jueves, 5 de abril de 2007

La felicidad me la dio tu amor

I

El Govern de la Generalitat de Cataluña quiere medir la felicidad de los catalanes. La idea proviene -¿lo sabrán en el tripartito?- del ala aristocrática del laborismo británico. El padre de la criatura es Richard Layard, es decir, Lord Layard of Highate, autor de “La felicidad. Lecciones de una nueva ciencia”. Su vida y milagros los encontraréis por google.

II

Hay quien para demostrar la inteligencia de Layard afirma que hasta el candidato conservador a primer ministro, David Cameron, que es un lince en esto de olfatear los vientos propicios, ha copiado sus ideas. Pero no es exactamente así. David Cameron, que tiene pintas de un híbrido maquiavélico de oveja y lobo, se ha llevado el agua de la felicidad a su molino y prefiere hablar de bienestar general, que no es lo mismo.

III

Layard parece convencido de la posibilidad de medir la felicidad de una población de una manera objetiva. Pero su teoría tiene letra pequeña. Viene con instrucciones de uso.

IV

En los países del Primer Mundo el incremento del PIB no va acompañado del de la felicidad. De hecho, sus niveles de felicidad parecen no haber progresado en los últimos 25 años. Y es que, según Layard, a partir de un cierto nivel de bienestar, lo que nos proporciona una sensación de felicidad no es tener más, sino, algo significativamente distinto: tener más que el vecino. Por lo tanto por mucho que el país se vaya enriqueciendo, si la igualdad entre los ciudadanos se mantiene, los niveles de felicidad se estancan. Dicho de otra manera: La socialdemocracia habría alcanzado los máximos niveles de felicidad que puede proporcionar a los ciudadanos europeos. Esta última conclusión es mía, no de Layard, pero me parece una deducción necesaria de sus premisas.

V

Parece que hay economistas dispuestos a estudiar la medición objetiva de la felicidad y a elaborar, incluso, una “teoría de la felicidad”. ¡Ah, si Nicómaco levantara la cabeza! La felicidad -dicen- debería convertirse en un objetivo político y el progreso de la felicidad nacional debería medirse y analizarse tan estrechamente como el crecimiento del PIB.

VI

Existe por ahí hasta una fórmula de la felicidad:

Felicidad = P + (5xE) + (3xN)

"P" representa las características personales, incluyendo filosofía de vida, capacidad de adaptación y resistencia.
"E", la variable más importante ya que se multiplica por un factor de cinco, representa la "existencia", que abarca la salud, estabilidad financiera y amistades.
"N", que vale por tres, representa las "necesidades prioritarias", y cubre la auto-estima, las expectativas que tenemos de nuestra vida, la ambición y el sentido del humor.

Evidentemente, si Layard tiene razón aquí falta algo importante. A esta fórmula le falta un divisor: el del nivel de igualdad alcanzado en un país.

VII

Volvamos al inicio. Nosotros somos europeos y nuestro tripartito es un poco laborista. No mucho, porque Blair es demasiado pro americano para ser modelo para nuestros progres, pero un poco sí. Quizás por eso los de CiU se han llevado las manos a la cabeza, lamentando el despilfarro que supondría semejante proyecto de medición de la felicidad de los catalanes.

VIII

Perdonadme la broma: ¿Y si los catalanes, como yo sospecho, resultan ser un poco masoquistas?

IX

A mi esto no me gusta. Me huele a imperialismo político. Y los ciudadanos deberíamos estar dispuestos a preservar algún ámbito de nuestra vida del dominio de la política. La politización completa de la vida ha sido siempre un proyecto totalitario. En nuestro caso se trataría de un totalitarismo beato, bienpensante, meapilas y políticamente correcto. Un totalitarismo de andar por casa, si se quiere, pero que no me gusta. No deberíamos mezclar el bienestar, que es algo que deben tener muy en cuenta los presupuestos generales, con la felicidad, que tiene que ver con los proyectos de vida de cada ciudadano. Y para que estos proyectos sean realmente efectivos debe estar garantizada su discrecionalidad.

X

Hoy voy a ser popperiano: ¿No tienen los gobiernos más que suficiente con dar respuesta a los motivos justificados del cotidiano malestar? ¿Por qué no medir los motivos del descontento? ¿Quizás porque esto le resta glamour prometeico a la política? Pero es que a mi parecer cuanto menos glamour prometeico tenga la política, más ganamos los ciudadanos de a pie.

XI

Al capitalismo se le puede pedir que nos proporcione bienestar e incluso que nos garantice la libertad para ser tan desgraciados como nos dé la gana. Pedirle más sería demasiado.

12 comentarios:

  1. Nada, don Gregorio, aquí lo que falta es que nos repartan a todos soma (gratuítamente, eso sí). Y si no diacepán, que para el caso es lo mismo.

    Esto me ha recordado una escena de Farenheit 451, cuando los bomberos descubren una gran biblioteca que habrá que quemar. Uno de ellos va paseándose y explicando el por qué de los males de los libros. Y es que sólo nos aportan infelicidad: los unos nos cuentan historias fantásticas y sólo consiguen que queramos ser como el personaje. Otros nos hacen pensar. En definitiva, nos hacen ser infelices, ergo hay que quemarlos todos.

    El día que el estado empiece a preocuparse por nuestra felicidad, creo que será el momento de quemar el DNI y retirarse.

    PD: Qué maravilla que la palabra de verificación sea SOFISM

    ResponderEliminar
  2. En cualquier caso, el problema será el de la definición de los perfiles de la muestra.

    ¿Y si el estudio diera amplios niveles de infelicidad? O lo que es lo mismo, de angustia.

    Una de las causas básicas de la felicidad, desde los tiempos nómadas de las cavernas no platónicas, es la seguridad ante el futuro, la garantía de tener asegurado la caza o la mies de las próximas estaciones. ¿Cómo medirla con la cantidad de contratos temporales?

    ResponderEliminar
  3. Sugiero proponer un estudio que mida la felicidad en los políticos en activo. Cabe determinar si se debe expulsar de la profesión a los que son o a los que no son felices.

    ResponderEliminar
  4. Arrebatos: Exactamente eso. Nos declararemos objetores de la felicidad y reclamaremos el porcentaje de infelicidad imprescindible que necesita un humano para sentirse tal.

    ResponderEliminar
  5. Luis: Me parece perfecto. Habrá que proponerle al Saura (que por lo visto es el empeñado en medir la felicidad catalana) que empiece midiéndola en el Parlament.

    ResponderEliminar
  6. Hola! Soy Actor Secundario Bob, crítico de blogs. Y éste me gustó mucho, gracias por tus escritos, te añado en mis favoritos y te sigo leyendo!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Apreciado Gregorio
    si la memoria no me engaña, el primer artículo de "la Pepa", es decir, la Constitución de Cádiz ya proclamaba como primer objetivo del gobierno que los españoles alcanzaran la felicidad. O sea que nada nuevo.

    ResponderEliminar
  8. Pues muchas gracias, don Actor Secundario Bob.

    ResponderEliminar
  9. Marc: En realidad la Pepa prescribía en su artículo 6º que "El amor de la patria es una de las principales obligaciones de todos los españoles y, asimismo, el ser justos y benéficos”. Me parece esto mucho más sensato que el proyecto tripartito.

    ResponderEliminar
  10. El ecomomista que ha establecido esa fórmula matemática:
    1º- No ha estudiado en Wharton.
    2º- No conoce a Bolzano.
    3º- Su percentil resulta inabarcable
    para la campana de Gauss.
    4º- Todas las anteriores son correctas.

    Por cierto he visto, que en un "post" de Luis Rivera en el que se menciona a Jünger, haces referencia a Heidegger. Acabo de releer "Sobre el nihilismo", y me ha resultado de cierto interés, claro que en el comentario he repetido la cita
    de Spinoza, con la que inicia su ensayo "La Paz", tal vez el del percentil sea yo...
    Un abrazo.
    C.

    ResponderEliminar
  11. C.: Sobre los medidores de la felicidad ajena, nada que añadir.

    Sobre el comentario posterior, te aseguro que no he entendido nada. Heidegger te ha contaminado.

    ResponderEliminar
  12. No comprendes mi comentario, pero tengo tu comprensión. Anécdota frente a categoría.
    Y como ya se recordó en "El café de Ocata" en una ocasión, aunque el sujeto activo deviene pasivo:"¡La contaminación es indiferente por completo..., mire usted solamente sus preciosas manos!".
    C.

    ResponderEliminar

Si es viernes, toca Tocqueville