martes, 25 de marzo de 2008

Rock around the towers

Ayer me fui a Sant Adrià.

Salí de Ocata a eso de las 5 de la tarde

El viento soplaba con fuerza, pero de levante, impulsándome. Ya volvería en tren.

A veces se formaban remolinos que arrastraban la arena de la playa contra los cuatro que andábamos a la intemperie y ya sabéis que la arena, tozuda, siempre encuentra la manera de llegar a donde no debe.

Los más listos aprovechaban el sol de la tarde resguardándose del viento.



O lo aprovechaban como aliado de sus aventuras.


El camino es una excursión por las varias caras de Cataluña, que aquí se dan juntas.


Finalmente las torres de FECSA. Esta playa, de muy mala fama, se llamaba hasta hace poco "de Chernobil".

A resguardo de las torres andaban hombres desconfiando de mi cámara... me imagino que suplicándose mutuamente un espasmo.


El Besós. Tres pescadores en las aguas calientes de la térmica. Fin del viaje.

12 comentarios:

  1. Luri...llámeme repelente pero eso no sería el Besós??

    ResponderEliminar
  2. Que buen viaje Señor Luri. Espero un dia baje hasta una de las mejores playas catalanas , al otro lado de Barcelona, acotada por el llobregat y el aeropuerto y disfrute de la tranquilidad que le da el oasis Pratense,
    un saludo

    ResponderEliminar
  3. Esas chimeneas tan criticadas algún día -o ya ahora- serán tan emblemáticas y monumentales como las del Paralelo. Paseo épico, por lo que veo en las fotos, muy bonitas.

    ResponderEliminar
  4. Júlia: Ya están reivindicadas como señas de identidad por los de Sant Adrià. Creo que hay un proyecto de transformarlas en viviendas... habrá que consultar con Celia.

    ResponderEliminar
  5. Las chimeneas de las fábricas son las catedrales del s.XX. No son sólo un símbolo de identidad, sino un punto de orientación y referencia.

    Si me apura, el minarete de la revolución industrial.

    Viviendas?
    Claro! Si Barba Corsini pudo montar apartamenos en las golfas de la Pedrera...
    Tendrían unas vistas geniales..ya me las imagino...Ikea rediseñaría todo su mobiliario para poder amoldarlo a las paredes curvas

    Por cierto, la playa del Prat es toda una joyita de tranquilidad, sobre todo ahora que sólo pasan aviones, y no te bombardean las pelotas de golf extraviadas.

    ResponderEliminar
  6. Las chimeneas, imaginanrio barcelonés, van siempre de tres en tres. ¿Qué clase de Trinidad representan?

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Ya había comenzado a amar Ocata, cuando me vi llegando a esta otra realidad. Y sin embargo me encantan sus paseos. Me recuerdan a aquellos míos... Sobre lo de los diez mandamientos... Yo necesitaría diez recomendaciones. Sí, también :)

    Besos
    KSNDR

    ResponderEliminar
  9. He olvidado escribir que este "descubrimiento" de la tierra en que se vive, basado en el paisaje que circunda al propio territorio, de enorme siginificación. Si los ojos son capaces, y son la fuente de la capacidad, de explicar la realidad que circunda, nada hay mejor que ver y mostrar como el paisaje se empeña en romper los imaginarios y mostrar realidades, que por subjetivas, no dejan de ser realidades.

    ResponderEliminar
  10. He paseado muchas veces por esas playas,cuando vivia en Badalona,hace ya 14 años las cambie por las de Calella,podria usted pasarse por ellas algun dia.

    ResponderEliminar

El olvido del don

 En El Subjetivo