lunes, 3 de noviembre de 2008

El profeta desarmado

El 28 de mayo de 1498 Maquiavelo, con 29 años de edad, obtuvo su primer cargo público en Florencia. Fue nombrado Secretario de la Cancillería encargada de la política exterior. Mientras ascendía por las escalinatas del Palazzo Vecchio para aceptar el nombramiento, tenía muy frescos los recuerdos de los acontecimientos que acababan de conmocionar la República. Cinco días antes había sido ejecutado delante del Palazzo, en la Piazza della Signoria, el dominico Girolamo Savonarola, que, creyéndose iluminado directamente por Dios, había querido instaurar un gobierno extraordinariamente rigorista, entre teocrático y republicano.


Su vehemencia no tardó en proporcionarle enemigos muy poderosos, tanto en Florencia como, especialmente, en la curia romana de Alejandro VI, a cuyos miembros había tratado, sin pelos en la lengua, de pecadores incestuosos. El 13 de mayo de 1497 fue excomulgado por el papa, pero él, en lugar de amilanarse, le pagó al pontífice con la misma moneda, excomulgándolo a su vez. Un año después, el 8 de abril de 1498, las tropas papales se adentraron en Florencia y detuvieron al fraile, que no se entregó sin ofrecer resistencia. Inmediatamente fue acusado de haberse atribuido el don de la profecía, así como de herejía y sedición.


El 15 de marzo de 1498 fue interrogado y torturado en presencia de un enviado papal y del general de los dominicos. El 23 de mayo fue declarado culpable y condenado a muerte. Pasó sus últimos días en una de las celdas de la Torre d’Arnolfo, que corona imponente el Palazzo Vecchio. El 24, por la mañana, fue ahorcado. Posteriormente su cuerpo fue entregado al pasto de las llamas y sus cenizas se dispersaron por el río Arno, junto al Ponte Vecchio, para que no pudiesen ser recogidas y veneradas como reliquias por sus seguidores.


Maquiavelo, que no sentía ninguna admiración por el fraile, como puede deducirse por su correspondencia de 1497, lo describe en El Príncipe como un “profeta desarmado”, porque sólo contaba con su palabra para mantener unidos a sus partidarios e impedir que lo abandonasen cuando necesitaba su auxilio. El poder de su oratoria era ciertamente muy notable, ya que había conseguido convencer de su misión divina a los cultos florentinos, pero no le bastó para protegerle del odio de los corruptos.


Quizás mientras Maquiavelo ascendía por las escaleras del Palazzo Vecchio aún había alguna huella en la Piazza de lo sucedido pocos días antes. Y quizás fuera pensando en los muchos profetas armados que consiguieron imponer sus ideas y ser finalmente venerados como salvadores de la patria.

23 comentarios:

  1. Yo conozco otro profeta y Él dijo que el pecado no existe.

    Tendré que leer mucho el artículo para comprenderlo.

    Muchos buenos días para usted don Gregorio :))))))))))))

    ResponderEliminar
  2. Maquiavelo era muy joven para aquella época o los cargos importantes se ocupaban muy pronto porque se moría pronto?

    Maquiavelo tenía padrinos como otros o es que era muy inteligente?

    Y lo estaba, lo estaba Savonarola, iluminado por Dios o su mente lo estaba engañando?

    En ese sentido ahora que lo pienso el pecado existe como acto depravado de la naturaleza del hombre. Pero era verdad que eran incestuosos?

    Es muy divertido que la gente se excomulgue mutuamente pero yo prefiero comulgar mutuamente :))

    Me gusta el 8, sí, sí

    Tengo que buscar sedición en el tomo gordo de mamá

    Y no fue en ese puente donde mi amigo de la Vita Nuova conoció a Beatriz?

    El odio es una cosa muy fea tan fea que se sirve de la tercera potencia para existir

    No sé qué pensar todavía de Maquiavelo, la verdad

    Bueno, mucho gusto y hasta pronto don Gregorio. Usted siempre cuenta cosas taaaan interesantes. El mundo debería de estar lleno de maestros como usted :))

    Por cierto, el daímon de su libro ... :))

    ResponderEliminar
  3. Y los que saldrán si todo acontece bajo frontistipio, en los palacios del poder, de Gun&God que diría Sánchez Ferlosio.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  4. Magnífico recordatorio de que la esencia del ser humano sigue siendo la misma. No aprendemos de los errores, de Savonarolas y Maquiavelos seguimos rodeados. Gracias por honrarme con su visita Don Gregorio. Nos seguimos leyendo.

    ResponderEliminar
  5. "Se consiguen más cosas con una palabra amable y una pistola que sólo con una palabra amable."

    Alfonso "caracortada" Capone

    ResponderEliminar
  6. Schekina y Mariam: ¡Cómo me recuerdan ustedes a una vieja amiga, Kasandra! ¿Qué habrá sido de ella?

    ResponderEliminar
  7. Pedrusdom: Pues "frontistipio" no sonaba mal. Los cimientos de los palacios de poder están construidos con las armas de los profetas.

    ResponderEliminar
  8. Pamela: Un cordial saludo. Efectivamente, sea las que sean las diferencias entre las situaciones humanas en diferentes épocas históricas, siempre tienen en común ser situaciones humanas.

    ResponderEliminar
  9. Blaitheone: Cosa que sabían muy bien los que lo detuvieron.

    ResponderEliminar
  10. uff, se la llevo un hombre lejos muy lejos :)))))))))))

    pero nos ha escrito una postal y dice que es muy feliz

    yo estoy un poco tirste porque me caía muy bien

    y ahora ya si me disculpa me tengo que acostar que es muy tarde para mí.

    felices sueños :)

    ResponderEliminar
  11. schekina y mariam son la misma cosa pero cuesta que se escriban a la vez

    ResponderEliminar
  12. Liberto Brau, del clan literario de Pau Llanes (Arterapia Sentimental), les anuncia e invita a la inauguración de su blog “Amanece púrpura”. Se trata de una novela en proceso que el autor irá publicando capítulo a capítulo, semanalmente, si se cumplen sus expectativas tanto de lectores como de apoyos en sus comentarios. Para ello recomienda leer entre otros textos de introducción el “Acuerdo del autor con sus lectores”. Ojalá la lectura de este primer capítulo de “Amanece púrpura” les agrade lo suficiente como para motivar sus palabras y comentarios, sostener la espera de nuevas entregas mientras tanto y formar parte de su lista de blogs favoritos. Gracias por su atención y curiosidad, por su lectura, por sus palabras… Y disculpen esta entrada así de sopetón en sus casas… Me tomé la libertad de hacerlo por la confianza y hasta cierto punto complicidad que me da habernos leído algún día (aun anónimos y silenciosos) y por la oportunidad que nos brindó Arterapia Sentimental para encontrarnos alguna vez en nuestra dispar vida de bloggers… Liberto Brau

    ResponderEliminar
  13. "Cosa que sabían muy bien los que lo detuvieron." Si insinua que lo detuvieron las armas y no sólo la ley estamos de acuerdo, la ley por sí sola es sólo "palabras amables".

    ResponderEliminar
  14. Blaitheone: Afirmo que lo acallaron las tropas del papa, un juicio amañado, la horca, la hoguera y las aguas del Arno. Insinúo que por ser un profeta desarmado la excomunión que lanzó contra el papa careció de valor.

    ResponderEliminar
  15. Muy buen texto. A veces tengo cierta tendencia a simpatizar con los condenados, pero el rigorismo ascético de Savonarola y su quema de libros realmente disolvieron ese sentimiento.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Luchka: ¡Claro! ¿Cómo podemos sentir simpatía por un profeta derrotado? Pero, entonces... ¿no participamos en su condena y nos ponemos al lado de Alejandro VI?

    ResponderEliminar
  17. Pero señor Luri, ¿Savonarola resucitó o no resucitó? Me parece éste un detalle importante.

    ResponderEliminar
  18. Don Napoleón: Los profetas desarmados sólo resucitan si disponen de un Constantino armado.

    ResponderEliminar
  19. Savonarola ejerció una violencia delegada ( una especie de autoría intelectual diríamos ahora) pues su influencia unió a los enemigos de los Medicis y conllevó una represión brutal en la república de Florencia. Ejecuciónes de herejes y homosexuales y quema pública de obras de arte. Fue un breve pero sangriento regreso a la Edad Media, por mucho que sus oponentes fueran corruptos como el denunciaba.

    No me parece más que otro profeta armado , solo que no triunfó. Eso si, seguramente no era peor que otros.

    ResponderEliminar
  20. Constantino es unos tres siglos posterior al profeta, ¿eso quiere decir que todavía está a tiempo Savonarola de resucitar?

    ResponderEliminar
  21. Gracias por esta clase de filosofía política. Abrazos.

    ResponderEliminar
  22. No deberías leer esto... Es retorcidamente “maquiavélico”. Entra, mira y ya dirás qué te parece.

    http://www.personal.able.es/cm.perez/Extracto_de_EL_ARTE_DE_LA_VENTAJA.pdf

    ResponderEliminar

Malo con templanza

Día frío, desangelado. Llovizna intermitente y un cielo sucio y bajo. Ni un rayo de sol. Mi cabeza se empeña en dar vueltas por entre las lí...