viernes, 23 de julio de 2010

Cómo elegir un nuevo líder para la izquierda


Para que, al menos en teoría, un líder de la izquierda pueda triunfar electoralmente en la sociedad y no sólo en su partido ha de satisfacer tres condiciones:
1) Defender el igualitarismo o, como ahora se dice, la equidad.
2) Ser eficiente resolviendo los problemas efectivos y con frecuencia imprevistos que se le presentan al país.
3) Ser popular (es decir, ser capaz de representarse verosímilmente a sí mismo como una figura políticamente necesaria), porque si no es así, no habrá manera de ganar elecciones.

Puestas así las cosas, parce evidente que no será fácil encontrar a alguien que ocupe de manera obvia la posición "D", con lo cual habrá que sacrificar una u otra condición.

Esperar para ver.

Nota: A la verosimilitud los griegos le daban el nombre de "doxa" que significa al mismo tiempo "opinión" y "esplendor" o "gloria". Epistemológica y socialmente la "doxa" ocupaba en el imaginario griego el incierto terreno intermedio entre la ignorancia y la sabiduría. Añado que, para los griegos, los hombres pueden caer en la ignorancia, pero son incapaces de ascender hasta la sabiduría, que es un límite cuyo alcance está reservado en exclusiva para los dioses.

5 comentarios:

  1. Hace unos días recomendó usted un artículo de Salvador Cardús.
    Mientras lo leía, me sonaba a conocido. Hasta que recordé...

    http://www.theonion.com/articles/we-will-never-be-united-as-a-nation-as-long-as-the,17764/

    (no he podido contenerme)

    ResponderEliminar
  2. Claudio, mis palabras fueron: "Es mucho más fácil despreciar a España que construir la independencia de Cataluña (Salvador Cardús ha escrito recientemente cosas muy interesantes al respecto)"

    Que quede claro que a Salvador Cardús lo aprecio mucho personalmente y frente a ese precio personal, las diferencias teóricas que yo pueda tener con él me parecen muy menores. Por ejemplo: no creo que ningún otro decano de ninguna facultad de Cataluña se jugara el tipo como se lo jugó Cardús para defender la libertad de expresión de Rosa Diaz

    ResponderEliminar
  3. Tiene usted razón. Entendí mal su párrafo y me fuí a buscar el último artículo de Cardús, pensando que se refería a él.
    La verdad es que, por razones de salud nerviosa y cardiovascular, me abstengo normalmente de leer artículos sobre política identitaria. Es decir, me abstengo de los medios de comunicación catalanes. Es por ello que no estoy en absoluto en condiciones de valorar el de Cardús y sin duda se trata de las personas más ecuánimes y razonables del espectro (mi vista pasó por encima de uno de Cullá que llamaba 'policía indígena' al PP).
    Como intento no hacerme mala sangre con el asunto, se me ocurrió la broma, más que nada, porque, de verdad, el artículo de Cardús me recordó al de The Onion y porque intento tomarme estas cosas a chacota mientras no nos llegue el tiempo de llorar.
    El colgar la bromita aquí fué no solo una estupidez, sino una falta de consideración hacia usted, cuya relación con Cardús ha sido mencionada en este blog alguna vez, que lamento y por la que le pido disculpas. Lo último que pretendía era abusar de su confianza al abrir este espacio, para ocasionarle incomodidad o disgusto.
    Le repito mis disculpas y le ruego acepte un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Claudio: No tiene usted que disculparse porque no hay ninguna ofensa previa que deba ser disculpada. Las puertas de este café están abiertas de par en par para que usted pueda decir lo que le parezca bien tanto sobre mis amigos como sobre mis enemigos, entre otras cosas porque yo a usted lo tengo entre mis amigos.
    ¿Además qué clase de amigos serían mis amigos si nuestra amistad no pudiera resistir la opinión de una persona inteligente?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. "Ser eficiente resolviendo los problemas efectivos y con frecuencia imprevistos que se le presentan al país"
    Me parece que esto no es necesario ni siquiera teóricamente

    Luis

    ResponderEliminar

El amparo de las sombras

Reseña en Libros de Cíbola