martes, 21 de septiembre de 2010

El azaroso título de ser alguien


Estaba yo ayer por la mañana a punto de comenzar una entrevista en TVE (la 2, aclaro) en un plató con público invitado y una señora, de cara redondita, más o menos de unos cuarenta años, no paraba de hacerme señas.
- ¿Lo conoces? -le preguntó la mujer que estaba a su lado.
- ¡No! -dijo- ¡Pero seguro que es alguien!



Nota al margen: Cuando hay variaciones fuertes de presión atmosférica me da por cocinar (hoy he hecho unas albóndigas para chuparse los dedos) y hacer posts. Ustedes perdonen. Y, por cierto, lo de arriba es completamente verídico.

7 comentarios:

  1. Debías haber replicado: 'No lo sabe usted bien'. Seguro que había más motivos ocultos, jeje.

    ResponderEliminar
  2. ¿Con tomate natural o de lata? ¿Con sofrito de cebolla con chorrito de vino blanco o sin él? ¿Con un pellizco de orégano? ¿Con miga de pan mojada en leche para mezclarla con la carne? ¿Con carne de ternera, de cerdo o mezcla de ambas? ¿Con nuez moscada?¡Por dios, Gregorio, no escatime los detalles! Mis hijos se lo agradecerían. Llevo veinte años haciéndolas y jamás están como las de los demás... ¡una cruz!

    ResponderEliminar
  3. Júlia: La lechuza de Minerva siempre vuela tarde.

    ResponderEliminar
  4. Preguntas sumamente pertinentes, don Juan.
    En mi caso considero que la clave está en hacer un muy buen caldo de hortalizas y huesos, que debe quedar bien concentrado.
    - La carne, mezcla de ternera y cerdo, al 50%. Le añado un par de huevos batidos, pan rallado (que debe rallarse en el momento), piñones, ajo y perejil y, si se me antoja (como fue en este caso) un poco de queseo rallado (un buen queso también rallado en el momento).
    - Las bolas de carne han de quedar consistentes. Las enharino y a la sartén.
    - En una cazuela preparo un sofrito de cebolla. Sólo de cebolla, y le añado el caldo hasta que da un hervor.
    - Añado las albóndigas, más perejil, para que quede una salsa verde. Vigilo el punto de sal y de espesor y ya está.

    He de reconocer que mis hijos las consideran las mejores del mundo.
    Otro día hablaré de mis croquetas.

    Da gusto poder hablar de cosas realmente importantes.

    ResponderEliminar
  5. Aunque queseo con el queso, le añado queso, no "queseo".

    ResponderEliminar
  6. El ajo y el perejil se lo echo yo a la miga de pan que mojo en la leche, pero me olvido de mi ineptitud y seguiré al pie de la cazuela la fórmula magistral... Prometo contar reacciones...

    ResponderEliminar
  7. qué buenas Gregorio, las probaré a ver como me salen.Con carne de pollo también salen buenísimas..

    ResponderEliminar

Magris, otro de los nuestros

Es evidente que el conocimiento fáctico no basta. No basta con saber dónde está el esófago para ser un buen médico ni dominar la gramática ...