domingo, 9 de noviembre de 2008

El Dios de los judíos

“Por cierto –comentaba Dhavar en el post anterior-, algo le pasó a YHVH, que tras unos comienzos brillantes e irónicos en Génesis ya no vuelve a remontar el vuelo y cae en la vulgaridad del permanente cabreo moral - y no le salvan las excursiones surrealistas de algunos libros, que sin duda los coló su editor”.

Yo, que no soy judío, sino un cristiano sin fe, pienso más bien que el Dios de Israel no mostró todo su auténtico poder cuando creó el mundo, sino cuando eligió a su pueblo y, por lo tanto, a partir del momento en que su pueblo se dejó elegir. No en vano, tras crear el mundo, se hizo político, y lo hizo por este orden, a diferencia de lo que acostumbra a ocurrir con los políticos, que comienzan politizando y en cuanto te descuidas se ponen a cambiar el mundo. Este Dios no mora en los templos, sino que su auténtico tabernáculo es la ley que reglamenta la cotidianeidad del judío. Acogiéndose a ella su pueblo ha visto pasar los siglos, sucederse los imperios, modificarse las fronteras, el nacimiento y muerte de diferentes regímenes políticos y hasta asistió en primera fila al espectáculo del fin de la historia. Y ahí está, viendo pasar el tiempo. De ahí que Fackenheim propusiera una nueva adición legal a la Torá, especialmente dirigida a los descreídos: Todo judío tiene la obligación de creer en YHVH para negarle a Hitler un triunfo póstumo. Me parece que ningún otro pensador moderno ha señalado con más precisión la esencia de este dios.

36 comentarios:

  1. ¿Un judío no es un cristiano sin fe?
    Cristo fue un brillante teólogo judío (muchísimo más que los actuales rabinos (y mire que son buenos (pero no son Dios))).

    ResponderEliminar
  2. (Que los actuales, pasados y futuros (creo).)

    ResponderEliminar
  3. Tumbaíto: Tiende usted a hacerme preguntas en cuya formulación ya está la respuesta. No me parece mal, al contrario, a veces (sólo a veces) suelo compartirlas.
    Por cierto, me ha parecido que el papel de Sant Jordi no le acaba de ir bien, deja usted todo perdido de sangre.

    ResponderEliminar
  4. Es que mis respuestas "implicitas" son creencias. Mientras que las suyas tienen el "plus" de ser sabidas.

    ¡Joder! ¡Cómo está mandao! ¡Para que haya rosas para todas las mozas!

    ResponderEliminar
  5. GLuri:

    Tras leer La Estrella de la Redención gracias a su recomendación, no puedo estar más de acuerdo.Pero eso no hace más claro sino más impenetrable para mí el judaísmo.Soy incapaz de entender esa fusión carnal completa entre Pueblo-Dios y Destino.Y cuando digo incapaz, quiero decir incapaz del todo, ni por aproximación.

    ResponderEliminar
  6. Eso es que no ha visto nunca, Dhavar, una preciosa semita.

    ResponderEliminar
  7. Tumbaíto:

    Pues no, no la he visto, y eso que desde hace casi un año tengo muchos negocios con israelíes, pero hasta la fecha no hay preciosa semita que valga.Por cierto, detestan la corbata y tratan de eludirla siempre que pueden.

    ResponderEliminar
  8. Normal, yo relaciono corbata con cocainómano (que no me parece mal (ahí cada cual (pero lo relaciono))). Es ver a alguien con corbata y traje y pensar: "mira, un cocas". Eso me pasa muy especialmente con el anuncio de interconomía de qué sé yo qué escuelas de negocios pero además me dan grima.

    La pajarita está mucho mejor.

    ResponderEliminar
  9. Dhavar: Esa incapacidad de la que usted habla se llama Europa. Los europeos tendemos a pensar que el destino del Espíritu empuja a la historia a este descreimiento. Bueno, este es el nivel exacto de nuestra fe. Por creer más en la historia que en Dios nos consideramos más auténticos (por emplear una terminología heideggeriana). En realidad sólo disponemos de una fe más ambigua. LO mismo le diría de quienes han sustituido a Dios por Darwin.

    ResponderEliminar
  10. Sr. Luri:
    Qué razón tiene Usted con lo de Europa, la incapacidad, y la santificada Historia.

    El Dios de los judíos se exilió con su pueblo, fue mil veces expulsado y sobrevivió a los "campos". Renunció quizá, a ser omnipotente.

    Paul Celan le susurraba: "Ruéganos, ya estamos cerca".

    ResponderEliminar
  11. Paul Celan es quizás -resalto el quizás- el último europeo que sabía rezar.

    ResponderEliminar
  12. ¿ Por qué las religiones? ¿ Por qué los dioses? ¿Por qué rezar?
    ¿Por qué no solos bajo el sol y la luna?

    ResponderEliminar
  13. No creo que sea porque nos sabemos mortales....pienso que es porque no aceptamos la mortalidad....
    Moriremos....así de sencillo así de fatal....

    ResponderEliminar
  14. Efectivamente, así de fatal, aunque no siempre de manera muy sencilla. Pero es eso: la trivialidad de la muerte nos sitúa como un paréntesis de conciencia entre un antes y un después incomprensibles. Mientras la vida sea un intento de dar sentido al trayecto entre estos dos sinsentidos, será necesario el consuelo de un dios o de otro. La existencia es demasiado pesada como para no necesitar paliativos. El principal de ellos es el olvido, ese gran dios.

    ResponderEliminar
  15. ¡Buf! Las creencias de ustedes los "y ya está" son lo suficientemente absurdas para hacer creíble la religión (deberían tener más en cuenta la sencillez (no es ordinari (la prueba es lo poco que se ve))).

    ResponderEliminar
  16. NO creo que el estado se dedique sólo a "ver pasar el tiempo", sincera y objetivamente.

    ResponderEliminar
  17. Pues es la principal obligación de todo Estado, la que sustenta a todas las demás.

    ResponderEliminar
  18. ¿ Por qué buscar sentido al trayecto ?.La única verdad, la única religion posible es la vida....rotunda como las piedras sobre este viejo planeta.
    ¿ Para qué el consuelo? ¿ Para qué las mentiras como verdades sostenidas ante el asombro ?
    ¿El olvido? No!... La memoria....la memoria nos mantiene vivos para no morir ahora.

    ResponderEliminar
  19. Siempre me ha fascinado como esta tribu de nómadas creo una religión tan extraña con las creencias coetáneas de su época . Moisés y su monolantrismo , sin mitología , ni panteón , ni dioses asociados , ni diosa consorte , fuente del derecho y la justicia , de nombre impronunciable , esto ultimo también común en dioses egipcios , con una conexion indiscutible entre vida religiosa y moral , y lo mas importante, lazos de libre elección entre el pueblo y su dios , la alianza germen de la protección divina ,en ninguno de sus vecinos geograficos se encuentran conceptos de este tipo .A ver si tiene razón el señor j .Benitez y son extraterrestres ...:)

    ResponderEliminar
  20. Brenda: Sus palabras me resultan incomprensibles, pero aclararle mi posición me llevaría horas. Sólo le diré que, a mi modo de ver, el olvido de Dios es paralelo al olvido de la naturaleza.

    ResponderEliminar
  21. Peggy: La zarza ardiendo confiesa que es lo que será. Y sobre ese asiento discurre el tiempo.

    ResponderEliminar
  22. "...La memoria....la memoria nos mantiene vivos para no morir ahora."
    Sí, sí, ya sé que llego tarde a comentar el post pero es lo que hay, Brenda, la memoria es el dios primordial, de forma difusa, esquivo como el conocimiento de transmisión oral... no tengo claro que el camino sin fe sea más simple (o menos terrible) que andar bajo la égida del dios...

    ResponderEliminar
  23. G Luri:
    Touché.Por cierto, esa relación del Estado con el tiempo fue uno de los descubirmientos - nunca lo había pensado así, ni se me había ocurrido ni leído antes- que más me llamaron la atención de La Estrella.

    ResponderEliminar
  24. Blaitheone: No hay camino sin fe. En todo caso hay caminantes conscientes o inconscientes de su fe. De ahí que pueda no ser paradójica una fe voluntaria.
    Respecto a la memoria: ¿No es el intento de transformar el tiempo en relato? Si es así, entonces es, precisamente, el olvido de lo más sutancial del tiempo.

    ResponderEliminar
  25. Dhavar: La Estrella es un libro lleno de laberintos en el que confieso que me pierdo. No creo haberla entendido, pero aunque sólo fuera por los interrogantes que crea, merece la pena no entenderla

    ResponderEliminar
  26. GLuri:

    Yo no he entendido absolutamente nada.Pero no lo puedo descartar, evidentemente no es un trabalenguas.Tiene toda la atracción de los enigmas.Es más, el problema es que no sé por dónde empezar a entenderlo.Pero merece la pena, desde luego.

    ResponderEliminar
  27. "Blaitheone: No hay camino sin fe", me expresé mal, mea culpa. Debí decir: "CAMINAR sin fe sea más simple (o menos terrible) que andar bajo la égida del dios..."

    ResponderEliminar
  28. Hay sentencias que sólo se pueden sustentar desde la fé, lejos de esto carecen de sentido.
    Mi más profunda admiración para todos aquellos que la tengan.
    La vida no es ni más ni menos terrible sin fé, es otra forma de vivirla.

    ResponderEliminar
  29. Blaitheone, Brenda: ¿Pero si hasta para decir "te quiero" necesitamos fe en nuestros sentimientos. ¡Y no digamos ya para decir te querré mañana! La esperanza, que es ciega, como bien sabemos, es una forma de fe. Decir "yo" ya es asentarse en el dogma.
    Analicen el lenguaje en que expresamos nuestras convicciones y sentir`´an el vértigo del vacío. No les quedará más remedio que tener fe en la sabiduría del uso cotidiano del lenguaje, etc, etc, etc..

    ResponderEliminar
  30. Hasta hoy,mañana no sería capaz de afirmarlo con rotundidad,tengo fé en muchas cosas y en muchas personas a las que quiero profundamente....
    La fé en los dioses.....eso es otra cosa, realmente creo que imposible para mí. No siento ningun vacio, ni vertigo. ¿ Tendría que sentirlo ?

    ResponderEliminar
  31. Todo Dios es una personificación de aquello que se nos impone, que no dominamos: el odio, el deseo, la envidia... Los griegos los tenían muy divididos como "analíticos" que eran. Los judíos entendieron que eran facetas de un único ser superior, extrapolando igualmente la idea de que muchas cosas oscuras están en el mismo individuo. Los budistas, como creyeron poder expulsar de sí toda sensibilidad e interés, no crearon ninguno. Etc. A ver si nos dejamos de ver a los dioses como algo más que a creacione nuestras. Que haya otros objetos de fe no tiene nada que ver, también hay descrreídos y quienes saben positivamente que no saben ni lo que pasará con ellos ni si lo que a veces creen que pasará está garantizado.

    ResponderEliminar
  32. Suchowolski:
    So much right.Concepto personificado,dios.Dios despersonalizado, concepto.En Los diálogos esto se percibe con toda limpieza (a lo mejor por eso condenaron a muerte a Socrates, al fin y al cabo, si es que lo hicieron)
    Saludos

    ResponderEliminar
  33. "No les quedará más remedio que tener fe en la sabiduría del uso cotidiano del lenguaje, etc, etc, etc.."
    Ese "etc." es complicado, cuando una idea empieza a manifestarse en muuuuchos y diversos ámbitos puede ser que en realidad no esté en ninguna parte. Del mismo modo que decir que todo el mundo es especial es decir que ninguno valemos una m... un pimiento.
    P.D: Si estoy alargando demasiado el asunto me lo dice, cap problema.

    ResponderEliminar
  34. Efectivamente, los etcéteras ponen de manifiesto nuestra pereza mental.
    Usted puede alargarse cuanto quiera. Lo que ocurre es que mi tiempo es limitado y no puedo contestar a todos como me parece que es un poco la obligación del anfitrión. Pero creo que ustedes esto ya me lo entienden.

    ResponderEliminar

Acting White

En El Subjetivo