viernes, 16 de julio de 2010

Consejos sesudos del Café de Ocata para sobrellevar el calor


Por favor, lean ustedes poco y de manera muy lenta. El sentido es la cantidad de significado que cabe entre dos sorbitos. Sean ustedes re-sentidos. Especialmente desde este humilde café desaconsejamos el ejercicio de cualquier tipo de deporte.

Por último, una advertencia: "Even bening Nature habitually lies, except when she promises execrable weather" (Mark Twain, "On the decay of the art of lying")

11 comentarios:

  1. Hacer el amor a media tarde bajo un ventilador de aspas grandes haciendo blum blum, blum blum,...,

    ResponderEliminar
  2. En el ferragosto la utopía es el amor frígido...

    ResponderEliminar
  3. Y si el weather no es execrable, un paseito hasta la playa, un buen chapuzón y vuelta al Café con el apetito bien abierto para ese Bloody Mary del dibujo!
    Me parece un plan redondo.

    ResponderEliminar
  4. ¿Me permite un consejo? Véngase para Coimbra!

    ResponderEliminar
  5. Recuerdo su atlántica playa, don Ángel, poblada de medusas enormes que no pican, no como en Ocata, que convoca a las medusas más sañudas, y hablo por reciente experiencia.
    Un cordial abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Sastamente.

    http://www.guardian.co.uk/books/2010/jul/15/slow-reading

    ResponderEliminar
  7. "El arte de la lectura lenta", sí, aquí está la clave del fracaso escolar y de otras muchas cosas. Nietzsche lo dejó dicho en el prólogo de La gaya ciencia. El humanismo no es otra cosa que el aprendizaje de la lectura lenta. Y el filósofo es el que sabe leer más lento.
    ¡Es usted un lince, don Claudio!

    ResponderEliminar
  8. ... y hablando de "lectura lenta", échenle, por favor, una mirada a esto

    ResponderEliminar
  9. Lo bueno es que los que cuelgan la foto lo califican de humor.

    ResponderEliminar
  10. Lo habitual es que ni con esas "ayudas" aprueben. Por eso, después, el suspenso les ha de escocer más....

    ResponderEliminar

Una pedagogía sacramental

Me atreví, tras vencer no pocas dudas, a escribir el prólogo de este libro que viene a defender lo que podríamos llamar una pedagogía sa...