martes, 24 de abril de 2007

Africa


No soy de los convencidos de que una imagen valga más que mil palabras. Más bien tiendo a pensar lo contrario, ¿pero no os parece que ésta es una tesis doctoral sobre África? Todo lo que sé es que se trata de una mujer de la tribu Mursi, del sur de Etiopía. Pero no hace falta saber mucho más para comprender.

No hace mucho le oí contar a un embajador la visión de Alan Greenspan, el ex presidente de la reserva federal de los Estados Unidos, sobre el inmediato futuro del mundo. Veía a Asia como la zona industrial; América del Norte como el laboratorio y centro de investigación; América del Sur sería el jardín; Europa el museo y África el cementerio.

29 comentarios:

  1. Don Gregorio: usted sabe como hacerme saltar!!! Creo que desgraciadamente Greenspam tiene razon y nosotros tan contentos, pero la imagen de esta mujer que debia tener su dignidad en su mundo, esta manchada por los gilipollas civilizados del primer mundo, con una metralleta y un Ipot o transistor o no se que aparato!!!!!Me averguenzo delante de esta gente de creerme civilizada.
    como estamos acabando!!!

    ResponderEliminar
  2. Gregorio,

    OK en todo con AG. Salvo en América del Sur.. lo de "jardín" me parece un eufemismo para describir las especies político zoológica de la zona, donde abundan monos peligrosos que no deján atrás a la ¿señora? ¿señorita? de tu imagen...

    Q.-

    ResponderEliminar
  3. Jpq, Don gregorio me enseño que en esto de la filosofia habia cierto cinismo, pero creo que su comentario, no nos honra como personas.

    ResponderEliminar
  4. Glauka, Glauka... no seas tan hiperbólica. Si la realidad es obscena, entonces la verdad que la describe también lo será. Me temo que estoy de acuerdo con JPQ: América del Sur puede acabar pareciéndose más a un coto de caza que a un jardín público.

    ResponderEliminar
  5. Espía: ¿Cuál sería a música de África? ¿Alguna cosa de Erik Satie? ¿Quizás la "Messe des pauvres"?

    ResponderEliminar
  6. Algo parecido a lo de Greenspan dijo el presidente chino hace tiempo. En todo caso, todos coinciden en vernos como museo: la melancolía de las ruinas.

    ResponderEliminar
  7. Eduardo: Cuando al inicio de la crisis de Irak, el entonces secretario de Defensa estadounidense, Donald Rumsfeld, se refirió a "la vieja Europa" no pretendía insultar, sino describir, que es peor. Sus palabras estaban envenenadas. A este lado del Atlántico, sin embargo, nos las tomamos a risa. No nos dimos por aludidos.

    ResponderEliminar
  8. Lo de África como cementerio no creo que se refiriese al futuro: lo es ya. Besitos.

    ResponderEliminar
  9. Bueno..., bueno... Cómo se lo toman Vds... Nadie le niega la dignidad a esta mujer encantadora que, por cierto, tiene una bonita mano izquierda. Pero piensen Vds. que la capacidad de asombro y el humor son facultades humanas con el mismo derecho a expresarse que las demás, siempre que ocupen su contexto.
    Me parece legítimo preguntarse si no lleva un aro demasiado llamativo, qué efecto producirá al masticar; o si hubiese resultado atractiva para el Zinjantropus.
    Es normal. Precisamente puedo asumir tal actitud porque considero a esta persona tan persona humana como las demás. Y la comparación con mis propios gustos resulta inevitable: No quisiera verme masticando un chicle con la mitad de un aro así en el labio.
    Si África está o no condenada, es otro tema. Aunque, como bien dice Gregorio, la imagen habla sola.
    Pero, por favor, sepan reírse también. Es decir: sepan reírse de sí mismos.
    Saludos.

    Grifo

    Espía de Mahler@: la música se ve, se percibe visualmente por sinestesia. La música es la mejor imagen.

    ResponderEliminar
  10. Cuando en las primeras décadas del siglo XVI, en Castilla, planeaba el debate sobre los derechos de los indígenes americanos a la protección y evangelización, Bartolomé de las Casas abogaba por la certeza de que eran criaturas humanas con alma, como los europeos y pedía respeto, evangelización y cuidado (cura). Para paliar los efectos que esto pudiera tener en la falta de mano de obra para el trabajo en las haciendas y en las minas, proponía el uso de negros africanos, cuya humanidad no alcanzaba los mínimos estándares de los americanos.

    Ya entonces África estaba condenada, o la condenábamos. Un inmenso tráfico de esclavos pobló el nuevo mundo. Baste decir que cuando Cuba se indpendizó, la población negra esclava era superior en número a la libre criolla.

    Pienso y creo que con certeza, que a diferencia de América (centro y sur) los colonizadores en África nunca han tratado de mezclarse formando una población criolla mestiza, cuarterona, etc. En África, el color de la piel ha significado mucho en cuanto a la separación clara entre explotadores y explotados por cuanto no es homologanle, y ha impedido la aparición de una población que aspirara a tomar el poder desde la herncia de la colonización.

    Cabe ver como el fenómeno del indigenismo no se produce en el norte africano, donde la cultura árabe, el mismo islam que en el África negra, tiene manera de desarrollo diferentes.

    ResponderEliminar
  11. Contrastes , algunos en el neolitico aun y otros queriendo ir a marte

    ResponderEliminar
  12. Estimados Gregorio:

    Caray que el café vino fuerte hoy.

    Pues si la imagen es dura pero mas fuerte son las palabras y también lo que no esta dicha en ellas. Es sencillamente espeluznante que alguien en el cargo de Greenspan hable con tal certeza desde esa posición.

    Lo que digo no es un reclamo moral o de las formas de los mensajes publicos. El tema es si esto no es ya un sintoma en el liderazgo político en la era de la globalización. El mundo ya parece tener un curso inalterable (ni se molestan en decir que esta "fuera de curso" como Hamlet)e incluso en las cupulas del poder -ya sea por cinismo o por una alarmante resignación al azar de las "fuerzas" economicas- pueden haber voces que ni quieran hablar de "enderezarlo".

    Saludos desde Lima

    ResponderEliminar
  13. Grifo: ¡Cómo le agradezco sus palabras! Hoy suenan a bálsamo en este café.

    ResponderEliminar
  14. Arendt en "Los orígenes...", en el apartado "El mundo fantasmal del continente negro", sigue literariamente a "Heart of Darknees" para describir el choque del europeo aventurero (dos categoriás fundamentales que se dan la mano en Africa: el perfecto caballero y el perfecto hampón, alianza que preconiza la del totalitarismo del siglo XX) con el panorama tribal africano:

    "El mundo de los salvajes nativos era un mundo perfecto para hombres que habían escapado a la realidad de la civilización. Bajo un sol implacable, rodeados por una naturaleza enteramente hostil, se enfrentaban con seres humanos que, viviendo sin el futuro de un objetivo y sin el pasado de un logro, resultaban tan incomprensibles como los asilados de un manicomio (...) Lo que los hacía diferentes no era el color de su piel, sino el hecho de que se comportaban como una parte de la Naturaleza (...) el que no habían creado un mundo humano"

    Y así empieza el "Gran Juego" del Kim de Kipling: "El Gran Juego concluye cuando todo está ya muerto. Y no antes". El totalitarismo es el paroxismo del Gran Juego.

    Brillante también y en esa misma línea arendtiana la parte de Céline en "Viaje al fin de la noche" en que el protagonista huye a Africa para huir a su vez de Africa.

    Lola

    ResponderEliminar
  15. Sólo se me ocurren dos cosas:

    a)Lo que lleva en la mano izquierda es un Ipod, sin duda.

    b)Si vamos a formar parte de un museo, me gustaría discutir con el responsable el concepto museográfico. Por un lado, espero que España no sea la sala dedicada a la sección de Artes y Costumbres Populares. Y por otro, no quiero ser una pieza pasiva esperando lánguida a ser observada por el clásico guiri con chancletas.

    La foto no me ha dejado muchas más palabras en la recámara.

    Sigo leyendo en silencio.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Lola: el comentario de la Arendt parte del momento en que confluyen, por un lado lo que ella llama "los salkvajes nativos" y que no es sino la fragmentación tribal producida pors sucesivas colonizaciones en África y la presencia blanca.

    No se tratam durante los siglos VI y VII de la existencia de estados o incluso lo que llamaríamos imperios. El Esstado Hausa, el de Kane, el estado de Ghana y el imperio de Sudán, entre otrops más, crecen parasitariamente absorvianedo tribus y etnias, crean su propia cultura y abren un entram,amdo enorme de rutas comerciales. En el siglo VII llega el Islam que desde el norte penetra hacia el centro de la negritud, se asienta con fuerza en la zona bereber sustituyendo a los antiguos monarcas despóticos por la justicia sin impuestos del nuevo estado.
    Desde allí, la zona bereber, se inicia la penetración a Europa (a través de la Hispania visigoda) y hacia el centro de África; aquío en busca del oro, ¿como no? La conversión al islam de las clases aristocráricas (hay que entenderlo desde el contexto de la negritud, como diría Senghor) deja desastidas a las poblalcios que se encontraban relativamente asentadas en el interior de estados más o menos estables.
    A partir de aquí empieza lo que yo llamo "la condena de África".
    Por una parte los establecimientos comerciales árabes en las rutas desde el centro hacia Europa, las invasiones almohade y almorávide con tropas islamizadas de color y bereberes, los establecimientos comerciales portugueses, el traslado de la tensión mundial al mediterráneo entre el turco y la corona de los Austrias, y finalmente el descubrimiento de la mano de obra barata y desestructurada, es decir, la captura del nativo salvaje de retorno de una cierta civilazión en lenta evolución.

    A África se la ha impedido "ser" en el contexto de modernidad y se la ha convertido en un lugar de expolio, humano (no hay ejemplo similar en el mundo) y al nombrar "El corazón de las tinieblas" das en el clavo sobre el siglo XIX. Baste saber, que a Stanley, después de su ridícula aventura en busca de Livingstone, le contrata la Administración bejla para que colabore en la organización del territorio con vistas a un mayor expolio.

    El colonialismo, desde el árabe hasta el del siglo XX, c reó contingentes de ayuda a la función colonial, desarrollando ejércitos de soldadesca nativa que actuaron impunemente sobre la población nativa, creando una nueva aristocracia, la de las armas. Al poder en los procesos de descoloniazación, llegaron o los maestros (Lumumba) o los generales (Mobutu). Lógicamente ganaron los señores de la guerra, la última plaga del colonialismo. Aún están ahí.

    Ahora, al condenar a África a la calidad de cementerio, no hacemos sino establecer sobre ella el punto de vista tradicional.

    ResponderEliminar
  17. Añado y termino con algo que he olvidado: en la descolonización había rabia u todavía una suerte de esperanza. Ahora desesperación y expolio. Sida y miseria.

    Un ejemplo de la situación actual, vista desde el punto de vista de "los blancos".

    Malawi:
    1 / la aparición en los mercadillos de ropa de procedencia (segunda mano) de la civilización blanca, a bajo precio (ha sido recogida por ONG's) termina con la incipiente industria textil del país.

    2 / Las ONG's (no todas) forman envían maestros y operantes sobre el terreno a los que pagan con fondos desde el primer mundo, asumiendo una cierta forma de emigración laboral, en lugar de cubrir esas plazas con profesionales formados en el país.

    3 / Todo universitario negro, sobre todo en Sanidad, estudia en la antigua metrópoli, y trata de encontrar un puesto de trabajo en ella. ¿No exporta España a Ingleterra enfermeras? Pues cabe imaginar el salto que representa eso para un profesional africano.

    4 / El 70% (aproximado) de los fondos de las ONG's, se gastan en financiar la estructura organizativa, quedando el 30% restante para la log´ñistica y operativa.

    5 / El sector de las ONG's es ahora un sector laboral de cierta magnitud, laboral para los europeos y americanos.

    Concluyo: son nuestros ojos los que han destruido a África.

    ResponderEliminar
  18. yo sólo voy a añadir una cosa
    el iPod de esa señora es más moderno que el mío.

    ResponderEliminar
  19. Que pesado soy, pero, esa foto ¿no pàece más bien una síntesis de la realidad vista por un blanco?

    ResponderEliminar
  20. De acuerdo con lo que dices Luis y con la precisión del momento del que habla Arendt.
    Nada de pesado, oye. Nos apasionamos y esto está bien.

    Lola

    ResponderEliminar
  21. kMe uno al espía de Malher con un poquito de arte poético:
    'De la musique avant toute chose.'(Paul Verlaine)
    ante tanto asalto de realismo (presente y futurista).
    Saludos don Gregorio.

    ResponderEliminar
  22. Lola,

    Creo que Conrad lo dice casi todo al respecto. El Viaje ya es otra cosa. El corazón de las tinieblas / Alma negra es la referencia absoluta. Si. Digo..

    Q.-

    ResponderEliminar
  23. Acabo de comprobar que si hablo poco el café sale excelente. Tomo nota.

    ResponderEliminar
  24. Señor Napoleón: Acabo de visitar su blog y me he sorprendido de no pocas cosas, pero sobre todo de una: Tiene usted varias visitas de África. Yo aún ninguna.

    ResponderEliminar
  25. Desde luego la imagen es Impactante, querido Don Gregorio.

    En algún rato tengo que ponerme con ella. Tantos símbolos. Da terror. Sobre todo las armas.

    ResponderEliminar
  26. Gregorio, ésta es la más occidental de las músicas de África:

    http://chevalierdesaintgeorges.homestead.com/Others.html

    Un saludo

    ResponderEliminar
  27. No son de la tribu Mursi ...sino Suri.

    ResponderEliminar

Z.

Me cuenta su viuda que en el transcurso de una revisión, a Z. le encontraron un pequeño carcinoma en un pulmón. Nada grave, en estos tiempo...