lunes, 10 de noviembre de 2008

La verdad que no es

Un amigo me ha enviado por mail un manifiesto pedagógico titulado “No es verdad” dirigido a “ciudadanos y ciudadanas en general” que está promovido por la “Red Iris”. Es bastante largo, por lo que me limitaré a comentar sólo algunos puntos, aquellos que me parece que constituyen su espina dorsal.

Primero, para que quede todo claro, he de confesar que tengo un prejuicio con los enemigos del epiceno, que no me ha predispuesto a favor del texto. Los enemigos del epiceno, ya saben ustedes, son los que para respetar escrupulosamente el género, dicen “pantera” y “pantero”, “víctima” y “víctimo” e, incluso, "miembra y "miembro". Pero bueno, a lo que iba.

El título, “No es verdad”, es interesante, porque si el progresismo comienza a mirar con desconfianza a la historia, se convierte en conservadurismo, que es lo que creo que les pasa a estos señores, manifestantes, que se declaran “profundamente preocupados por la difusión de creencias sobre la escuela española que distorsionan gravemente la realidad”. Por "creencia" quieren decir, probablemente, “prejuicio”. Hemos de suponer, por lo tanto, que se consideran capacitados para entender lo que es un prejuicio y lo que no lo es, lo que es una creencia y un saber, etc. Hemos de suponer, así mismo, que son poco amigos del relativismo.

El tono defensivo, de rebeldía contra los hechos, que caracteriza todo el manifiesto, se trasluce diáfanamente en esta joya: “Se está generalizando una forma de pensar según la cual hoy en la escuela se enseñan pocos contenidos, se hacen actividades irrelevantes, los niveles de exigencia bajan, los alumnos y alumnas son peores que los de antes y hay “mucha pedagogía” y poca enseñanza”.

¿Pero por qué se está generalización esta monstruosidad sin fundamento? ¡Pues muy fácil! ¡Porque existe una conspiración!: “Nos preocupa particularmente la actitud de determinadas personas con impacto mediático (pertenecientes al ámbito de la literatura, de la universidad, de la intelectualidad, etc.) que divulgan estas creencias”. Ahora bien, el denunciante de una teoría conspirativa debiera poder mostrarnos que no es un paranoico para resultar creíble, pues de lo contrario, quedará en ridículo si añade a continuación que los argumentos de los conspiradores son "muy pobres". O, al menos, debiera estar dispuesto a combatir los argumentos pobres con argumentos bien sustentados, pero lo que se nos ofrece aquí es la "creencia" (no confesada como tal, obviamente) de que los males de la escuela española, se reducen a su excesivo conservadurismo. “No es verdad que en la escuela española actual predomine un modelo de enseñanza diferente al tradicional”. La LOGSE, que pretendía redimirnos del atraso pedagógico, “nunca llegó a penetrar en la mayoría de las aulas”. Si hay fracaso es porque la LOGSE no pudo imponerse al “modelo de enseñanza transmisivo y tradicional”.

Un poco más adelante los firmantes renuncian a la posición antirelativista de la que parecían haber partido, para confesarnos su "creencia" (id) de que “las certezas absolutas han desaparecido y nos enfrentamos a un futuro crítico, incierto y complejo [mientras que], la escuela sigue anclada en contenidos y métodos del pasado”. Entiendo que quieren decir que la escuela sigue creyendo en esa antigualla de que hay verdades absolutas y claro, por eso los alumnos fracasan. Si todo fuera relativo, ¿qué criterio de autoridad tendría el profesor para decir que un alumno ha fracasado? O, ¿qué criterio de autoridad legitima las tesis del manifiesto?

Así pues, “la escuela y la universidad necesitan un cambio”. Pero lamentablemente este cambio no puede venir de la escuela actual (demasiado tradicional), de las doctrinas neoliberales (que ya se sabe que mercantilizan todo), de mentalidades “empresariales de planificación y control de calidad”. El lector espera impaciente que se le identifique la fuente del cambio que nos permitirá superar los males pedagógicos del presente. Pero lo que se encuentra es con recetas que no parecen de una fulgurante vanguardia: “El cambio ha de venir de la recuperación y actualización de aquellas ideas y experiencias que han demostrado su capacidad transformadora. La Institución Libre de Enseñanza, la Escuela Nueva, la Escuela Moderna, las Misiones Pedagógicas, los Movimientos de Renovación Pedagógica, etc. son, entre otros, algunos ejemplos valiosos de nuestro pasado. Las aportaciones de ilustres docentes e investigadores como Giner de los Ríos, Freire, Freinet, Montessori, Rosa Sensat, Piaget, Vygotsky, entre otros muchos, o de intelectuales de prestigio mundial como Morin, también pueden iluminar este proceso de cambio”. Es decir, al futuro se va en dirección al pasado, recuperando la vieja reivindicación del psicólogo ginebrino Claparède (1873-1940) que, por cierto, abría el programa educativo de John McCain, el candidato republicano a la Casa Blanca, la de una escuela “student-centered”.

48 comentarios:

  1. Es lo que se llama el empecinamiento en el error, tan propio en aquellas personas que ven el mundo en función de una ideología/creencia en vez de centrarse en los datos/hechos.

    Negar a estas alturas que el desastre del sistema educativo español sea cosa de la LOGSE (antecedentes y derivadas) es de una ceguera o sectarismo inmenso, tomándonos a los demás por estúpidos.

    El declive comenzó a producirse a primeros de la década de los ochenta, y ha ido agravándose con los años, independientemente del gobierno central y autonómico de turno.

    ResponderEliminar
  2. Para despreciar los hechos se necesita, además, la inteligencia de un Hegel. Y estos señores, aunque quizás la tengan, aquí no la ponen de manifiesto.

    ResponderEliminar
  3. ..Os invito a dar una vuelta por la Escuela Publica....los frutos de la LOGSE se ven maduros ya en las puertas de las aulas y la demagogia inunda y ahoga las raices de este arbol....pero hay pequeños brotes allí en la rama más alta.

    ResponderEliminar
  4. No sé, pero metodológicamente nos tendria que oler un poco mal que la supuesta decadencia de la educación en las españas coincida con su democratización.

    ResponderEliminar
  5. Democratización de las españas y de la educación, quiero decir.

    ResponderEliminar
  6. Brenda: Pero reconozcamos también que hay mucho maestro LOGSE, incluso entre quienes reniegan de la LOGSE.

    ResponderEliminar
  7. Jordi: Coincide, en mi opinión, con lo que se podría llamar "el pensamiento 68", que a medida que se va extendiendo, va creando inseguridades: Francia, Inglaterra, Alemania, Italia, España... Y la inseguridad es el principal enemigo de la educación. La escuela actual es una plaga de maestros y alumnos buscándose sin demasiado interés a sí mismos.

    ResponderEliminar
  8. El intento de hacer un país mejor después de la muerte del dictador no me parece que tengan mucho que ver con el 68. Yo hice el bachillerato de 6 años, pero en mi generación hay muchisimos más analfabetos que en las generaciones posteriores a los años 80.

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno Gregorio y muy triste a la vez

    ResponderEliminar
  10. Jodi: "El intento de hacer un país mejor" era también el proyecto del dictador. Las buenas intenciones no bastan para juzgar la acción política. No hay duda de que el aumento de la escolarización ha sido cuantitativamente notable; pero ha venido acompañado de la falta de confianza de la escuela en sí misma en no pocos países de Occidente. Me cuesta creer que se deba a la satisfacción con lo que hace.

    ResponderEliminar
  11. Pau: Hoy, gracias a que tenemos instrumentos bastante precisos para comparar los diferentes sistemas escolares de los diferentes países, sabemos perfectamente que ningún método, sean "antiguo" o "moderno", es, por sí mismo, superior a los demás. Nos sobran estudios que lo ponen de manifiesto. Lo que lo hace eficaz o ineficaz es el entusiasmo con que se aplica.

    ResponderEliminar
  12. Pura y dura transferencia.

    En un rincón apuntalados esgrimiendo la disonancia cognitiva.

    Tenga cuidado profesor, que acorralados muerden, y son los que ostentan el poder.

    No entro ya en los términos de Paranoicismo, prejuicio y creencia

    Aviso para navegantes, no soy Psicologo, Ya se nota diran algunos, aunque a algunos con titulo los haya tenido que corregir. Así mis expresiones, solo corresponden a titulo de opinión.

    Gracias

    Saludos muy cordiales Profesor.

    Y gracias por su post

    ResponderEliminar
  13. La verdad es que estoy hecho un lio ...

    Cuando se habla del sistema educativo español, ¿se habla de la enseñanza pública y de la privada (Jesuitas, Monjas Católicas, del Opus Dei, Gerrilleros de Cristo Rey, Salesianos,etc.) en conjunto?

    Lo digo porque en Valencia, que yo sepa, el Gobierno del Partido Popular no tiene problemas con los colegios privados en lo de la "Education for Citizenship and Human Rights"

    Cuando se lanzan los salvadores al rescate del sistema educativo español yo no se que colegios incluyen.

    ResponderEliminar
  14. Rubén: NO sé si usted es o no psicólogo. De lo que sí doy fe es que es un caballero.

    ResponderEliminar
  15. Espeluznante. La resistencia de los seres humanos, sobre todo los intelectuales progresistas para admitir errores es asombrosa. Y su capacidad de engaño y autoengaño inacabable.
    Don Gregorio, este año me he matriculado del CAP, sabrá que es el último año que se imparte. Y sabrá que dichas siglas significan "Certificado de Aptitud Pedágogica". Pues está equivocado, pues su significado real es "Certificado de Adoctrinamiento Progre". No tengo el libro a mano (le prometo hacerle llegar algunas de las joyas más brillantes que posee), pero, si no recuerdo mal, empieza diciendo que las definiciones ya no sirven.

    Ya ve que los del manifiestos no están solos en la fantasmagorica creencia. Desde luego que no. Hace algún tiempo El País sacaba este reportaje sobre la última estupidez bienintencionada, la "Inteligencia Emocional". El reportaje es un gran canto a la nueva didáctica. Y como siempre, contra franco vivíamos mejor. Leálo y difrute. Extraigo sólo esta cita, ya me dirá usted:

    "Educar no es sólo transmitir conocimientos. Ése es el segundo objetivo. El primero es formar personas".


    http://www.elpais.com/articulo/sociedad/escuela/saca/suspenso/emociones/elpepisoc/20080905elpepisoc_1/Tes

    ResponderEliminar
  16. Querido Josep (por cierto, ¿dónde se mete usted?): Creo que deberíamos exigirle a la administración la creación de una doble línea en la enseñanza. En una estarían los centros que se proponen hacer felices a sus alumnos y en el otro los que sólo quieren integrarlos en la sociedad real en la que han de vivir (imperfecta, frustrante, a veces caótica, etc). Ahora que lo pienso, algo así proponía H. Arendt. Creo que esta doble línea sería más clarificadora que la actual dicotomía pública-privada.

    ResponderEliminar
  17. DOn Gregorio, estoy muy ocupado cambiando de trabajo y de ciudad. Además debo aprobar el CAP, en un futuro me gustaría ejercer la enseñanza y lo del máster de dos años preferiría evitarlo. El tiempo que tengo libre lo dedico a la lectura y a la serie 24, que veo casi obsesivamente.

    Volviendo a su post, pensandolo bien puede que este manifiesto sea significativo. No sé la influencia del grupo ni su representatividad en los círculos docentes, pero esta reacción bien muestra que el malestar generalizado con el monopolio progre - y digo progre, con sus peores connotaciones, no de izquierdas- de la educación está llegando a las orejas que deben llegar. Pese a las robustas berreras ideológicas, algo sospechan

    ResponderEliminar
  18. Realmente me asusta que gente tan inteligente y culta muestre ideas tan retrógradas e incluso, si me permiten, fascistoides. Está científicamente demostrado que los profesores y las profesoras que se preocupan única y exclusivamente por la felicidad de sus alumnos y alumnas son más altos (y altas), más guapos (y guapas)e incluso (e inclusa)huelen mejor. El problema lo tienen aquellos egoistas falocráticos, incapaces de liberarse de la tiranía del principio de realidad, y que insisten en la extraña idea de que el mundo no acaba más allá del aula, cuando son evidentes los esfuerzos (y esfuerzas) de nuestros líderes en convertir el planeta entero en una escuela (zona de recreo incluida). Desagradecidos...

    ResponderEliminar
  19. Aunque me acuso públicament de haber creído en la escuela progre en mi juventud, de la cual derivan muchos de los males actuales, aún admitiendo mejoras en aspectos de masificación escolar, temo que la autocrítica no se va a hacer nunca. Ahora mismo estoy metida en un debate sobre Ferrer Guardia, entre virtual y real, y me doy cuenta de como perviven los mitos y de cuán difícil es hablar de nada con cierta objetividad, sobre todo si tiene a ver con la educación sobre la cual todo el mundo entiende.

    Salir de los dogmas religiosos para caer en otros ha sido muy malo y de momento no le veo solución. En una ocasión, hace años, un padre mentalizado, en un debate sobre aspectos prácticos de la escuela no resueltos, me dijo que yo no lo veía como él porque 'el capitalismo tenia sus recursos para engañarme', una cosa así. Tengo esperanza en gente joven que ejerce la enseñanza en distintos niveles y va mirando el tema con ojos más o menos nuevos, aunque el peso ideológico es fuerte, porque también percibo un retorno al anarquismo beligerante y revolucionario que me da algo de repelús, será la edad.

    Me parece que me he ido un poco del tema, perdonen los tertulianos.

    Lo del epiceno-a es dramático-dramática, una muestra más de la tontería vigente desde las cabañas a los palacios educativos.

    ResponderEliminar
  20. Joseph: Exactanmente, hay que diferenciar entre la gente de izquierdas y los progres. La izquierda ha defendido tradicionalmente la utopía razonable de los puestos abiertos al talento: los progres, por el contrario, han dictaminado por decreto la equidad de todos los talentos.
    Durante un tiempo fui profesor del CAP. Lo que pienso al respecto sólo se lo puedo decir en ausencia de testigos.

    ResponderEliminar
  21. Blaitheone: Eso es: ¡¡¡La liberación del principio de realidad!!! Esta es la lucha final, agrupémonos todos, etc.

    ResponderEliminar
  22. Júlia:

    En nuestra juventud confundimos el antifranquismo con demasiadas cosas raras y, efectivamente, está por hacer la histórica crítica de nuestras buenas intenciones.
    Sí, Ferrer Guardia es el caso perfecto de humano elevado a mito que nos permite olvidar el humano para proyectar todos nuestros deseos en el mito. Probablemente Ferrer y Guardia, como usted y yo sabemos, renunciaría de más de un acólito.

    La epicena, efectivamente, es la síntoma.

    ResponderEliminar
  23. GLuri:
    No vendría nada mal, ya que el texto es inasible, claro está, que nos informara de:
    -Actividad laboral de sus autores
    -Zona de residencia
    -Y, last but not least, edad.
    Así, podríamos decir aquello de "claro, ahora lo comprendo.."

    ResponderEliminar
  24. En la Escuela que yo conozco hay muchos más maestros que critican la LOGSE de lo que usted sostiene.
    Claro que vivimos tiempos dificiles: aquí es experto en Educacion hasta el gato.
    Los resultados están encima de la mesa. Ha habido muchos docentes que lo llevan avisando desde hace ya una eternidad....¿Quién escucha?

    ResponderEliminar
  25. Estimado Gregorio: No es un consuelo: pero aquí en América Latina la Educación Pública es para llorar. No opino de la vuestra, que muy lejos estoy de saber, pero me alegra ver que ha generado un buen debate.

    ResponderEliminar
  26. Siempre me he preguntado si realmente ha servido de algo ir haciendo, por lo que sé, "cambios en el sistema educativo" uno tras otro. No voy a opinar de lo que no he vivido, pero cuando salgo de mi estado de mal humor permanente (me viene cada vez que piso el suelo de la Facultad de Ciencias de la Educación), me gusta pensar que podría ser suficiente con centrarse a hacer bien el trabajo y olvidarse de ciertas/os tonterías/os que no aportan nada.

    Cosas como estas de "respetar escrupulosamente el género" y de usar las palabritas que "están de moda" me sacan de quicio (quizás no debería ser así). Me enfurecen especialmente las clases de nuevas tecnologías aplicadas a la educación. ¡¡Mágicamente las maravillosas nuevas tecnologías van a mejorar la calidad de la educación!! ¿Nadie se acuerda que también la "Pizzarra Digital Interactiva" necesita de un buen maestro para servir de algo?

    Y me llaman retrógrada (¿?).

    ResponderEliminar
  27. "Histórica crítica de nuestras buenas intenciones". He aquí un título muy bueno para un libro. Registre ese nombre.

    Por otro lado, y sabiendo que corro cierto riesgo de resultar MUY pesado: Hasta cuando vamos a seguir comiendo McCain, en el Café? ¿En Alaska tienen Logse, o será verdad que África es un país?

    Por lo demás, excelente debate, señores y señoras, personas todas.

    ResponderEliminar
  28. "Educar no es sólo transmitir conocimientos. Ése es el segundo objetivo. El primero es formar personas"
    Pues mire ud por donde, Joseph, yo estoy completamente de acuerdo con esta sentencia, el asunto estriba en que los profesores/maestros no deberíamos dedicarnos a educar, sino a enseñar (esto es: transmitir conocimientos). El chalaneo pseudomoral y sentimentaloide que ha trastocado el título de profesionales de la enseñanza por la difusa aureola de educadores es una de las grandes derrotas de nuestro gremio.

    ResponderEliminar
  29. No sé de qué nos preocupamos. El desconcierto educativo actual lo va a solucionar la Llei Catalana d'Educació, singular adaptación del modelo finlandés y punta de lanza de la regeneración pedagógica de Cataluña y de España. No hemos de ser tan quisquillos. Hay que dar un voto de confianza a bienintecionado conseller que la impulsa y esperar.

    ResponderEliminar
  30. Misiones pedagógicas?
    Bien, aún hay esperanza
    creo que quiere decir
    que se van a enseñara los negritos del Maracay.

    No puedo decir que no creo no estar de acuerdo,
    con los "inciertos" contenidos bomba
    que no son tales, mas que deudas morales, de ancestros fantasmales en paños menores.

    Ij!
    que decepción,
    y yo que quería conocer el misterio
    del Saber y la Certeza Absoluta de la Relatividad Educativa, o de mirarse el OMBLIGO ensimismados, acorralados contra si mismos, en su micromundo, de la búsqueda de la eterna Verdad Ombligal,
    amm...
    estoo
    paso.

    Un cafelito?

    ResponderEliminar
  31. Blaitheone:
    Coincido totalmente contigo....educan los padres,la familia,el ambiente familiar....los docentes enseñamos , transmitimos conocimientos,intentamos despertar las ganas de aprender,corregimos conductas no apropiadas o por lo menos intentamos hacer ver que no son correctas...etc, pero educar ,los padres.Saludos

    ResponderEliminar
  32. Ciertamente, creo que el estado de la educación es todavía en ciertos casos admirable con respecto al nivel de ineptitud e infamia al que aún quieren destinarla toda la serie de cargos políticos y "espcialistas" que han declarado una guerra sin cuartel a lo que siempre se entendió como "enseñanza": la transmisión de conocimientos. Su alergia al conocimiento alcanza lo desmesurado, y por eso se empeñan en reformar todo para que en la enseñanza no quede ni rastro; usurpan la función de transmisión e incorporación a un mundo compartido por la inculcación de "actitudes", de "sentimientos" y demás detritus ideológico.
    De esta manera, cuando plantean la formación del profesorado uno encuentra que pretenden, más que proporcionar herramientas o profundizar en el contenido científico de las materias, convertirlo a una nueva fe. Así, llevo años en Soria sin que ofrezcan a los profesores de filosofía un maldito curso que no ssea la aplicación informática de la nada, pero este curso hay hasta cuatro (y cuatro, para Soria, es algo inconcebible) destinados a convertir al filósofo a su nuevo púlpito de "educar ciudadanos". Pestilente.

    Como buena ilustración, el discursito que el afamdo inspector del conservatorio de música de Soria derigió ayer a los profesores en prácticas: al conservatorio no le interesa que sus profesores sean buenos músicos, sólo buenos "docentes".... ¿Hay mayor "indocencia"?

    ResponderEliminar
  33. Es reconfortante comprobar que somos ya muchos docentes los que estamos hartos ya de demagogias...
    Algo tendremos que hacer!!!

    ResponderEliminar
  34. Drac: Si le sirve de algo yo hice pedagogía en su universidad, y por lo que veo, la facultad sigue igual, blindada contra el mundo.
    No se preocupe. Estoy seguro de que usted aprenderá de sus alumnos. Que son los que de verdad enseñan las cosas importantes.

    ResponderEliminar
  35. Pamela: Costa Rica dispone de un magnífico sistema educativo, con resultados que no tienen nada que envidiar a los cubanos, que siempre se presentan como ejemplo.

    ResponderEliminar
  36. Querido y sin embargo Vendepatrias: Si su obsesión por la almanoneda no le cegara el entendimiento, se habría dado cuenta de que desde el día siguiente de las elecciones cierra la lista de mis blogs preferidos uno dedicado a Obama.

    ResponderEliminar
  37. Amigos todos: A pesar de todo hay algo nuevo en el panorama pedagógico hispano: crece la crítica de la beatería oficialmente imperante.

    ResponderEliminar
  38. Le veo muy optimista sr. Luri, para mañana hay una huelga que vamos a seguir quatro (sí, ya sé que los sindicatos forman parte del problema más que de la solución y así nos va con ese tipo de autojustificaciones ...), incluso si fuera verdad que crece la crítica a la beateria pedagógica, esta no sale de las salas de profesores y no tiene absolutamente ninguna articulación política en el presente ni se vislumbra que la vaya a tener en el futuro próximo...

    Tan solo un punto de duda repecto a su magnífico análisis de tan insigne manifiesto, de veras cree que el relativismo es una de las causas de todo este desagisado? Hace años que vengo pensando que haría falta un sesudo y exhaustivo análisis foucaultiano en términos de la relación saber-poder de la extensión en España de la plaga psicopedagógica, algun doctorando espavilado debería hacerlo o es que ya está hecho?

    ResponderEliminar
  39. No solamente lo creo sino que, además, tengo a Foucault por uno de los propagandistas del desencanto. Su "Surveillet et punir" situaba a la escuela al nivel del manicomio y la prisión. "Hay que desenclaustrar el aprendizaje", clamaban los foucaultianos... y lo hacían desde su condición de funcionarios del Estado.

    ResponderEliminar
  40. de acuerdo, de acuerdo... pero yo no me refería a las proclamas encendidas de los foucaultianos, sino al aparato analítco que me parece útil para pensar el desagisado

    ResponderEliminar
  41. Cosas que ve un padre haciendo las tareas con sus hijas:

    1.- Les ponen muchas tareas, los textos están llenos de fichas con lineas de puntitos y cuadritos que rellenar y eso lo mandan para casa.
    El libro una vez cumplimentado ya no es reutilizable, pero ese es otro tema.

    2.- Para hacer las fichas es conveniente haber entendido previamente el tema, mis hijas casi nunca lo tienen entendido y se lo tengo que explicar.

    3.- Cuando tienen exámen les marcan los trocitos del tema que tienen que aprenderse, como a su edad es difícil aprender a base de leerse los trocitos, estudio con ellas siguiendo el nada pedagógico -supongo- sistema de repetir una y otra vez los trocitos hasta que los memorizan.

    ¿Qué diantres hacen en clase? ¿Qué será de los niños con padres sin tanto tiempo como yo?

    ResponderEliminar
  42. viejocon: y lo más cachondo es que le llaman a eso aprendizaje significativo !!!
    me pregunto si, por parte de las autoridades, se trata de estupidez o cinismo? lo que acojona es que parece ser más bien lo primero, miopía ideológica...

    ResponderEliminar
  43. aquí un magnífico artículo de José Luís Pardo (a mi entender uno de los más brillantes filósofos de este país en la actualidad) sobre la descomposición de la educación superior a raiz de la cancioncita de Bolonia

    http://firgoa.usc.es/drupal/node/41297

    ResponderEliminar
  44. Siendo como soy de Estella, me duelo de no compartir orilla con usted, pero ya ve: estoy justo justo enfrente. No soy educador; hago psicoterapia con adultos, facción Humanista, así que mi punto de vista acerca del funcionamien5o real del hecho educacional es lejano, como de la playa al horizonte. Solo es que deseo para otros los beneficios del entrenamiento al que me he sometido con el fin de optimizar la comunicación con mis pacientes, esos desconocidos.

    ¿Navarro? ¡Ni de barro!


    http://transformareducacion.blogspot.com/2008/11/desacuerdo-puro-y-duro.html

    ResponderEliminar
  45. ¿Desacuerdo? ¡Ese es un atributo exclusivo de los cuerdos!

    ResponderEliminar
  46. Gracias, don Gregorio, por contestarme y por cómo me contesta.
    Como suelo pasearme por su café, con provecho y beneficio, (de ahí colegí lo de que fuese navarro) sentía que no era desacuerdo lo que en mí se despertaba cuando aquello que me toca defender y aquello que usted expresaba parecían tan frontalmente enfrentados como dos carneros topando.
    Yo hablé de dos orilas así que yo continúo con la imagen: a lo mejor, cada uno por su ribera, estamos procuando remontar el curso... de un mismo río, y sólo parecen cursos antagónicos al mirarse, por así decirlo, perpendicularmene a la corriente, mientras que ni se excluyen ni se estorban cuando siguen razando ruta en paralelo, y si se llegara al tiempo hasta el regacho donde la cosa nace, ya se verá si se pueden sentar a almorzar juntas los dos itinerarios, las dos experiencias y qué asombro fresco brota de allí.

    Esto... ¿podría indicarme donde buscar sus textos sobre Sócrates?
    Gracias y a ello!
    Francis

    ResponderEliminar
  47. Francis: Yo no quisiera tener una ideología que me impidiera, al mismo tiempo, mantener mis convicciones, y sentarme tranquilamente a charlas con aquellos con los que discrepo, incluso frontalmente. Puedo jactarme de ser una persona con muchos amigos. Y no sé si hay entre ellos alguno con los que concuerde ideológicamente. Mis textos sobre Sócrates andan deperdigados por mil sitios, como tiene que ser, pero puede encontrar usted dos ensayos en la Editorial Trotta.

    ResponderEliminar

El amparo de las sombras

Reseña en Libros de Cíbola