miércoles, 28 de julio de 2010

Cabreado

En un reciente debate en el Parlamento británico, un parlamentario conservador le objetó lo siguiente a un parlamentario laborista que proponía votar en Gran Bretaña una ley anti-burka semejante a la francesa: "En este país no tenemos por costumbre prohibir lo que no nos gusta". En Cataluña no se puede decir lo mismo.

No es que Cataluña se singularizase por el fervor de la pasión taurina colectiva. El arte de Cúchares se había convertido en una afición de minorías que estaba condenada a desaparecer en poco tiempo, pero los parlamentarios catalanes, han decidido que había que darle la puntilla.

En los tiempos del franquismo había un ministro de información que consideraba que la labor legislativa del gobierno tenía una función suprema: dirigir al cielo el mayor número posible de almas hispanas. Hoy ya no nos conducen hasta el cielo, pero están empeñados en elevar nuestra moralidad colectiva dando carácter legal a la indignación moral, porque lo que molestaba de los toros no era lo que se hacía con ellos, sino que la tauromaquía fuese un espectáculo (que, por cierto, sólo llenaba la plaza cuando venía José Tomás).

Tiempos raros, estos nuestros en los que se puede abortar en una clínica privada y pasarle la factura a la administración, pero está prohibido hacer lo mismo si llevas tu hijo a una escuela privada o, si simplemente, te sometes a un tratamiento de fertilidad en una clínica privada.

Si el aborto fuera un espectáculo público, no tengo ninguna duda de que sería prohibido.

Hoy es inmoral todo lo que molesta a una visión del mundo caracterizada por su ceguera selectiva.

El alcalde de Lleida se lo decía a los musulmanes la semana pasada: molestarían menos si se dedicasen a rezar en sus propias casas.

70 comentarios:

  1. Sí, debe de estar muy cabreado, puesto que olvida que la abolición de las corridas de toros parte de una inciativa legislativa popular, o sea, un proceso democrático legítimo e intachable. Además, mentar el burka, el franquismo, el aborto, etc. Sí, se le ve muy cabreado oiga. Tila.

    Por lo visto en Navarra no se puede abortar, y sí hay toros... así que hipócritas, en todos los lares, oiga.

    ResponderEliminar
  2. Gran post, don Gregorio. La decadencia...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Coincidència internàutica. Tu, cabreado. Yo emprenyada.

    ResponderEliminar
  4. Tiempos raros, estos nuestros en los que se puede abortar en una clínica privada y pasarle la factura a la administración, pero está prohibido hacer lo mismo si llevas tu hijo a una escuela privada o, si simplemente, te sometes a un tratamiento de fertilidad en una clínica privada.

    Hay una cosa llamada concierto (por favor, evitad bromas fáciles), así hay colegios concertados y en ocasiones la sanidad pública tiene conciertos con clínicas privadas y no sólo para abortar, sin ir más lejos a un familiar mío le operaron en una clínica privada concertada.

    ResponderEliminar
  5. Estimado artista: Si su criterio para evaluar la bondad de una decisión es la libertad con que ha sido tomada, permítame que le diga que no lo comparto. Me parece ambiguo.
    El post va, ciertamente de hipocresías. La Rochefoucault sostenía que la hipocresía es el tributo que el vicio le rinde a la virtud. Pero aún en este caso hay que diferenciar entre vicio y virtud.

    ResponderEliminar
  6. Más que cabreado, yo estoy triste. Triste por ver cómo se legisla sobre nuestra moral en base a criterios (me gusta o no me gusta) cuanto menos cuestionables. Y conste que ni siquiera soy muy aficionado a la tauromaquia y que esta escasa afición se me ha despertado a raíz de la intención de prohibirla.
    Por mi parte seguiré convencido de que la prohibición no es la solución. Ni en esta ni en ninguna otra cuestión que atañe a las libertades y aficiones personales.
    Habrá que ir a Perpignan a ver corridas, como antaño se iba a ver "El último tango en París" porque aquí, como ahora los toros, también se consideraba moralmente inaceptable.

    ResponderEliminar
  7. Calle, calle, ¿a ver si esto va a ser una maniobra federalista? Ya sabe: "las corridas de toros están prohibidas en un Estado".
    Seguro que alguien se apunta este tanto.
    Yo no sé si estoy enfadada o no. No me decido.

    ResponderEliminar
  8. ¡Oh, don Gregorio! ¡De veras que lo siento!
    Espero, sinceramente, que todo esto quede en un susto.

    ResponderEliminar
  9. Madri mía, como se puede comparar el aborto con los toros.
    Te gustaría a ti que te cogieran y te llevaran en medio de una plaza, que te cabrearan tocandote las narices hasta que al final te claven una espada o cómo se llame(no se como se llama ni me interesa).
    Y luego hay lágrimas y sufrimiento cuando un toro coge a uno de esos con el mallot, ¿es parte del juego no?
    No está penado matar a alguién, no está penado maltratar a los animales, pues señores esto es un maltrato y aún peor un maltrato público.

    ResponderEliminar
  10. No, estimado doctor Luri, mi criterio para evaluar la bondad de una decisión NO es la libertad con que ha sido tomada, ¿o no recuerda mi firme oposición al libertinaje con que se decidió la invasión de Iraq, que tantas bondades han traído al mundo? Estoy hablando de decisines democráticas, con debates en el Parlament con varios expertos y blablabla.

    ResponderEliminar
  11. Hola!
    Es un día triste para la libertad. Entiendo el afán erradicador de las corridas de toros porque lo comparto, como hombre racional y sensible.
    Pero no comparto que se actúe desde la prohibición, dado que no podemos imponer nuestras ideas a los demás.
    Sería como el caso de la religión de la cual abomino. Pero no se me ocurriría prohibirla.
    En todo caso, unir el debate toros, aborto, burka me parece un juego sucio, nada ético y muy propagandístico.
    En todo caso, podríamos hablar de la prohibición del burka, para la que me sirve el mismo razonamiento, prohibido no, criticado y abominado siempre.
    Saludos
    Andreu

    ResponderEliminar
  12. Yo he llegado al punto en que, cada día al acostarme, me pregunto ¿qué prohibirán mañana? Y casi nunca me defraudan.

    ResponderEliminar
  13. Ah, la democracia, ¡qué gran invento!
    Sirve para todo, para dar derechos y libertades y -como el conejito del sombrero- para quitarlas. Depende de la habilidad de quien se ocupe del blablabla.
    Yo no sé si el artista había ido mucho a los toros. Yo, muy poco; lo reconozco. Un par de veces en toda mi vida. Y es que hasta hoy a nadie se le había ocurrido que tenía capacidad -democrática, eso sí- como para PROHIBÍRMELO. ¡Manda cojones!

    ResponderEliminar
  14. Andreu:

    "dado que no podemos imponer nuestras ideas a los demás."

    Y no lo hemos hecho. Los taurinos siguen teniendo sus ideas. Pueden tenerlas, incluso promoverlas. Lo que se ha hecho es prohibirles que torturen. Pero no por ellos (la moral de cada uno es libre), sino por los animales.

    En otras palabras: yo puedo creer que darle una buena bofetada a tiempo a mi mujer es bueno. Pero se me prohíbe, no por mí (es decir, no por salvar mi alma), sino por mi mujer. Se llama justicia ;-)

    ResponderEliminar
  15. Buenoooo... el símil entre el toro y la parienta es lo más grande que he leído en el día de hoy. Con diferencia. ¡Presidente! Las dos orejas y el rabo para Hugo.

    ResponderEliminar
  16. Hola Gregorio, en mi caso estoy feliz y orgullosa de la decisión parlamentaria.Pienso que no es cuestión de "prohibir algo que no nos gusta", es prohibir un maltrato a un animal, una práctica que jurídicamente sólo puede ser calificada de tortura y que atenta contra un derecho que es la dignidad de la vida. Por esto no estamos ante prohibir por prohibir, o prohibir lo que no nos gusta (un capricho).
    ¿Por qué se debería mantener? porque es una tradición o porque se practica poco? el burka también lo es.
    Lo extendería a la matança del porc, a las peleas de gallos y a todo lo que tenga que ver con infringir de manera cruel, gratuitamente o para lucro propio, dolor a un animal.
    "La grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados según la forma en que trata a sus animales ".(Gandhi) Saludos!

    ResponderEliminar
  17. No me sea cínico Hugo. No pretenda hacernos creer que todo esto es por los animales. ¿Ha estado alguna vez en un matadero, o viendo matanza de cerdos, o en una perrera municipal? La única diferencia es que no es un espectáculo de masas, que es lo que de verdad les atormenta. No pueden soportar que haya gente cuyo disfrute coincida con el sufrimiento del animal. Pero, eso sí, cuando se comen el solomillo, sin ver la sangre ni el sufrimiento, entonces ya sí que pueden disfrutar.

    "En otras palabras": Su mujer tiene derechos; un animal no. Los derechos són única y exclusivamente humanos como contrapartida a los deberes, igual que la justicia.

    ResponderEliminar
  18. Yo tengo un cabreo...que no me tengo en pie.

    Los derechos de los animales a todos los que han votado hoy les importa un comino: como dice el anterior comentaristas, les mandaría a ver granjas de cerdos y de pollos y hablamos de dignidad.

    Mucha más dignidad tiene un toro a la hora de morir en una plaza y la vida de rey que ha tenido hasta ese día. Y no me gusta el toreo, jamás he ido a una plaza.

    Pero lo de hoy es un retrato de nuestra sociedad y de los políticos: hipócritas, demagogos y corruptos.

    Hablamos de dignidad, ¿es digno que un padre no sepa que su hija de 16 años aborte y que sí tenga que autorizar una operación de apendicitis?

    Vamos, por favor, esto es sobrepasar nuestra paciencia.

    ResponderEliminar
  19. Cuantas tonterías se deben leer...

    Estoy orgulloso de que hayan prohibido las corridas de toros en Catalunya. Deberían hacerlo en todos los lugares.

    Es una vergüenza que en el siglo XXI tengamos un espectáculo que consiste en la muerte y el sufrimiento de un toro.

    Caso diferente es el matadero. Es algo inevitable. Ley de vida. Igual que cuando un león mata a una cebra. Da pena, pero una cosa es alimentarse y otra cosa es matar por diversión y encima con ensañamiento.

    Matar a una vaca en el matadero no implica torturala hasta la agonía. Por favor. No compares matar sin sufrimiento a una vaca a lidiar un toro clavándole banderillas, estoques y demás vejaciones con el único propósito de divertir "a la masa".

    Hay cosas que hay que prohibir, porque el ser humano es más animal que los animales.

    Acaso encontramos mal que prohíban el asesinato? Nooooo.
    Acaso encontramos mal que prohíban el robo? Nooooo
    Si la gente es tan incivilizada que no entiende lo que se puede o no se puede hacer, la única manera de evitar que lo hagan es prohibiéndolo.

    Por cierto, Canarias abolió en 1991 las corridas de toros y no pasó nada. ¿Ellos también querían eliminar un simbolo ejpañol o simplemente ser civilizados, como el resto de Europa?

    ResponderEliminar
  20. Oh sí, a la vaca en el matadero le dan mucho cariño y amor..xD

    ResponderEliminar
  21. "Da pena, pero una cosa es alimentarse y otra cosa es matar por diversión"

    No hace falta matar a un animal para alimentarse. Pero, obviamente, es mucho más "divertido" y sabroso un solomillo que un plato de legumbres, sobretodo si estas no llevan chorizo.

    ResponderEliminar
  22. No deja de ser gracioso que los hierbas sean los que decidan qué es y qué no es civilizado.

    ResponderEliminar
  23. Prohibidas finalmente las corridas de toros en Cataluña, víctimas del venenoso espíritu de resentimiento que alienta al nacionalismo catalán, podríamos hablar de las causas 'antropológicas' que recomendarían mantener en pie este antiguo ritual. Antes, unas palabras sobre los prohibicionistas, esa alianza de nacionalistas con animalistas, para los cuales (los animalistas) dicha prohibición no es más que un paso más en su proyecto de anestesiamiento angélico de la sociedad. Su finalidad no es otra que el guillotinamiento de las pasiones humanas (las que no vendrían citadas en el código penal), el establecimiento de una sociedad idílica y pura en la que todos seamos vegetarianos, circulemos por el carril bici, no fumemos, comulguemos con el multiculturalismo, no nos relacionemos con prostitutas, etc. Es decir, una versión rusoniana de la naturaleza humana que sigue unos caminos de aparente pureza que siempre, históricamente, han acabado desembocando en lo peor. Como dice Camille Paglia, los caminos de parten de Rousseau siempre desembocan en Sade, y es que reprimir los elementos más esenciales del hombre, nuestras pasiones de enfrentamiento, no consiguen más que agravarlas o redigirlas hacia otros fines (el odio al que aprecia los toros, al fumador, etc.). Como ejemplo, basta pensar en la violencia que muestran aquellos colectivos que dicen ser 'pacifistas' o 'antifascistas', y sin embargo no tienen el menor escrúpulo en atacar a sus supuestos enemigos o en arrasar el barrio completo de una ciudad en medio de una manifestación. No comprenden que el antagonismo es parte de nuestro ser, y que es mejor canalizarlo (limitando sus aspectos más destructivos) en rituales expiatorios que darle salida en la plaza pública.

    ResponderEliminar
  24. En este sentido la tauromaquia representa algo similar al rugby: realista antropológicamente, es decir, reconociendo que en el hombre las pasiones violentas no pueden erradicarse sino únicamente controlarse o atenuarse, entiende que rituales como el de las corridas de toros juegan ese rol necesario en el que esas pasiones viscerales son puestas en juego y expiadas con la ceremonia que conduce , en este caso, a la muerte del toro en la arena. Cuando alguien asiste a una corrida de toros, a un combate de boxeo o a un partido de rugby, sale de allí vaciado, liberado de sus tensiones antagónicas. Ha mirado de frente lo que él en verdad es, un animal violento y sacrificial, ha asumido la realidad de su naturaleza, y tras esta puesta en juego se transforma (por un tiempo) en alguien mejor. Esa paradoja fundamental no la capta la supuesta mente privilegiada de los animalistas. Que vivamos en el siglo XXI no implica que podamos permitirnos el lujo de prescindir de rituales expiatorios de este tipo (ya digo: rituales que limitarían nuestras pasiones antagónicas a un cerco, impidiendo que éstas se desborden a través del tejido social).

    ResponderEliminar
  25. Y todo esto se produce, en la tauromaquia, dentro de un respeto reverencial, casi sagrado, por la figura de este prodigioso animal (respeto que no se produce, ni por asomo, en los catalaistas 'correbous', que el mismo Parlament está intentando blindar legalmente). Hay muerte, y el animal padece, eso no se puede negar (como hacen algunos taurinos timoratos), pero el sufrimiento del fantástico animal no es la finalidad exclusiva de este proceso, sino un elemento más de un sabio ritual que va más allá de su representación explícita, que conoce cómo es el hombre y los caminos por los que éste puede vaciarse de sus pulsiones destructivas. En cambio, los animalistas no saben nada, viven en un mundo enfermizamente resentido en el que sus valores de supuesta pureza no albergan más que la destrucción del género humano. Las fuerzas telúricas que siempre nos han caracterizado se habían dirigido, con el fin de proteger a la sociedad de sí misma, al vallado recinto ritual de la plaza de toros para su efectiva expiación, pero ahora han sido devueltas, gracias a la predicación pseudoevangélica de los animalistas, al centro mismo de la comunidad, infectando de tensiones destructivas a todo un país. El conflicto civil ya es una realidad en la entrada a cualquier plaza de toros en España, o en el mismo Parlamento de Cataluña. Ya tenemos una guerra más en nuestra vida de todos los días. A cambio de prohibir corridas de toros hemos ganado un enfrentamiento cada vez más agresivo a nivel nacional. Ninguna sabiduría hay en ello, sino la más estúpida de las presunciones de falsa sensibilidad y hueca mollera.

    ResponderEliminar
  26. Disculpen la parrafada, pero servidor también está cabreado.

    saludos

    ResponderEliminar
  27. Lo peor y más inquietante es que cada vez te piden más adhesiones incondicionales, o eres abortista o antiabortista o protaurina o antitaurina o de izquierdas o de derechas, o tripartita o convergente o fumadora o antitabaco. No me gusta que me quieran salvar a la fuerza y que creen problemas donde no los hay. No anem bé.

    Lo peor es que no me gustan los toros ni he ido nunca, igualmente no he fumado jamás, mi vicio más destacado es comerme un chocolate con melindros, cosa que también acabarán por prohibir, y por llevar la contraria me están dando ganas viscerales de plantarme en Maella, al ladito de Batea, donde estoy ahora, pero en otra 'nación' y fumarme un puro en las corridas de la fiesta mayor. ¿Es grave, filosóficamente hablando?

    ResponderEliminar
  28. Horrach, susbcribo tu parrafada, de pe a pa.
    "La fiesta barroca de la muerte", decía García Lorca, pero nuestros muchachos ya no saben de barroco ni de muerte y, de hecho, me temo que tampoco sepan nada de fiesta, a tenor de cómo las celebran. Tampoco saben nada de Lorca y, si por casualidad un día topan con un poema suyo dedicado a un torero muerto, no lo entenderán. Se pararán antes, en la coletilla de "antes este país era muy bestia". Ahora es muy burro. Mañana, como tu bien apuntas, miedo me da. Burro y bestia, me temo.
    Y lo que más cabrea: los políticos arrimando el ascua a sus votos.

    ResponderEliminar
  29. Ya me he decidido: sí, estoy cabreada.

    ResponderEliminar
  30. Buenoooo... el símil entre el toro y la parienta es lo más grande que he leído en el día de hoy. Con diferencia. ¡Presidente! Las dos orejas y el rabo para Hugo.

    Jamás compararía una cosa con la otra. Lo del toro es, de lejos, mucho peor que una bofetada ;-)

    No pretenda hacernos creer que todo esto es por los animales.

    En mi caso, sí. Imagino que no es necesario que diga, por obvio, que siempre que comento en un blog lo hago en mi nombre, no en nombre de los demás.

    ¿Ha estado alguna vez en un matadero, o viendo matanza de cerdos, o en una perrera municipal?

    Sí. Mi blog suele tratar de esas cosas, entre otras igual de interesantes.

    Su mujer tiene derechos; un animal no

    Como quieras. Veo que por ahí no te voy a convencer.

    Los derechos són única y exclusivamente humanos como contrapartida a los deberes

    Un bebé no tiene deberes. Un disminuido psíquico tampoco. Ni un hámster. ¿Qué hacemos, les quitamos los derechos que tienen a no ser torturados?

    ResponderEliminar
  31. Horrach, felicidades por lo que has escrito. En efecto, se comienza con Rousseau y se acaba con Sade; se asimilan los derechos humanos con los derechos de los animales y al final los humanos no somos más que animales.

    Por cierto, en las Canarias se celebran peleas de gallos, con gran orgullo de las autoridades del lugar que la consideran una fiesta muy canaria...

    Por cierto, cuando Francisco Caja llevó la primera ILP al Parlament reivindicando una escuela bilingüe, los diputats reaccionaron como corresponde: levantándose y yéndose sin escucharle. Olé.

    Y en efecto, uno no acaba de entender por qué un feto tiene menos derechos que un toro. Por favor que alguien me lo explique.

    ResponderEliminar
  32. Dices, Hugo:
    "¿Qué hacemos, les quitamos los derechos que tienen a no ser torturados?"

    Y me pregunto:
    i.) ¿Quiénes les han dado ese derecho?
    ii.) Si hubiese sido el hombre, ¿quién es el hombre para dar derechos a los animales?

    ResponderEliminar
  33. Vagi a saber senyor Luri com pot acabar tot això: sembla ser, segons paraules de la intervenció avui del senyor Luna, portantveu del PP al Parlament, que hi ha seriosos dubtes que aquesta decisió pugui legalment ser presa, atès que la competència que disposem és per a "regular", però no pas per a prohibir.
    Deixi'm ser dolent: i si un recurs d'inconstitucionalitat sentenciés que el Parlament no ho pot prohibir? ui, ui, ui..
    Comparteixo la seva raonada emprenyada.

    ResponderEliminar
  34. Hugo,

    'Un bebé no tiene deberes. Un disminuido psíquico tampoco.'

    Por lo que Peter Singer, defensor de los animales que es probable que usted conozca, es partidario de quitarles los derechos. Cuando las fronteras son móviles, lo son en los dos sentidos.

    ResponderEliminar
  35. He oído que dentro de poco nos van a hacer vegetarianos por decreto ley.

    ResponderEliminar
  36. En Gran Bretaña existe una Animal Welfare Act, aprobada en 2006, que dice lo siguiente:

    "A person commits an offence if— (a) an act of his, or a failure of his to act, causes an animal to suffer,
    (b) he knew, or ought reasonably to have known, that the act, or failure to act, would have that effect or be likely to do so, (c) the animal is a protected animal, and (d) the suffering is unnecessary."

    Y:

    "An animal is a “protected animal” for the purposes of this Act if— (a) it is of a kind which is commonly domesticated in the British Islands, (b) it is under the control of man whether on a permanent or temporary basis, or (c) it is not living in a wild state."

    Por tanto, hay dos posibilidades: o bien el parlamentario británico que usted cita mentía, o bien su frase no tiene nada que ver con los toros y utilizarla en este contexto constituye un abuso.

    ResponderEliminar
  37. Hace pocos días pasó Jordi Pujol por Ocata.Venía de una reunión en Vilassar y al terminar la que tuvo con un grupo reducido de personas en Ocata se fue a Alella, a reunirse de nuevo.
    Dijo, como siempre cosas interesantes (y las cosas interesantes no tienen por qué ser aquellas con las que uno comulga), por ejemplo que nuestro panorama actual se caracterizaba por dos hechos: (1) políticamente ha triunfado la idea de España del PP (cosa que me parece más que dudosa) y (2) culturalmente ha triunfado la ideología de ZP (cosa que me parece evidente).
    En el post, con mejor o peor fortuna, he intentado establecer una relación entre moralidad y publicidad. Por ejemplo, los sufrimientos ajenos que nos escandalizan moralmente son los que se interponen televisivamente entre nosotros y nuestro filete de ternera. Por eso sospecho que la indignación moral es una perversión ética, porque encuentra más noble la náusea que el apetito, así como encuentra más noble manifestarse contra las guerras televisadas que contra aquellas de las que se carece de imágenes. Bajo esta perspectiva mantengo la analogía entre los toros y el aborto. Si el aborto es un derecho, no debería haber inconveniente en que se pasaran imágenes de abortos a la hora de la cena. Si los toros nos horrorizan es porque no soportamos su sangre publicitada.
    Lo de los derechos de los animales me parece un ejemplo claro de ideología ZP. Loa animales como sujetos de derechos pero no de deberes, prefiguran la utopía moral postmoderna.

    ResponderEliminar
  38. El tema final lo podríamos resolver a la manera Cambó:

    ¿No más deberes sin derechos? ¿No más derechos sin deberes? ¡Más derechos y menos deberes!

    En castellano dicho método se conoce como "salir por peteneras"

    En relación a la conversación que mantuvo con el señor Pujol creo que demuestra hasta qué punto los políticos, incluso los de buena madera, han acabado completamente desconectados de la realidad. En España no ha triunfado ninguna idea de España. A lo sumo, la Roja. Y eso dura lo que dura. 48 horas.

    ResponderEliminar
  39. Si el aborto es un derecho, no debería haber inconveniente en que se pasaran imágenes de abortos a la hora de la cena.Si los toros nos horrorizan es porque no soportamos su sangre publicitada.

    Eso es tan absurdo como decir que la gente se opondría a las operaciones de almorranas si pasasen imágenes en el telediario.

    ResponderEliminar
  40. ¿Por cierto, que es eso de estar 'cabreados'? Me parece una falta de respeto por las cabras...

    ResponderEliminar
  41. Querida Júlia: En este caso es sólo el título de un post.
    En realidad, y yo sé que usted me cree, veo todo esto desde una distancia cada vez mayor, que está muy lejos de quitarme el apetito, pero constatando con un interés creciente, eso sí, que para algunos esto de prohibir las corridas de toros es, ni más ni menos, un progreso moral.
    Por lo visto, nos han hecho a todos, por ley, un poco mejores.

    ResponderEliminar
  42. Si alguien duda que los animales no tienen derechos, que se mire la legislación. Tenemos un CPenal ( art 632) una Llei de Protecció dels animals ( que prohibe “maltractar-los, agredir-los físicament o sotmetre'ls a qualsevol altra pràctica que els produeixi sofriments o danys físics o psicològics.”) . También existe una extensa legislación comparada ( Inglaterra, Francia etc.. ) y una Declaración Universal de los Derechos de los Animales ( de los 70) .

    Los animales son un bien jurídico protegido y sujetos de derecho. Hay abogados especialistas en animales, no se si lo saben

    El tema central es si la tauromaquia infringe maltratos y si es cruel o no. Si el toro es sensible o no al dolor y si nosotros somos sensibles al dolor que causamos a un ser vivo. Gregorio, no estoy de acuerdo en esta relación entre moralidad y publicidad. Para mi no existe para nada, ni es relevante, está minusvalorando mi sensibilidad en este caso.

    ResponderEliminar
  43. Susana: Pues ya ve usted, aquí disentimos claramente. A mi me parece los hombres sólo tenemos declaraciones de derechos que, en todo caso, hemos hecho extensivas (en cuanto declaraciones) a algunos animales.
    Como Burke, creo más en los derechos de los ingleses, incluso en los derechos de los animales ingleses (especialmente si son domésticos), que en los derechos del hombre o de los animales en general.
    Se lo confieso: no soy muy optimista sobre estas cosas. Pienso en Darfur o en el genocidio de Rwanda y veo una naturaleza que me parece sensato temer.

    ResponderEliminar
  44. En definitiva, que comparto con Horrach la tesis de que "los caminos que parten de Rousseau siempre desembocan en Sade".
    Y resalto el "siempre". Creen no sólo posible, sino necesario sustituir la naturaleza por la historia.
    Lo de esta mañana en el Parlament tiene mucho de maniobra política que pone en apuros a más de uno que ha votado a favor.

    ResponderEliminar
  45. Vaya... Parece que ver "todo esto desde una distancia cada vez mayor" no es suficiente para no estar cabreado.

    ResponderEliminar
  46. Por cierto, Susana, es muy conocida la existencia de esos abogados. Alcanzó bastante notoriedad pública aquel abuelo denunciado por ahorcar al perro que mató a su nieto.

    ResponderEliminar
  47. Exacto, Sr. Luri! La maniobra política es lo que me ha puesto a mí así como en estado de alerta.

    ResponderEliminar
  48. Mr K: Esta mañana, antes de las votaciones, me ha llamado un parlamentario. He visto claro la de cantidad tan enorme y tan heterogénea de cosas que se votaban al mismo tiempo. Y hasta aquí puedo escribir.
    Por cierto, le acabo de escribir en su magnífico blog lo siguiente: "Hoy me han dejado sin poder ejercer mi derecho de no ir a los toros, que he venido ejerciendo fielmente desde que llegué a Cataluña.

    ResponderEliminar
  49. ¡Lo sabía! Maldita sea... Nos la han vuelto a meter doblada (talmente como un estoque).

    ResponderEliminar
  50. El derecho a decidir es para las grandes cosas: el aborto, la vida conyugal, la independencia de los pueblos. Para las pequeñas, como la elección del entretenimiento de una tarde, uno debe estar convenientemente tutelado.

    ResponderEliminar
  51. Lo más obsceno de esta ley es que ha convertido a un animal salvaje en una suerte de socio del hombre (en tanto que la sociedad lo protege), y a algunos hombres de costumbres pacíficas en salvajes.

    ResponderEliminar
  52. A mi no me gustan los toros. De hecho al lado de mi casa, como no está asfaltado ni hay propiamente calle, hacen los "bous" de mi pueblo, que son una tocada de huevos considerable. Y me aburre verlo, aunque de joven bajé alguna vez y tiene su qué. Y los toros me aburren considerablemente, aparte de que son una horterada.
    Ahora bien, el día que una persona me pidió la firma, dije que me diera tiempo para pensármelo. Y me miró y me dijo: "no me digas que te gustan los toros". Lo que no entendí entonces es el hecho que no firmar por la ILP significara que me gusten los toros. Aún no lo entiendo. Andando el tiempo, descubrí que esa misma persona estaba a favor de la pena de muerte (que creo, por cierto, que es mejor ejemplo que el aborto, que al fin y al cabo se aplica a un sujeto inexistente y en favor de un sujeto ya existente). Me quedé con esa especie de chantaje moral. Y decidí que no me gustan los toros pero no veo porque prohibirlos. Dudo que como proceso democrático haya sido legítimo e intachable.
    Ahora bien: los toros se prohibieron hace años en Canarias, que no es nacionalidad ni lo pretende, y nadie les acusó de nacionalistas. Ese razonamiento, por tanto, es falaz y además, ahora mismo, discriminatorio. Igual que el de que es cultura.
    O sea, que estoy en medio de dos facciones de cretinos.

    ResponderEliminar
  53. Creo que al hablar de los animales, tendríamos que hacerlo, por lo menos desde dos puntos de vista: los animales disneynianos y los otros; porque creo que tienen diferentes sensibilidades y, por lo tanto, se merecen distinto trato.

    ResponderEliminar
  54. Muy Señores Míos: Pues me parece que tiene usted toda la razón.
    Y por cierto: ¿Qué sabes de la bruja Marcel·la?

    ResponderEliminar
  55. Juan Todó: Si he preferido el ejemplo del aborto a la pena de muerte, es porque me parece evidente que nuestra sensibilidad europea no puede soportar la imagen de una persona, con ojos y cara, nombre propio, padres, hermanos, amigos, etc. llevada al cadalso. El llamado "nasciturus" nos ofrece la ventaja de que no tiene nombre, ni cara, ni nadie que llore su muerte. No hay para él posibilidad de espectáculo.
    No entro ni siquiera a considerar si estoy a favor o en contra del aborto, me quedo con el hecho de que, efectivamente, "ojos que no ven, corazón que no siente". Y aquí se encuentra un fundamento nada desdeñable de nuestra moralidad contemporánea, que es una moralidad de la imagen y, por lo tanto, de la indignación moral.

    ResponderEliminar
  56. No son pocos los padres que hoy se sienten incómodos contándoles a los niños el cuento de Hansel y Gretel. Lo que les gustaría es que los niños dialogaran con la pobre bruja y la hicieran vegetariana. ¡Pero eso de empujarla al horno es una salvajada!

    ResponderEliminar
  57. Bueno pues es que había una contradiccion; por un lado hay la ley de proteccion de animales que se contradecía con la Tauromaquia, luego los únicos coherentes son los vegetarianos, aunque esten en contradicción con sus sistema naturaleza biologica; pero la cultura tambien evoluciona, aunque ha veces mas parece que desevoluciona. Lo de estar en contra de las prohibiciones, en un sistema holístico, es volver al estado de la naturaleza; a mi me parec muy bien que se prohiba asesinar o envenenar las fuentes públicas que quieren que les diga, aunque ciertamente hay un límite entre la prohibición y la libertad, de nada me gustaría que me prohibieran salir de mi cuarto, o de beber agua potable. Lo del aborto estoy de acuerdo con Ud Don Gregorio.

    ResponderEliminar
  58. La deriva nazionalista en Cataluña ha llegado a una de sus cotas máximas.
    La prohibición de los toros - que nada tiene que ver con un supuesto maltrato a los animales, sino con un intento de desespañolización de cualquier nexo que forme parte del acervo cultural común - supone una declaración de guerra formal, un puente de playa de la cada vez más cercana proclamación independentista al modo y manera de Companys en 1934.

    Ya no es el simple acoso y persecución contra los castellanos parlantes, a los que dentro de poco les impondrán un brazalete amarillo con una "ñ" bordada, sino que estamos ante una demostración de estalinismo propiciado por ese Zapatero que ha dado alas a los nazis con barretina, hasta el punto que la prohibición es el método elegido para cercar la cada vez más menguada libertad de los ciudadanos.

    El zapaterismo no sólo ha hundido economicamente este pais y ha llenado las oficinas del INEM con 5.000.000 de parados,los comedores de Cáritas con un millón doscientos mil dramas diarios y nuestras calles con 9.000.000 de pobres, sino que además ha demolido la Constitución y volado por los aires la unidad nacional.
    Acabaremos mal.
    Muy mal.

    ResponderEliminar
  59. Gregorio:

    "ojos que no ven, corazón que no siente"

    Exacto. El otro día le dediqué un post a eso mismo, por si a alguien le interesa. Es muy gráfico.

    ResponderEliminar
  60. Natalia:
    1. No me gusta la expresión "nazionalista catalán". Más aún, me molesta profundamente.
    2. Yo soy castellano parlante y tengo muchos amigos nacionalistas y a algunos de ellos los admiro.
    3. No tengo ni la más mínima intención de hablar mal ni de Cataluña ni de los catalanes. No tengo ningún motivo para ello. Al contrario, tengo muchísimas cosas que agradecer.
    4. Puede usted, si quiere, llamarme "charnego agradecido"
    5. En Cataluña hay gente de diversos orígenes, de diversas lenguas maternas y de diversas ideologías. Algunos de ellos me caen bien, otros mal y otros ni fu ni fa.

    ResponderEliminar
  61. Hugo: estaba pensando en ese post suyo cuando utilicé la expresión. Pero me temo que usted y yo interpretamos de manera muy diversa el refrán. Entendemos cosas muy diferentes por "naturaleza" (me parece)

    ResponderEliminar
  62. Pero me temo que usted y yo interpretamos de manera muy diversa el refrán.

    No pasa nada. Estas cosas suceden ;-)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  63. Siglos después, jóvenes generaciones echarán la vista atrás y observarán asombrados cómo algunos, en los albores del S. XXI, seguían defendiendo tan aberrante tradición.

    ResponderEliminar
  64. Viven estrangulados por sus obsesiones señores, si tienen que recurrir al nacionalismo, al aborto y al paro para dilucidar el tema es que está muy mal la cosa. Aquí de lo que se trata es de si es lícito torturar para luego matar a un animal y hacer un espectáculo de ello. Punto.
    En cuanto a los adalides de la libertad, que luego no tienen ningún reparo en cerrar periódicos o clausurar partidos políticos, no me imagino un proceso que celebre más la libertad: Una iniciativa popular apoyada por una demanada social mayoritaria seguida de un debate de altura y finalmente una elección democrática. Si eso no es obrar en libertad que venga Doña Esperanza y sus "maniobras en la oscuridad para declarar los toros B.I.C." y nos lo explique.

    ResponderEliminar
  65. Exacto, esta es la relación que está en juego: Torturar - matar -espectáculo. ¡Esto es lo que vengo diciendo!
    Hay situaciones ocultas que, como no son espectáculo, no merecen nuestra atención ni nuestra indignación moral. No hablaré del aborto, que molesta mucho.
    Hablemos de Can Tunis
    Can Tunis ha sido derruido porque lo que allí sucedía hacía daño a la vista. Pero los que siguen vivos entre los que aparecen en este vídeo, siguen en lo mismo.

    ResponderEliminar
  66. Vaya por delante que no me gustan los toros: me aburren. Pero no entiendo su prohibición, es más me parece discriminatoria. Si la razón de la censura es que es una actividad en el que un animal sufre hasta la muerte por una mera búsqueda del placer , ¿por qué no se prohíbe la caza? Hoy en día nadie caza para comer, es una actividad que genera grave sufrimiento y muerte a miles de animales cada año y además es contaminante y permite que decenas de miles de personas tengan un arma en casa con los graves riesgos que eso implica. ¿Por qué los toros son más censurables? ¿Por qué los aficionados a la lidia han de soportar verse privados de su entretenimiento y los cazadores no? Si la finalidad es proteger a los animales del sufrimiento gratuito, no entiendo la limitación de la prohibición tan solo a las corridas. Claro que quizá el motivo sea que el toro, un animal gordo, de escasa inteligencia y con cuernos, sea más simpático a los políticos que una humilde perdiz.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  67. Anónimo: Porque este ha sido un asunto estético, no moral.

    ResponderEliminar
  68. Podría ser inmoral (aunque no sea moral). Aunque es más estético decir que es estético, un gusto excelente.

    ResponderEliminar
  69. Forges o Luri?
    Jo em quedo amb Forges sense cap mena de dubte.

    http://3.bp.blogspot.com/_kDmNiPh1mgg/TFEkok55o4I/AAAAAAAAC40/a78-sBB2c5g/s1600/ToroBurro.jpg

    Justifica com vulguis el que has dit sobre l'avortament, hi ha tios que no teniu ni idea del que significa, perquè el masclisme us encega els sentits.

    ResponderEliminar
  70. Estoy de acuerdo en varios de los planteamientos y si tuviese más tiempo añadiría algunos apuntes. Sin embargo no estoy para nada de acuerdo con la crítica contra la prohibición de ciertos usos y costumbres, tradiciones, festejos o lo que sea. No mientras estos supongan el sufrimiento de otro ser vivo. Y estamos de acuerdo, todo esto se desvirtúa en el juego político. Añado: como todo. En esa lógica mercantilista de la vida política todo forma parte de una estrategia y se desvirtúa terriblemente. El debate era válido; su utilización, no. Mi conclusión es que la decisión si es estética, no es moral pero es algo extrapolable a casi todas las medidas políticas que son más mediáticas, no es nada nuevo. Pero que la implicación política desvirtúe las decisiones tomadas, ¿resta importancia a los debates que las generan? Creo que no. Y no es válido argumentar ad hoc que se permite el aborto y se prohiben los toros porque son debates distintos, igualmente válidos los dos que han de ser tratados de forma diferenciada.

    Saludos.

    ResponderEliminar

El amparo de las sombras

El rayo, que todo lo timonea, ha decidido que hoy vieran la luz del día dos libros míos muy distintos, el del Arte de leer , del anterior p...