jueves, 27 de noviembre de 2008

Poetas en tiempos de penuria

Si los de Labreu me dicen “Ven”, yo lo dejo todo, porque nunca hay que darle la espalda a un bolero
…pero si tu me dices ven, lo dejo todo que no se te haga tarde y te quedes en la calle…

Así que me he presentado al "almuerzo-presentación” de los tres últimos títulos de poesía de esta editorial con alma de trébol, que ha tenido lugar esta mañana, a las once, en la Llibreria Laie: "La trama perfecta", de Daniel Busquets; "Implosions", d'Anna Gual y "Tancat per mancances", de Pau Gener Galin. Esta gente apasionada de Labreu ponen en todo lo que toca una cierta piedad –ellos replicarían que laica y yo respondería, ¿y qué demonios importa?- que, a mi parecer, es el quijotismo necesario para los tiempos que corren. Quien esté interesado en escuchar a los poetas, el próximo jueves, día 4 de diciembre, recitan en el Horiginal.

De la mano de la troupe de Labreu, el martes de la semana que viene, el día 2 de diciembre, tendrá lugar en el "Vins i Divins" de El Masnou (Carrer Barcelona 3, en la carretera, al lado del Casino) la epifanía del versicultor y hortopoeta JOSEP PEDRALS. Os aconsejo la asistencia de verdad de verdad. Por allí nos veremos.El acto comenzará a las 9 (es decir, a las 21 h).

De despedida le cedo la palabra al "iaio" Martín:
«... ¿y para qué poetas en tiempos de penuria?», pregunta la 248 elegía de Hölderlin «Pan y Vino». Hoy apenas si entendemos la pregunta. ¿Cómo podríamos entonces entender la respuesta que da Hölderlin?

12 comentarios:

  1. Ah, los de laBreu. ¿Me permite que le recomiende mi Alabatre favorito, "Helicòpter"? Un librito color fucsia mordaz de Sílvie Rothkovic.

    ResponderEliminar
  2. Los de Labreu se merecen un monumento erigido por suscripción pública.

    ResponderEliminar
  3. Casum, no me deja firmar con el blog de LaBreu...

    Nada, que muchas gracias por su visita, señor Luri, y sus palabras. Així mateix, una encaixada, senyor Drac! La Sílvie es posarà contenta.

    ResponderEliminar
  4. Supongo que ya sabes del comentario de Pàmies sobre tu libro en La Vanguardia, pero te lo digo por si acaso

    ResponderEliminar
  5. MMM pero que ambiente tan sobrio y elegante querido, querido, muy querido profe Luri,me gusta la amplitus del àrea y veo que ya andurrea por la poesìa mmm! vamos progresando, tomo nota de la sugerencia.Gracias

    besos tronados!

    ResponderEliminar
  6. Ya sabemos que no toca pero una ex profesora de música oyó su entrevista con Joan Barril y se quedó encantada con usted; además dice que está totalmente de acuerdo con lo que dice. También le dedica hoy una columna en La Vanguardia (páginas salmón) Marius Serra y recomienda su libro. Es que entre usted y Marsé las hay que recuperamos la esperanza.

    ResponderEliminar
  7. Ramon: Mi editora se ha encargado de despertarme con la buena nueva

    ResponderEliminar
  8. Don Gregorio: Francis, el de Estella.
    A punto estuve de glosar el olor a cuajada requemada de las Ventas de la Ulzama; esta vez, aprovecho el acorde oético y le remito una fábula de Iriarte que habla de filosofía zoológica y de navarros.
    Saludos

    La contienda de los mosquitos

    Diabólica refriega /dentro de una bodega
    se trabó entre infinitos /bebedores mosquitos.

    Era el caso, que muchos/ expertos y machuchos,
    con tesón defendían
    que ya no se cogían/ aquellos vinos puros,
    generosos, maduros,
    gustosos y fragantes / que se cogían antes.
    En sentir de otros varios,/ a esta opinión contrarios,
    los vinos excelentes
    eran los más recientes;
    y del opuesto bando / se burlaban, culpando/ tales ponderaciones
    como declamaciones/ de apasionados jueces, / amigos de vejeces.
    Al agudo zumbido
    de uno u otro partido
    se hundía la bodega;
    cuando héteme que llega
    un anciano mosquito,/ catador muy perito,
    y dice, echando un taco:

    «¡Por vida del dios Baco!
    (entre ellos ya se sabe/ que es juramento grave):
    donde yo estoy, ninguno dará más oportuno
    ni más fundado voto: cese ya el alboroto.
    ¿No ven que soy navarro,
    que en tonel, bota o jarro,
    barril, tinaja o cuba,/ el jugo de la uva
    difícilmente evita /mi cumplida visita?
    ¿Que en esto de catarle,/ distinguirle y juzgarle,/puedo poner escuela
    de Jerez a Tudela,
    de Málaga a Peralta,
    de Canarias a Malta,/de Oporto a Valdepeñas?
    Sabed, por estas señas,
    que es un gran desatino / pensar que todo vino
    que desde su cosecha
    cuenta larga la fecha,
    fue siempre aventajado.
    Con el tiempo ha ganado / en bondad, no lo niego;
    pero si él desde luego
    mal vino hubiera sido,/ ya se hubiera torcido:
    Y al fin, también había,
    -lo mismo que en el día-,
    en los siglos pasados/ vinos avinagrados.
    Al contrario, yo pruebo
    a veces vino nuevo
    que igualarse pudiera / al mejor de otra era:
    y si muchos agostos /pasan por ciertos mostos
    de los que hoy se reprueban,
    puede ser que los beban/ por vinos exquisitos/ los futuros mosquitos.
    Basta ya de pendencia;
    y por final sentencia
    el mal vino condeno;
    lo chupo cuando es bueno,
    y jamás averiguo/ si es moderno o antiguo”.

    Mil doctos importunos,
    por lo antiguo los unos,
    otros por lo moderno,
    sigan litigio eterno.
    Mi texto favorito
    será siempre el mosquito.

    ResponderEliminar
  9. Francis: ¡No sabe cómo le agradezco estos versicos!
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar

El Locutori

Desde el Parador Nacional de Lleida, donde me están cebando con gran mimo. Me está tentando la idea de okupar la habitación que ya ocupo y n...