domingo, 26 de octubre de 2008

Cultures of corruption

Los diplomáticos de la ONU gozan de la impunidad propia de su cargo, pero como además de diplomáticos tienen jeta, se aprovechan de las mismas (de la impunidad y de la jeta) para ahorrarse las multas de tráfico y los tickets de aparcamiento. Los americanos, que hacen estadísticas de todo, han estudiado el caso y han establecido el ranquing anual de una cosa muy rara que ellos llaman "cultures of corruption". ¿España? Por ahí está. ¡Que cada uno saque sus consecuencias!



16 comentarios:

  1. No por lo que voy a decir quedan libres de culpa nuestros corruptos patrios, pero cualquiera que se acerque a las inmediaciones de la calle Serrano con Hmnos. Bécquer podrá comprobar que los diplomáticos de la Embajada de los U.S.A. se saltan a la torera el código de circulación español sin ser jamás multados, y nadie en Madrid se rasga las vestiduras por ello. Bastante tienen los pobres con atreverse a circular en nuestro caos, digo yo.

    ResponderEliminar
  2. Lo que me llama la atención es la proporcionalidad, es decir, curiosamente 9 unidades son capaces de corromperse el doble que 24 unidades, arrebatándoles así el primer puesto.
    Eso sí que es habilidad, cuasi elogiosa, es como el concurso de carros de la compra, que gana el que mete más valor del importe de la compra en menos tiempo, no todo el mundo vale ( ni para ser rico, al menos con la clase de un corrupto de toda la vida,yo creo que ya de debe nacer con ciertas cualidades innatas).

    Como decía G. Marx (vale ya sé que soy una pesadita, pero tiene más razón que un santo, de hecho le llamaría San Razón, si este santo existiera, si la Iglesia católica lo aceptara, y yo fuera creyente, circunstancias harto improbables las tres):

    "No permitiré injusticias ni juego sucio, pero, si se pilla a alguien practicando la corrupción sin que yo reciba una comisión, lo pondremos contra la pared... ¡Y daremos la orden de disparar!

    Como decía alguien:
    Lo importante no es ser un cabrón, sino un Señor Cabrón, que no es fácil.

    ResponderEliminar
  3. Aurora: Lo he comprobado ciertamente. Y le aseguro que pena, lo que se dice pena, no me dan mucha. Ya sabe, la vena anarquista hispana.

    ResponderEliminar
  4. Almantina: Hombre clar, si alguien te va a acuchillar, al menos que no le huela el aliento.

    ResponderEliminar
  5. Qué curioso, no hay ningún país anglosajón. Lo que son las cosas...

    ResponderEliminar
  6. ME ASOMBRA NO ENCONTRAR EN NINGÚN LUGAR A MÉXICO Y ARGENTINA
    He perdido las gafas?

    ResponderEliminar
  7. ¡Vaya hombre! Para algo en lo que teníamos posibilidades de quedar los primeros, hemos vuelto a fracasar. Porque si Dios ha muerto, sólo cuenta el ránking.

    ResponderEliminar
  8. Arrebatos: La lista, evidentemente se sigue. Remito a los interesados al enlace.

    ResponderEliminar
  9. Cacho de Pan: Había escrito una maldad y la he borrado inmediatamente.

    ResponderEliminar
  10. Claudio: Lo que más me fastidia es que los italianos estén por delante de nosotros.

    ResponderEliminar
  11. Hay que ser realistas: en lo que a corrupción hace, Italia aún nos lleva una de esas distancias que los periodistas deportivos llaman insalvables.

    ResponderEliminar
  12. Claudio: Te reto. ¿A qué no sabes que político italiano del siglo pasado dijo esto: “Queremos privar al Estado de todos sus poderes económicos. Basta ya del ferroviario estatal, del cartero estatal, del asegurador estatal. Basta ya de un Estado mantenido a expensas de los contribuyentes”?

    ResponderEliminar
  13. ¡Cachis la mar, qué listos son ustedes!
    Efectivamente, el 20-IX-1922 en Udine.
    ¡Ay liberalismo, cuántos crímenes se cometen en tu nombre!

    ResponderEliminar
  14. Bah, no me creo esa lista.

    Seguro que los más corruptos
    han pagado para no "aparecer".

    Quizá haya sido sólo "un accidente",
    incluyendo algunos países mencionados ahí arriba.

    ResponderEliminar
  15. Almantina: Pudiera ser, también, que en realidad los más corruptos sean, simplemente, los más madrugadores, que copan todos los puestos disponibles, de manera que los menos madrugadores no les queda otro remedio que aparcar en un parking. ¿A que no?

    ResponderEliminar

En desazón

Son las 7:00 de la mañana. El despertar del día me pilla con un libro sorprendente entre las manos, El hombre en desazón (gracias, Karl Mi...