sábado, 1 de noviembre de 2008

Sobre las mujeres navarras

Malón de Echaide es una de las marcas de la Bodega Nuestra Señora del Romero de Cascante, cosa que bien conoce cualquier devoto de Baco. Él, muy probablemente, nunca pretendió justificar su vida de esta manera. De hecho, antes de ser un vino, fue un predicador, Fray Pedro Malón de Echaide (1530-1589). La verdad verdadera es que su obra principal, La conversación de la Magdalena, resulta hoy mucho menos digerible que los caldos de Cascante, pero su pluma no carece de brío, especialmente cuando se enfada. Aquí hay una muestra que merece contar entre las perlas de la zoosofía:
“La primera calamidad y miseria del hombre es que nace de mujer, de la más mudable sabandija de la tierra, de suerte que allí se le pega la mudanza y poco asiento y la flaqueza en el bien. Mámalo en la leche y sabe a la ruin pega del vaso donde se envasó.”

¿Fray Pedro les tenía tirria a las mujeres, así, en general, o había alguna oculta experiencia biográfica detrás de sus palabras? Pues no estoy en condiciones de responder a esta pregunta, pero sí sé que en 1522, poco antes de que naciera, Cristóbal de Villalón recorrió las tierras de la Ribera de Navarra, dejando constancia de sus descubrimientos en su Crotalón, de donde extraigo estas otras joyas:
“Y luego como comenzamos a caminar por Navarra fue avisado que las mujeres en aquella tierra eran grandes hechiceras encantadoras, y que tenían pacto y comunicación con el demonio (…). Si les contenta un hombre, en su mano está gozar de él a su voluntad; y para tenerlos más aparejados a este efecto los convierten en diversos animales, entorpeciéndoles los sentidos y su buena naturaleza. Han pulido tanto su arte que ellas mandan y los hombres obedecen, o les cuesta la vida, porque quieren usar de mucha libertad yendo de día y de noche por caminos, valles y sierras a hacer sus encantos, y a coger sus yerbas y piedras, y hacer sus tratos y conciertos”.

Añade Cristóbal de Villalón que algunas mujeres tienen domesticado al mismísimo demonio y lo tienen como criado, “en hábito y figura de hombre” y lo envían a cazar hombres “para su apetito y recreación”

9 comentarios:

  1. Grandes verdades las de don Cristóbal de Villalón!!!
    Lo que no acabo de entender es porqué se circunscribe a las navarras. Siendo éstas como son, ¡qué decir de las catalanas!

    ResponderEliminar
  2. ¡Vamos, hombre, Adu! ¿Dónde ha habido en Cataluña brujas como las de Zugarramurdi?

    ResponderEliminar
  3. "Han pulido tanto su arte que ellas mandan y los hombres obedecen..." ¿no conoce algún antídoto? Últimamente soy la comprobación empírica de esa frase.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Luc, no, NO hay ningún honor en nuestra derrota. Al menos en tiempos de nuestros abuelos los papeles estaban bien repartidos: Ellas ejercían el poder mientras los hombres lo representaban. Ahora, ni eso.
    El masculino se está convirtiendo como el epiceno, en un género inútil.

    ResponderEliminar
  5. Vamos que las han llamado de todo menos bonitas.
    ¿Y Freud sabe algo de esto?

    Como genuina bruja decir, que eso no es cierto.

    El demonio ni me barre, ni me plancha, ni ná de ná, está todo el día de parranda con los amigotes. al calor de la brasa ajena, apostando, bebiendo y drogándose, Ni tan siquiera me ha traído los ojos de serpiente que le tenía encargados a la Fulgen, y estoy entrampá con la poción del mal de ojo, así que tendré que hacer alguna de amor eterno, que es peor y más dolorosa, pero necesita menos ingredientes, a ver.

    Si es que es un casoo lo de este demonioo...
    Tengo la entrada llena de pisadas de cabrón (con perdón, pero es que así lo llamamos en casa, como es el macho de la cabra...)

    ResponderEliminar
  6. Almantina: Las brujas navarras, que son muy dadas al clasicismo, siguen el modelo de Circe. O, mejor, su arte domesticador de diablos consiste en una dosificación sabia de Penélope y Circe.

    ResponderEliminar
  7. Que las detestaba no queda duda,eh?.Menos dudas caben cuando se lee a la entrada desde donde se va a la cueva de Zugarramurdi, las mujeres que fueron muertas acusadas por gente como èl, de ser brujas.Zugarramurdi,un pueblo precioso y en fiestas màs aùn.

    ResponderEliminar
  8. Fiorella: Efectivamente, Zugarramurdi es un pueblo precioso. ¿Quiere eso decir que solo cobija a brujas buenas?

    ResponderEliminar
  9. No,jajajaja,para nada. Que seguro tanto en Zugarramurdi habrà de los mismo que por acà y por màs allà,de todo, sana diversidad que le dicen,no?.Un beso

    ResponderEliminar

Días de lluvia

Días de lluvia caprichosa. Unas veces, sorda y monótona; otras, violenta, con fuertes ráfagas de viento, que ha llenado las aceras de hojas...