sábado, 25 de octubre de 2008

La vida sexual de Niccolò Maquiavelo

La vida sexual de los filósofos merecería varias tesis doctorales. A algunos la aversión al matrimonio los lleva a decir monumentales estupideces sobre las mujeres; en otros es fácil sospechar de un anerotismo patológico. Han sido pocos los que han sabido bailar. Y menos aún los grandes mujeriegos, y entre estos predominan los muy feos, como Sartre o Russell.

Hoy voy a hablar de Niccolò de Maquiavelo, un filósofo revolucionario que pasó grandes épocas de, como él decía, “escasez de matrimonio”. En una ocasión la “vieja bellaca” que le lavaba las camisas le propuso sacarlo del apuro y lo condujo hasta un rincón oscuro en el que estaba una mujer con el rostro cubierto. Para saber lo ocurrido a continuación, mejor cederle la palabra a Niccolò, y que caiga por completo sobre él la autoría del relato:

“Yo, tímido como soy, me asusté por completo; sin embargo a solas con ella y en la oscuridad (porque la vieja enseguida salió de casa y cerró la puerta), seguí para adelante, aunque le encontrase los muslos arrugados, el sexo húmedo y le hediese un poco el aliento, tanta era la calentura que tenía. Pero cuando acabé, me entraron tantas ganas de ver la mercancía que cogí un tizón encendido de un hogar que había y encendí una lámpara que estaba encima; en cuanto la luz prendió, el candil estuvo a punto de caérseme de la mano. ¡Ay de mí! Casi me caigo muerto al suelo, de tan fea como era. Se le veía al principio un mechón de pelos entrecanos, pero tenía el cogote calvo y por la calvicie se paseaba algún piojo y en medio tenía una cicatriz. En cada una de las pestañas tenía un manojito de pelos llenos de liendres; sus ojos eran el uno bajo y el otro alto, y uno era más grande que el otro, llenos de lagrimales de legañas y las cejas medio peladas; la nariz estaba encajada en la cabeza, fruncida hacia arriba, llena de mocos, y la tenía cortada. La boca estaba torcida hacia un lado y por ella le salía algo de baba, dado que, por no tener dientes, no podía retener la saliva. En el labio superior tenía un bigote largo pero ralo. Tenía la barbilla alargada, aguzada y un poco torcida hacia arriba, de la que colgaba la piel que le llegaba hasta el nacimiento de la garganta.”.

Esta anécdota se encuentra en la carta que Maquiavelo le escribe a su amigo Luigi Guicciardini como respuesta a un minucioso relato de una lujuriosa aventura amorosa con una bellísima señora que aparecía en una carta previa de éste. Se trata, por lo tanto, de un “quid pro quo” que conociendo la ironía de Niccolò bien pudiera ser una manera elegante de tratar a Guicciardini de mentiroso.

Para entender a Maquiavelo conviene tener presente la diferencia entre el respeto que proclamaba a la ley qen la vida pública y la licencia que practicaba en su vida privada. Otro día hablaremos de la acusación anónima de sodomía a la que tuvo que hacer frente, aunque para no dejar en el aire ningún malentendido añadiré que la persona con la que aparecía implicado en la acusación era una mujer, Lucrezia, apodada la Riccia, con quien Niccolò continuó viéndose mucho tiempo después.

47 comentarios:

  1. "Sólo podría creer en un dios que supiera bailar", dijo Nieztche.
    Podría decir casi lo mismo de los filósofos y de cualquier otro ser humano: me siento más seguro con la gente que sabe, y le gusta, bailar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho científico ha declarado que no sabe bailar y gracias a algunos de ellos, estas hablando por internet.

      Eliminar
  2. ay que desconfiar de los filósofos que no tienen sentido de la comedia. El filósofo trágico no ha entendido bien la vida.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por semejante erudición acerca de las calenturas filosóficas. Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. fgiucich: Todo tiene que ver con eros. De hecho, en cierta forma, sigo con Platón.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, Bueno, sin olvidar el fiera de Kojève...

    ResponderEliminar
  6. Tienes razón, Ramón, Kojève es punto y aparte.
    Mis respetos por Kojève, un filósofo que dignificó la erótica filosófica.

    ResponderEliminar
  7. No me diga usted don Gregorio que Maquiavelo se tiró a Ana Botella....
    Ya pensava yo que los filósofos eran unos tipos raros, fíjese en Maquiavelo que era una especie de Elena Francis y como le malinterpretan los que supongo no le han leido.

    ResponderEliminar
  8. Las casualidades hacen interesante nuestra existencia. Vea aquí.

    (¡A ver si he conseguido poner un link correctamente!)

    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Gregorio, fantástico el extracto y tiendo a pensar en la genial ironía del autor pues hay una suerte de disociación entre el relato y la probabilidad cierta del encuentro.

    ResponderEliminar
  10. Francesc: Maquiavelo es un pensador muy profundo al que es fácil malinterpretar. Pocos filósofos ha habido que hayan criticado al cristianismo con más saña, y sin embargo los prelados no se dieron por aludidos.
    Respecto a Ana Botella, sólo le diré que a mi me ponen las señoras en traje chaqueta.

    ResponderEliminar
  11. Drac: La casualidad es el día de fiesta de la causalidad (¿o será al revés?).

    ResponderEliminar
  12. Idea: el lenguaje de Maquiavelo es mucho más directo, se trata de una carta íntima a un amigo. Yo, que soy bastante tímido, no me he atrevido a usar con fidelidad sus palabras. Y, sí, yo creo que es una carta irónica.

    ResponderEliminar
  13. todos tenemos nuestro estigma, a mi me ponia la ex delegada del Gobierno Julia Garcia Valdecasas, y eso creo que ya es grave.

    ResponderEliminar
  14. Maquiavelo en una carta de 10 de diciembre de 1513 a su amigo Vettori (embajador de Florencia en Roma)le dice que "los transportes amorosos de Ovidio le recuerdan los suyos". Por aquel tiempo frecuenta posadas, juega , disputa y se encanalla. Rescato de la libreria mi volumen de "Amores" y "Arte de amar" de Ovidio y solo refrescar un poco llegó a la conclusión que la carta que citas en tu apunte és una ironia deliciosa.

    ResponderEliminar
  15. Francesc, llegadas las confidencias a este extremo, sólo puedo continuar con las mías si no hay testigos y sí abundante vino de por medio.

    ResponderEliminar
  16. Jaume: Sí, exacto, no había caído en Ovidio. Gracias.

    ResponderEliminar
  17. Que se trata de una hipérbole está claro, pues es imposible encontrar a mujeres tan feas en Italia. Igual de inverosímil le parecería a Maquiavelo que su amigo la hubiera encontrado así de guapa y de dispuesta. Creo que la clave está en lo de "tanta era la calentura que tenía", que a juicio del filósofo valdría para los dos, al hacerles obviar transitoriamente los defectos físicos de su conquista para embellecerlos con la imaginación.

    ResponderEliminar
  18. Gregorio:

    Quizás Maquiavelo no fue contestado a tiempo porque la publicación de sus obras más polémicas fue póstuma y no obtuvo en vida gran notoriedad como intelectual. Tengo noticia, sin embargo, de dos condenas eclesiásticas por parte de un ortodoxo y de un heterodoxo respectivamente: la del cardenal Pole, que es la primera que se registra (Apologia, 1539), y la de Campanella (Atheismus triumphatus, 1607).

    ResponderEliminar
  19. Irich, en la correspondencia de Maquiavelo con Guicciardini leemos tambén esta declaración: “Da un tempo in qua io non dico mai quello che io credo, né credo mai quel che io dico e, se pure mi vien detto qualche volta il vero, io lo nascondo fra tante bugie, che è difficile a ritrovarlo”.
    Aquí está probablemente la clave de la ironía. Por los motivos que aquí expone es también un autor sutil y escurridizo.

    ResponderEliminar
  20. Supongo que usted y los de su generación de filósofos habrán superado esa etapa filosófica tan problemática sexualmente hablando y con una misoginia galopante en alza... La verdad es que hubo épocas de mi vida pseudo-intelectual en las cuales llegó a preocuparme un poco el tema. Yo creo que muchos de esos filósofos eran bastante feos y tenían complejos diversos, en su vida cotidiana habitual.

    ResponderEliminar
  21. Júlia: La verdad verdadera es que tampoco es muy fácil vivir con tipos que se empeñan en leer "Ser y tiempo" y cosas peores: La prueba AQUI

    ResponderEliminar
  22. Carles: Quiero que sepa que acaba de herir usted muy gravemente mi narcisismo filosófico. Ahora bien, para salir en honor de la lechuza de Minerva le diré que entre los 16 colleges de la Universidad de Florida no hay ninguno dedicado a la filosofía.

    ResponderEliminar
  23. OJALA QUE SEA UNA IRONIA :D,,, CREO QUE HAY QUE DESCONFIAR DE LA FILOSOFIA EN GENERAL,,, AUNQUE SIEMPRE SE DISFRUTAN MAS LOS QUE TIENEN SENTIDO DEL HUMOR, NO CREO ADEMAS QUE ALGUIEN HAYA ENTENDIDO BIEN LA VIDA, FILOSOFO O NO

    ResponderEliminar
  24. El episodio me ha sonado a un episodio de Bocaccio, versión Pasolini. Quizás cabe pensar que Maquiavelo era en ciertos aspectos un italiano más de la época.

    ResponderEliminar
  25. Cisne: Entonces hay que desconfiar hasta de la propia desconfianza.

    ResponderEliminar
  26. Claudio: Claro, todos nos parecemos más al tiempo en que vivimos que a nuestros propios padres.

    ResponderEliminar
  27. Queda a salvo el honor de los filósofos, pues. Bueno, no sé.

    ResponderEliminar
  28. Es una manera indirecta de llamarle fantasma
    jajaja

    ResponderEliminar
  29. Joder, Gregorio, qué bajón. Acabo de deleitarme con el post de Divina y vienes tú con el Maquiavelo a enfriar el asunto. Pero qué interesante.

    ResponderEliminar
  30. OIGA,,, A VER, LEI EL ESCRITO DEL LINK "FILOSOFIA Y FEMINISMO",,, HAY QUE QUITARSE DE LOS EXTREMOS,,, ELLOS, LOS FILOSOFOS TIENEN RAZON, PERO NO POR LO QUE RESPECTA A LA MUJER, SINO POR LO QUE REPRESENTA LA MUJER, DE LA MISMA MANERA EXISTE EL RIESGO DE LAS MUJERES QUE PIENSAN,,, NO ES QUE LOS HOMBRES SEAN DEBILES, ESTUPIDOS, ENTRETENIMIENTOS VANOS SIN MAS PLACER QUE EL INSTANTANEO,,, NOOOOOOOOOOOO,,, JAJAJAJAJA,,, ES MAS BIEN QUE REPRESENTAN LA INTERRUPCION BESTIAL DE TODO LO QUE IMPLICA LA SOLEDAD,,, PARA QUE LA SOLEDAD SIRVA ES NECESARIO SALIRSE DE CIERTAS NECESIDADES AFECTIVAS,,, CUANDO PESA, CUANDO ES DESOLACION, NO TIENE GRANDES EFECTOS,,, UN FILOSOFO CON EL VICIO DEL AMOR ARRAIGADO SE VUELVE UN POETA Y POCO SIRVEN SUS CONCLUSIONES PARA EL MUNDO,,, LA FILOSOFIA ES A MI JUICIO UNA LABOR BIYECTIVA QUE PIERDE PODERES AL CONTACTO CON LA CRUDEZA DE SENTIMIENTOS QUE ARRASTREN,,, HAY QUE ALEJARSE DEL EXTREMO DEL FEMINISMO PARA NOTAR QUE EL MUNDO ES MUNDO, FUE UNA PASION FANATICA LO QUE TERMINO CON LA BIBLIOTECA DE ALEJANDRIA Y CUANDO ALGO EXTERNO CAUSA CAMBIOS QUIMICOS EN EL CUERPO, HAY QUE TEMER Y EXTIRPAR,,, SEGUN YO, JAAAAAAAAAAAA

    ResponderEliminar
  31. ¿Por qué ha de ser siempre patológica la misoginia de los filósofos? Si tenemos en cuenta lo abrumador del consenso sobre esta materia, así como su carácter transversal en personajes de muy diversa índole e ideología, es razonable pensar que pueda haber algo más que resentimiento y fobia.

    Leibniz fue tal vez el menos misógino de los filósofos, e intuyo que se debe a que resultó ser el más asexual de ellos. Ajeno a cualquier pasión erótica -que nosotros sepamos- y desde la distancia cortesana y epistolar se relacionaba a menudo con interlocutores femeninos a quienes trataba en pie de igualdad y de los que estuvo presto a reconocer su "espíritu sublime". Admitió la participación de las mujeres en la Academia de las Ciencias de Berlín mediante su inclusión estatutaria. Por si fuera poco, contó con una precursora, Anne Conway, en la doctrina de las mónadas.

    Sin embargo, Weininger consideraba a la monadología como un presupuesto de su metafísica sexual, ya que sólo desde la consideración de que existen individuos reales podía impugnarse la individualidad ficticia que, según él, ejercían las mujeres en sus constantes simulaciones de virtud. En este punto se asemeja mucho a Nietzsche o a Schopenhauer, para quienes, por el contrario, el sujeto mismo era la ficción a combatir mediante la afirmación o la renuncia de la propia existencia, respectivamente. Desde estas coordenadas la mujer también era despreciada como un tipo inferior de vida por su carácter en extremo conservador y medroso -tan incapaz de descender como de ascender.

    Entonces, ¿se puede llegar a idéntica conclusión desde las antípodas biográficas, temperamentales y filosóficas? Por lo visto, sí.

    ResponderEliminar
  32. Irichc: No entiendo la misoginia, en absoluto, precisamente porque defiendo la diferencia natural enorme que existe entre hombres y mujeres. Además me pone cada día más nervioso esta manía de los políticos de negar una naturaleza que es continuamente puesta de manifiesto en la calle. No se si sabes que ahora los ciudadanos de Cataluña tendremos que compartir las tareas domésticas al 50%.
    Y hasta aquí puedo escribir.

    ResponderEliminar
  33. Con estos datos a la vista, es más evidente que nunca que hay que encontrar otra palabra para referirise a los tejemanejes de ZP y su camarilla así como de los cada vez más equivalentes que prosperan por el mundo. Ya no me gustaba el aspecto peyorativo que se daba a un elitismo en todo caso acomodaticio (Maquiavelo sin duda se estaba haciendo un "lugar" posible en la corte de los Medici como hoy muchos se la hacen en las Universidades), pero lo de estos payasos sobreactuantes es claramente algo muy distinto del llamado "maquiavelismo" incluso en su acepción más denigrante.

    ResponderEliminar
  34. Hum... quizás habría que decir "napoléónica". Por una parte, las notas al pie del texto apuntadas por Napoléon extraen la interpretación "peor" posible, y por otra... je... ¿no es lo justo a la vista del adalid actual de la avanzadilla: Monsieur le Sarkozy?

    ResponderEliminar
  35. Carlos: El maquiavelismo, si es algo, es el arte de domesticar la suerte. Y para eso se ha de tener mucha, mucha inteligencia.

    ResponderEliminar
  36. Carles: me obliga usted a meterme con los científicos.Con los literatos no, que son todos unos pendones.

    ResponderEliminar
  37. Rythmduel: Bueno... yo no me fiaría de todas las cosas que se leen por ahí. Vete a saber si hay más de una semejante a la vieja de Maquiavelo.

    ResponderEliminar
  38. Cisne: Un filósofo itifálico no parece encontrarse en las condiciones mejores para perderse en la teoría. Quizás por eso hay filósofos decididamente materialistas.

    ResponderEliminar
  39. La ironia de Maquiavelo magnifica....

    ResponderEliminar
  40. Dice George Steiner: "La obsesión intelectual es un cáncer de soledad"

    ResponderEliminar
  41. ¿Russel feo? Quizá de mayor, que estaba hecho una pasa, pero de mozo no tenía mala pinta. Hay que tener en cuenta que ya era un señor de 42 años cuando empezó la Primera Guerra Mundial.

    En todo caso, viejo verde. Ahí ya no digo nada.

    ResponderEliminar
  42. Super: ¡Np sabes cómo me alegra volverte a ver por este café conservador -yo es que creo que con el café no hay que hacer inventos-!

    No solamente era feo el sino que la naturaleza decidió vengarse de su optimismo antropológico dándole hijos aún más feos que él.

    A Wittgenstein, que se había interesado por su hijo, le escribió: “El pequeño es un encanto. Al principio era exactamente igual que Kant, pero ahora parece más un bebé”.

    ResponderEliminar
  43. Hombre, podría darse una aire con los hermanos Calatrava y con esas pintas y fumando en pipa podría haberle quitado todos y cada uno de los papeles a Peter Cushing como Sherlock Holmes, van Helsing y Moff Tarkin, pero ya me gustaría a mí haber ligado lo que el crápula en cuestión.

    A mí que me ofrezcan ser feo como Bogei, que firmo pero ya.

    ResponderEliminar
  44. Hola, un saludo. quería avisarte de que he "robado" esta carta de Maquiavelo para colgarla en mi blog. Me encantaría que me digeras, si supieras, la fuente de donde tomaste la carta.
    Un abrazo y gracias.
    susana moo
    www.erotomana.es

    ResponderEliminar

Z.

Me cuenta su viuda que en el transcurso de una revisión, a Z. le encontraron un pequeño carcinoma en un pulmón. Nada grave, en estos tiempo...