miércoles, 14 de julio de 2010

El infortunio al alcance de cualquiera

Para comprar galletitas del infortunio: aquí.

5 comentarios:

  1. De eso, y de otras cosas, se repone uno viendo "The fortune cookie", de Wilder, a ser posible en versión original. ¡Quién sabe si la ley del cine catalán no nos traerá, al fin, lo que siempre hemos deseado los cinéfiles: versiones originales de todas las películas, sin esa grave mutilación que son los doblajes.

    ResponderEliminar
  2. Juan: LO mejor de la tele (nunca veo la programación) es cuando estas haciendo zapping y de repente un fotograma te atrapa. Ayer fue uno de "The Searchers". Me pareció, vista por enésima vez, irregular, pero sus momentos grandes son majestuosos. Hace dos años estuve e MOnument Valley y la única cosa que compré fue un poster de "The Searchers"... todo esto viene a cuento de algo que sugieres: es un pecado oír a Wayne en otra lengua que no sea la suya.

    ResponderEliminar
  3. Lo sorprendente es que visto ese fotograma con la fugacidad a que obliga el zapeo ¡no nos equivocamos! y sabemos que ahí hay algo que merece la pena. No tengo tiempo para zapear siquiera, y suelo escoger las películas en las páginas del diario; pero he de reconocer que encontrarte con esas sorpresas es como una confirmación del buen ojo que ha dejado la experiencia cinéfila.
    Como todas las normas tienen una excepcción, he de reconocer que los doblajes de Woody Allen que hizo Miguel Ángel Valdivieso -ya fallecido. Ahora lo dobla Joan Pera, pero con muy distinta suerte- se ajustaban sorprendentemente al original por el timbre, los titubeos, los énfasis, por ese típico pedir perdón por hablar suyo o por lo contrario, por derramarse como un torrente... , y diría, en el colmo del disparate ¡que hasta por sus silencios...!

    ResponderEliminar
  4. Qué retranca la galletita, sr. Luri. Muy divertido. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Sr. Luri, ver esa galletita del infortunio me ha recordado el momento en que, a finales de los '90, un seropositivo me rogara que, en mi calidad de valquiria, le hiciera un oráculo rúnico acerca de su vida profesional... Fue el último que hice, hasta el día presente.

    ResponderEliminar

Si es viernes, toca Tocqueville