas gracias, Gregorio. Lo siento,

    ResponderEliminar
  8. Hasta que no lo coges... escuchas... tomas conciencia... muchísimas posibilidades pueden aventurarse o ser potencialmente imaginadas... Luego, pasada la incertidumbre... simplemente puede tratarse de otra regularidad del Universo que será incorporada a "lo que debemos tener en cuenta".
    ¿O no? (entre otras cosas)

    ResponderEliminar
  9. Me encantó.
    KSNDR

    (mi laberintitis... si me falta un día ahora me muero pero es tenue... y es vibrante... no quiero decir que sea buena... que a lo mejor andan las cosas mal por el cerebro... igual son células revueltas... pero que duren mucho)

    ResponderEliminar

De límites y afectos

 En El Subjetivo: Los límites en los tiempos del giro afectivo.