lunes, 3 de marzo de 2008

Pla , Platón, Cela.

Me encuentro con que Les Gates Maules hablan de Pla inmediatamente después de leerle a Josep Maria Espinàs esta anécdota que alguna cosa tiene a ver con lo que estos días hemos estado tratando por aquí:

“En una de estas visitas [de Pla] a Edicions Destino explicó que guardaba un billete de mil pesetas entre las páginas de un libro de Platón, y que un día se encontró con que el billete le había desaparecido. Solamente podía haberlo cogido la mujer que hacía periódicamente la limpieza de la casa, y remató la historia con estas palabras: ‘Nunca hubiera dicho que a mi criada le interesaba Platón’”


Y, ya que hablamos de literatura y dinero, no puedo evitar recordar también esta anécdota que cuenta Espinàs sobre Cela. La resumo un poco:
“Cela, a veces, tenía alguna cosa de señorito. Y una tendencia, que con frecuencia estaba relacionada, a la proclamación de la actividad del sexo. Alguno hizo correr –quizás él mismo- y quién sabe si es verdad, que cuando practicaba el acto sexual, en el momento de eyacular gritaba ‘¡Viva España!’. En cualquier caso recuerdo muy bien una noche, cuando después de cenar con él (…) cuando estábamos a la puerta de su hotel y se suponía que iría a dormir, Cela me pidió quinientas pesetas, haciéndome entender que quería ir de putas.
(…)
Habíamos quedado que al día siguiente pasaría por su hotel (…). Lo encontré estirado en la cama. En la mesilla había un billete de quinientas pesetas. 'Cógelo', me dijo, 'y gracias por el préstamo'.
Me tendría que excusar por mi hipótesis: tuve la impresión de que aquel billete era el mismo que yo le había dejado (…). Naturalmente no puedo estar seguro y en cualquier caso valía la pena el engaño, si es que había alguno, para escuchar la explicación que me dio el genio que estaba estirado en la cama: ‘Estoy muerto, Josep Maria. Ayer fue terrible, me tocó una puta gimnástica.’”

12 comentarios:

  1. Sabiendo otras cosas de Pla, incluso sospecho que la señora de la limpieza debió interesarse por Platón motivada por la morosidad y tacañería del escritor...

    ResponderEliminar
  2. Sin duda, Júlia. Menos mal que podemos disfrutar de la lectura de las obras de un gran escritor sin necesidad de convivir con ellos mientras las leeemos.

    ResponderEliminar
  3. Siempre con la mujer de la limpieza, y los Albertos en la calle, País.

    ResponderEliminar
  4. Sería fácil para la buena mujer (en el caso hipotético de que esa no fuera una mentira de Pla para llorar su pobreza) pensar en donde el escritor escondería algo de valor que no quería que ella encontrara. En el libro más difícil, se diría. Y allá que se fué a buscar a Platón, lo que en si demuestra, a modo de ejemplar conclusión que lo más valioso está en Platón, dejando de lado otras cosas más nuevas.

    ResponderEliminar
  5. Se puede escribir 50 libros y ser tacaño? Se puede salvar un mundo que ya no existe? Tacaño Pla? No fotem!

    ResponderEliminar
  6. Decía el insigne hispanista y profesor Fernando Valls que la lista de rarezas de los escritores españoles es larga. Por ejemplo, Ramón Gómez de la Serna tenía un maniquí de cera en su despacho al que vestía y desvestía http://www.geocities.com/greguerias/fotos1b_01.htm
    O de Luís Buñuel decía que era tan celoso que le tenía prohibido a su mujer abrir la puerta de su casa a nadie cuando él no estaba.
    De Pla explicaba un periodista muy fan que afirmaba que los más roñicas de Europa eran los italianos y el plumilla asegura que durante unas vacaciones lo pudo comprobar. En fin, verdad es que una cosa es la obra de arte y otra muy distinta el artista. Gracias por la cita, señor Luri.

    ResponderEliminar
  7. Jesus me gusta tu comentario.
    Una vez vi un video de una entrevista a Josep Pla en los años 70 en TVE, y me deslumbró su aspereza y contundencia en sus comentarios. Radicalemente sincero y subjetivo, me marcó que le voy a hacer.
    Buenas tarde Gregorio, soy un aprendiz suyo de hace 3 años, en ESDi, como pienso que la politica es una ramificacion fundamental de la filosofia le comentaré libremente, (algo bueno tenia que tener la globalizacion) que me motiva la valentia de Rosa Diez y deposito mi voto a ella. Yo no creo en los heroes, ni salvadores pero si en las personas sinceras que son capaces de romper sin debilidades.

    ResponderEliminar
  8. Mezclando las dos historias se podría hacer un Personaje:La Puta Plutocrática, especializada en filósofos y escritores fanfarrones.

    ResponderEliminar
  9. Por cierto, y hablando de Pla, parece que va a abrir un blog.

    ResponderEliminar
  10. Arrebatos: está abierto hace años: El Cuadern Gris

    ResponderEliminar
  11. Sí Don Luís, pero la "curiosidad" es que se va a publicar en formato blog, noventa años después, respetando las fechas de publicación de cada post con las fechas de las anotaciones que Pla hizo en su diario.
    Quizás con esto consiga más lectores, lo que es bueno sobretodo para estos lectores, que al Cuadern gris ni falta que le hacen.

    ResponderEliminar
  12. Me pregunto si se hará esto mismo con otros célebres "blogs". Estaba pensando en Cortázar, en su 'Vuelta al día en ochenta mundos' o sus 'Argonautas de la cosmopista'.
    Sería interesante revivir el "día a día" de sus anotaciones.

    ResponderEliminar

Días de lluvia

Días de lluvia caprichosa. Unas veces, sorda y monótona; otras, violenta, con fuertes ráfagas de viento, que ha llenado las aceras de hojas...