lunes, 23 de abril de 2007

Sant Jordi

Día del Libro o, según algunos, Día de la Bibliodiversidad. Hoy Cataluña, se mira a sí misma y se inflama de autocomplacencia. Es Sant Jordi. Regalaremos libros –el fetiche culto por excelencia- y rosas de Holanda. Cuando yo llegué a Ocata, hace ya casi treinta años, las rosas de este día se cultivaban en el Maresme, en esta comarca que fue, si hacemos caso a Pla, un milagro de armonía marítima y agrícola, pero que ahora se ha pasado al monocultivo intensivo de urbanizaciones. Cataluña ama este día porque saca a relucir lo mejor de sí misma y se saborea con deleite, encantada de haberse conocido.

En cuanto a mi, he decidido colgar junto a la cafetera un poema del gran poeta mexicano Homero Aridjis, titulado “Autorretrato a los cincuenta y cuatro años". Allá donde pone Homero Aridjis, podéis poner Gregorio Luri, restáis tres años a sus 54, hacéis que una de las hijas sea hijo, cambiáis Contepec por Azagra y Michoacán por Navarra y el resultado soy yo.

Soy Homero Aridjis
nací en Contepec, Michoacán,
tengo cincuenta y cuatro años,
esposa y dos hijas.

En el comedor de mi casa
tuve mis primeros amores:
Dickens, Cervantes, Shakespeare
y el otro Homero.

Un domingo en la tarde,
Frankenstein salió del cine del pueblo
y a la orilla de un arroyo
le dio la mano a un niño, que era yo.

El Prometeo formado con retazos humanos
siguió su camino, pero desde entonces,
por ese encuentro con el monstruo,
el verbo y el horror son míos.

13 comentarios:

  1. ¡Felíz Día de Sant Jordi!
    A falta de libro en tus manos te envío uno virtual...
    http://www3.sympatico.ca/gaston.ringuelet/lepetitprince/
    (a pesar de que no comente mucho, me encanta tu blog)

    ResponderEliminar
  2. Un poco de Antonio Gamoneda para celebrar el día de Sant Jordi:
    'Hablan los manantiales en la noche, hablan en los imanes
    del silencio.
    Siento la suavidad de las palabras olvidadas.'
    No tenía rosa a mano y el libro, el libro se negaba a pasar por la virtualidad.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Rita, por tu presencia en este café y, por supuesto, por tu regalo.

    ResponderEliminar
  4. Isa, la de los peines. ¡Qué bello oficio el tuyo, dedicarte a peinar palabras!

    ResponderEliminar
  5. Don Gregorio: Bon dia de Sant Jordi!!Si que es verdad, que la festividad de Sant Jordi ha cambiado, pero es la fiesta en si o somos nosostros los que hemos cambiado? Hace 25 años comprar uno o dos libros teniamos que pensarlo porque no disponiamos de dinero como ahora, me apasionaba pensar cual seria el mejor, que libro impactaria mas a mi pareja, tenia cientos de rosas en mi jardin de mi casa, pero aquella era especial; ojala ahora pudiera recibir una rosa con aquella ilusión y disponer de un libro que alguien hubiese comprado pensado solo en mi, creo que a medida que pasan los años valoramos unas cosas y sacamos valor a otras es la vida!!!
    Como siempre voy con el pie cambiado, queria referirme al aforismo nº 13, " para saber amar uno debe estar seguro de que merece ser amado" entiendo que esto es tener autoestima y es lo que hace lanzar al " vertigo" del amor. Pero que no padezca el anonimo Grifo " Es seguro que el hombre que hace felices a otros, no puede ser desgraciado" y esto tambien es amor. La frase es D' Holbach, filosofo que quiza no sea del agrado de muchos de ustedes, pero me parece adecuada para este Blogquer

    ResponderEliminar
  6. Glauka, quiero que sepa usted que en cuanto la veo venir saco la vajilla nueva.

    ResponderEliminar
  7. Don Gregorio, no le entiendo,¿que significa, esto de "la vajilla nueva"!!!!?????

    No doy pie con bola? No acabe de destruir mi autoestima!!!

    ResponderEliminar
  8. Doña Glauka: ¡Usted dignifica este humilde Café! Y en cuanto la veo venir, paso corriendo la escoba, quito las telarañas, escondo toda la vajilla sin fregar y me pongo mi mejor sonrisa, para recibirla como se merece.

    En definitiva: Que me alegra mucho tenerla por aquí, de verdad de la buena.

    ResponderEliminar
  9. San Jorge también es el patrón de mi ciudad, Cáceres, y acabo de regresar de su Feria del Libro. Por otra parte, mi edad y algunas circunstancias familiares se asemejan a las de Homero Aridjis cuando escribió ese poema, en el que me reconozco, asimismo, con alguna variación respecto a la sesión de cine: Frankestein me asombró más tarde; las mitologías de mi infancia se alimentaron con 'Tarzán', 'El hombre que sabía demasiado' y las lacrimógenas y cantoras historias de 'Joselito'. Pero su post, Gregorio, me parece un admirable homenaje a los libros y a la literatura. Gracias y felicidades. Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Juan Domingo, gracias a ti por pasarte por este café. Esas películas que nombras también son las mías. Pero el monstruo de Frankenstein se apoderó de mi imaginación y no la ha querido solar. Vive en ella. Y yo intento cuidarlo lo mejor que puedo.

    ResponderEliminar
  11. Estimado Gregorio:

    Gracias por tu visita en Piedras de Sopa y reitero lo que dije de la economìa de los aforismos. Ahora añado, al conocer más tu blog, que "más también es más".

    En lo que refiere a este post, esta bastante bueno esto de que en el dia de una feria de libro - que muchas veces termina ahogandose en el marketing de las megaeditoriales y sus enlatados - puedas lucir y a la vez apropiarte de los libros. A veces la gente olvida eso de que las palabras son propiedades y olvidan que sin palabras no existirìan tambien sus presuntos dueños.

    Saludos desde Lima

    ResponderEliminar
  12. Parece que el maresme empieza a ofrecer ya otras cosas, más acordes con su brillante pasado. Por poner un ejemplo, qué cafés los de ocata. Además, abierto hasta el amanecer (diría que, como hoy, abriendo especialmente al amanecer)

    ResponderEliminar
  13. Debo reconocer que en Sant JOrdi nunca, por lo menos desde hace cuarente años, he comprado ni libro ni rosa. Temo a las multitudes hasta en lo tradicional. Pero aparte de mi, veo que la gente es feliz con ello y me alegro sinceramente.

    ResponderEliminar

Acting White

En El Subjetivo