martes, 17 de abril de 2007

Candidato o candor

Sigo, con cierta desgana que me produce una ligera mala conciencia la campaña electoral francesa mientras veo colgar de las farolas los primeros carteles de la inmediata campaña electoral de nuestras municipales. Y mira por dónde he ido a tropezar en la palabra "candidato".

Es que, como veréis, esta palabra tiene su qué. Procede del latín “candidatus”, que significaba “vestido de blanco”, porque en la antigua Roma quienes se postulaban para ejercer un cargo de responsabilidad pública debían llevar una toga blanca, para representar con ella la pulcritud de su trayectoria. El color blanco (“candor”), por sí mismo, simbolizaba la lealtad, la integridad, la falta de afectación pero además, en el caso del candidato, debía permitir transparentar sus cicatrices, símbolo de su arrojo en la defensa de la patria.

En resumen: Ser candidato significa, etimológicamente, ser inmaculado.

El término “candor” (blanco) procede de la raíz indoeuropea “kand”, que significaba “brillar”. Esta raíz tiene una curiosa descendencia en castellano, pues ha dado luz a "candelabro", "candente", "candela", "cándido", "incandescente" o "incendio". En nuestro actual "candor" perdura la huella de su origen, puesto que significa “sinceridad”, “sencillez”, “ingenuidad” y “pureza del ánimo” (RAE).

Y ahora ya puedo seguir con mi desgana, pero sin mala conciencia. También la etimología tiene su briznita de opio.

6 comentarios:

  1. Claudio

    Elecciones francesas.

    Larga crónica en el New Yorker.
    Muy bueno el inicio:
    Late one night toward the end of March, after a day spent listening to too many Frenchmen talk politics, I called room service at my Paris hotel, hoping for a sandwich. “We have ham and Emmental, on toast,” the waiter on the phone told me. “Good,” I said, “and could you grill the sandwich?” “No, Madame. The menu says ham and cheese; if we grill the sandwich, that would be more like a croque-monsieur.” “Agreed,” I said. “Make it more like a croque-monsieur.” “Alas,” he said, “that is not possible. A ham-and-cheese sandwich is never grilled, only when the menu says ‘croque-monsieur,’ and it does not say ‘croque-monsieur.’ ” It occurred to me then that I was lost in a very French conversation, and never mind that the waiter came from Senegal. He was French now, and our conversation was no different, really, from the ones I’d been having all day with those stock characters from the country’s ongoing campaign commedia—the pundits, the philosophes, and the pols.

    http://www.newyorker.com/reporting/2007/04/23/070423fa_fact_kramer

    ResponderEliminar
  2. Claudio: ¡No sabes cómo agradezco estas joyas que pones a disposición de El Café de Ocata!

    ResponderEliminar
  3. También debo reconocer que la desgana me impide seguir la campaña. No es por malquerencia a nuestros vecinos del norte (tampoco la tengo a los del sur, del este o del oeste) sino por malquerencia al espectáculo político del pais en que vivo. Si, reconozco que los últimos años me han apartado de´l gusto por la política y han dejado un vacío en mi vida que no puedo llenar nio siquiera con un bocadillo de ham con emental, mucho menos pasado por el grill.

    ResponderEliminar
  4. Quienes vestían la "toga cándida" eran inmediatamente vistos por los electores, llamaban la atención y esa notoriedad les permitía estar en primera plana durante la etapa electoral. Desfortunadamente, en algún momento se prohibió usarla a los candidatos para hacer más difícil la compra-venta de votos. En fin. Besos de ánimo, gregorio.

    ResponderEliminar
  5. Y así hoy en día, en plena provincia de Huelva -quizá por 'la caló', quizá por la mano femenina venida del Este que mece el fresón- hay candidatos que se toman tan al pie de la letra las blancas vestiduras que de tan albas, invisibles. Y así, cual Eva al desnudo de la vida, se presenta por cierto partido una concejal en Lepe (y no es chiste), que dicho sea de paso está en condiciones de hacerlo -no como otras que guardan la Esperanza de poder algún día...-

    ResponderEliminar
  6. Pues tenía entendido que el más incorruptible de los senadores romanos, Marco Porcio Catón, siempre llevaba una toga de color negro.

    ResponderEliminar

Prometeo teólogo

He estado un par de días en la Facultad de Teología hablando del mito de Prometeo. Creo que nos lo hemos pasado bien, es decir, que hemos p...