viernes, 28 de marzo de 2008

Invitación a una noche de primavera


De adolescente quería escribir "La dama de las camelias", y me puse a ello varias veces, pero ninguna de mis versiones lograba superar al original y el esfuerzo me fue hundiendo en la decepción hasta que decidí que lo mío era la poesía. Y entonces escribí un largo poema sobre una lechuga paranoica. Aquello me gustó. No en vano -lo dice Gil de Biedma- el juego de hacer versos está muy emparentado con el otro vicio solitario (con "t"). La musa poética me abandonó cuando me entró el vicio solidario (con "d") y decidí que tenía que leerme -aún no había cumplido los veinte años- "Materialismo y empirocriticismo" del camarada Vladimir. La verdad es que no encontraba mucha diferencia entre este libro y "El Ulises" de Joyce. En estos enjambres existenciales andaba cuando topé con una crítica de un disco que decía: "Han abandonado la estética para hundirse en lo real". La firmaba José María Íñigo y se refería a Led Zeppelin. Y así llegué a Dios. Nunca he perdido esta fe. "Abandonar la estética para hundirse en lo real" se me antojaba un magnífico proyecto vital. Hasta que me enamoré y la estética se convirtió en lo real. ¡Qué biografía más rara!

Por cierto, ¿se han fijado que a "solitario" le separa de "solidario" un mero matiz fonético?

Todo lo que he contado hasta aquí no es en realidad sino una manera sesgada de presentarme como poeta de una noche de verano.

Una noche de verano de hace ya unos cuantos años me desperté sobresaltado, con la cabeza llena de versos en catalán. ¡Lo juro! ¡Tal cual! Este sí que era un enjambre, pero de eses sonoras y es abiertas. Armaban tanto jaleo que tuve que levantarme a escribirlos para poder reconciliar el sueño. Poco después me daban un premio de poesía. "L'espurna del Clot". ¡En catalán! El librito, con el título "Esbós del vol de l'àliga" fue editado por Columna y creó que vendió algún ejemplar, pero no estoy muy seguro.

No he vuelto a escribir más versos, porque ahora mis desvelos son, por desgracia, más prosaicos (si exceptuamos mi interés por las manoletinas de la Bruni), pero me reconcilié con la poesía.

En realidad tampoco quería hablar de nada de esto, sino de esta noche de primavera.

Todo esto es una invitación a venir hoy a las 9 al Casino del Masnou. Hay un recital poético y, para postres, fideuá y cava.


Lo confieso:
no he sido del todo sincero.
Tengo un título para un poemario futuro:
"Este no es un buen lugar para comprar un pollo".
Una noche de estas escribiré el primer verso.

24 comentarios:

  1. la primera wooowww! regreso de vacaciones y entro a saludarle...

    me he leìdos sus ùltimos posts
    y descubro que su ejercicio narcisista, monocolor y gazmoño, de erudición pedantesca , se encuentra bastante "alivianado"
    (ligero,light) cosa que me llena
    de agrado.

    Muchos besos y quiza me permita sugerirle la primer estrofa a su futuro poemario ,jeje .

    un muy muy muyyyy apretado abrazo
    con todo mi afecto!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Sí pero, señor Luri, ese poeta que lleva en su interior... ¿recitará esta noche o no? ¿Quizá después del cava y la fideuà abrazando una farola?

    saludos cordiales y hasta esta noche, que puede ser muy grande.

    He hablado con los amigos de L'hora del lector y me temo que la revolución no será televisada. Què hi farem.

    salut!

    ResponderEliminar
  4. Desde l'aliga al pollo hay un largo trecho. Si tenemos en cuenta que el primer proyecto tenía que ver con lo vegetal, sería necesario un analista para tratar de comprender porque esa relación de cercanía-lejanía con la poesía, la metamorfosis de las ideas y sobre todo la degradación en la fauna y el tiempo, o el ascenso porsaico hasta el pollo, que por cierto cocino magníficamente en una receta a lo oriental que me he inventado y hace las delicias de los que me visitan.

    ResponderEliminar
  5. ¿Cuando empezó a leer Materialismo y empirocriticismo una de las primeras cosas qué hizo no fue preguntarse que pintaban los machistas en todo el asunto?

    L. de A.

    ResponderEliminar
  6. She: Recibo su afecto encantado. Yo, pobre de mi, padezco un déficit afectivo congénito y no sé qué es estar satisfecho de afecto.

    ¿Qué tal las vacaciones?

    ResponderEliminar
  7. Subal: Cuando termine el poemario "Este no es un buen lugar para comprar un pollo". Antes, imposible.
    Los de la hora del lector se lo pierden. Pero creo que estarán otras televisiones.

    ResponderEliminar
  8. Luis: La poesía culinaria y la gastrosofía son mis devociones. Tendremos que hacer algo al respecto.

    ResponderEliminar
  9. Lope: Le voy a confesar a usted un secreto. Yo leía al mismo tiempo "La inmaculada concepción" de André Breton y "Materialismo y empirocriticismo" de Lenin. Y no entendía absolutamente nada ni de uno ni de otro. Así que jugaba a leer una página de uno y a continuación una página de otro. Desde entonces tengo a Lenin por un gran escritor surrealista (no se lo cuente a nadie, por fa).

    ResponderEliminar
  10. Es que Lenin es un gran escritor surrealista. ¿Qué pensaba?

    ResponderEliminar
  11. Me tomé la fideuá para comer, o sea que no pienso repetir la fideuá para cenar. Como no me invitaron ni de rapsoda ni de público, no pienso ir a Ocata. Y eso que me queda cerquita. Que les den.

    ResponderEliminar
  12. Pobre Ocata sin la presencia del gran Iñatze!

    ResponderEliminar
  13. La fideuá, me recuerda a unn "fideo asustao". y ahora ya e imagino la cara que debe poner un fideo asustao, viendo el ker-eto del mayor de los hermanos DalTon

    ResponderEliminar
  14. ¡Gregorio!
    ¿Cómo nos invitas tan tarde?
    Me hubiese encantado ir y conocerte, será con el próximo libro. Todo lo mejor para tí esta noche.

    ResponderEliminar
  15. De adolescente quería escribir "La dama de las camelias"

    Yo lo hice!
    Eso sí, tardé dos semanas en copiar toda la novela, ncht!

    Todo esto es una invitación a venir hoy a las 9 al Casino del Masnou. Hay un recital poético y, para postres, fideuá y cava

    Qué alegría me da leer esto a las 23:25 de la noche...

    Voy pa'llá, a lo mejor con algo de suerte aún quedan fideos de esos!

    :]

    ResponderEliminar
  16. ¡Y yo que venía justamente a por el pollo!

    ResponderEliminar
  17. Al final no ha habido fideuá, que al cocinero que se había comprometido a hacerla en el último momento le ha dado por hacer otra cosa. En Ocata somos así, un poco veletas.

    ResponderEliminar
  18. Rita: Tendremos muchas más oportunidades para vernos, sin duda. Gracias.

    ResponderEliminar
  19. Renton: De saber que estaba dispuesto a venir lo hubiese puesto en la lista de recitadores. No sabe usted con cuánta devoción lo leo.

    ResponderEliminar
  20. Ese pollo, Isabel, cantará algún día, de eso no hay duda. ¿Pero cuándo?

    ResponderEliminar
  21. creo Don Gregorio, conreferencia al título de Poemario despues de pollo, deberia venir una coma i la palabra viejo.
    Lo mio és peor, queria escribir y superar Madame Bovary y esto ya es grave. Creo.

    ResponderEliminar
  22. El Camus que escribió "Jonas" bien sabía la poca distancia que separa al solitario del solidario, casi imperceptible se diría.

    ResponderEliminar
  23. Como decía Durrell: "Un poema es lo que sucede cuando una ansiedad encuentra una técnica". Abrazos.

    ResponderEliminar

Otra caída

Ya les he contado a ustedes alguna vez que me caigo con frecuencia. Un problema del oído interno me impide llevarme del todo bien con el sen...