viernes, 31 de octubre de 2008

¡Indecentes tribunos!

La primera vez que formé parte de un tribunal de una tesis doctoral, me encontré con un memo de presidente. Lo vi claro cuando, al llegar su turno, sacó a relucir desvergonzadamente la manida excusa de los fatuos: que lo que él tenía pensado decir ya había sido dicho por quienes lo habían precedido, así que para no alargar innecesariamente la sesión, etc, etc. O sea: Que no se había leído la tesis. Pero no solamente no se la había leído sino que, en el momento de las deliberaciones, se sorprendió de que algunos (no todos, que quede claro), sí que nos la habíamos estudiado de pe a pa. En mi humilde modo de ver las cosas, cada uno demuestra el respeto que le merece su propio trabajo por la seriedad con que se lo toma.

En otra ocasión fue el tutor del doctorando el que, en su intervención, se dedicó a dejar claro que a él el tema de la tesis doctoral que libremente había dirigido le importaba un bledo. Él se dedicaba a cosas serias. En una universidad que de verdad fuera seria lo hubiesen despedido inmediatamente, pero en la nuestra, que no tiene la seriedad entre sus preferencias, se puede ser un cínico y un inepto sin que pase absolutamente nada.

Hoy he asistido a otro tribunal de una facultad muy ajena a la filosofía. Pero me he encontrado con los mismos gestos y las mismas actitudes.

El tiempo pasa, las circunstancias varían, pero sea cual sea la facultad, los peores permanecen en sus puestos, impasible el ademán.

16 comentarios:

  1. Aaaaaaahhhh... las maravillas de los tribunales de tesis. Deberiamos hacer una catalogacion zoologica de los tipos de tribunos existentes. Para dar ejemplo, empiezo por dos, uno de cal y otro de arena:

    1) El vacilon o aquel al que le gusta oirse. Dicese de aquel que ejerce de tribuno con la unica intencion de mostrar al mundo lo mucho que sabe y lo mucho que ha publicado sobre algo... que no necesariamente tiene que ver con el tema de la tesis en cuestion.

    2) El ingenuo o lo que todo tribuno deberia ser. Aquel que tiene la genuina intencion de aportar reflexiones al trabajo realizado e intenta averiguar el dominio del doctorando sobre su trabajo.

    Por cierto, si quiere usted diversion, maestro Luri, deberia usted presentarse voluntario mas a menudo a otro tipo de tribunales: los de las plazas permanentes.

    ResponderEliminar
  2. Jordi: Sé de esos otros tribunales lo suficiente como para escribir un tratado. Pero destilaría demasiada amargura.

    ResponderEliminar
  3. Yo sólo tengo clara una cosa: NO quiero doctorarme en Pedagogía y menos en mi universidad (en caso de que alguna vez pueda plantearme un doctorado). (Me encanta estudiar pero tengo que comer y vivir bajo un techo).

    No voy a dar ninguna opinión sobre los pocos personajes que conozco que andan por los tribunales de doctorado (y de cátedra). Me impongo silencio; o me expedientarían también a mí por decir lo que pienso estando sólo en segundo. (He tenido suficiente con cursar primero para ver de qué van las cosas).

    ResponderEliminar
  4. Vaya un torpedo a la zona de flotacion, viniendo de usted, que al menos por mi parte y fueraparte de discrepancias merece toda la credibilidad

    ResponderEliminar
  5. Mis felicitaciones más sinceras por ser tan claro y crítico con el propio gremio. Y además por decirlo en el blog, que probablemente puedan leer, y no a hurtadillas com es lo propio de este país cerril y lleno de sicofantes.

    Encantado de leerle.

    ResponderEliminar
  6. Mi parte racional me decía "déjalos, pobres indocumentados, lo único que están haciendo es alejar el tema que ignoran hacia otro en el que se sienten cómodos: el color del hormigón, el tipo de bombilla...", pero la parte animal me martilleaba la cabeza, repitiéndome que saliera a abofetearlos.

    ResponderEliminar
  7. Por cierto Don Gregorio, mañana vamos a Ocata a celebrarlo con una comida en el insigne Mas Vell. ¿Tomamos un vermú antes? ¿Nos vemos para los cafés y la copa de calvados? O incluso ¿compartimos mesa?

    ResponderEliminar
  8. Permitame Don Gregorio, algo parecido pero referido a la clase politica, con el titulo el efecto etileno, hace un par de meses lo refleje en mi blog, dejeme celebrar que coincido con UD.

    http://desdemiventana-ruben.blogspot.com/2008/09/el-efecto-etileno.html

    ResponderEliminar
  9. "Sé de esos otros tribunales lo suficiente como para escribir un tratado. Pero destilaría demasiada amargura."

    Me lo temia, ciertamente... mi total solidaridad por tener que pasar tamanyo trago. Si sirve de consuelo, conozco a un punyao mas que tambien destilan amargura por ese mismo fenomeno. Quizas deberian asegurarse de que todos coinciden en el mismo tribunal alguna vez, aunque las disciplinas no coincidan. Al menos, el "aftermath" seria mas placentero y pacifico.

    Buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  10. Arrebatos: Mañana tengo un día un pelín complicado para compartir mesa, pero espero que en cuanto lleguen ustedes a Ocata me lo hagan saber.

    ResponderEliminar
  11. Es increíble la universalidad de esas conductas.

    PS: hora perfecta la de su post.

    ResponderEliminar
  12. Entonces: ¿las habas también se dan bien por esos lados?

    ResponderEliminar
  13. Pamela: Efectivamente, en todas partes cuecen habas.

    ResponderEliminar
  14. No sé a quién se lo escuché una vez, pero cada vez me cuesta menos creerlo (y lo que és peor, confirmarlo!!):
    "La imecilidad está perfecta (y equitativamente) repartida en todos y cada uno de los estados de la sociedad".

    Felicidades a la arquitecta, que es lo que queda.

    ResponderEliminar
  15. Es que el respeto es una cosa fea también. Ese señor no tenía consideración y le sobraba respeto, creo.

    Deles duro, don Gregorio, Usted puede :))===

    un abrazo, ya me tengo que ri a estudiar.

    Anda, demet es la palabra que dice que escriba en el cajetín. Pero no le falta la er?

    Si no le importa yo me quedo por aquí ahora :)

    ResponderEliminar

En desazón

Son las 7:00 de la mañana. El despertar del día me pilla con un libro sorprendente entre las manos, El hombre en desazón (gracias, Karl Mi...