jueves, 27 de marzo de 2008

La bonita historia de la oxitocina

“Pus bien, durante el orgasmo, tanto el hombre como la mujer producen oxitocina, lo que sólo puede explicarse como un mecanismo para estabilizar las relaciones de pareja”
J.A. Marina, “Las arquitecturas del deseo”, p. 152.

O sea que mis 30 años de matrimonio (que dicen mis hijos que somos una vergüenza para ellos, porque todos sus amigos tienen varios padres y/o varias madres y ellos sólo un padre y una madre) se deben a la oxitocina.

“Cariño, te prometo fidelidad hasta que la oxitocina nos separe”.

Claro que si la oxitocina se genera en la refriega sexual, la falta de oxitocina sólo puede deberse a la falta de sexo. De ahí se pueden deducir varias conclusiones:

  • El sexo fomenta la fidelidad.
  • Antes de prometer fidelidad a alguien hay que garantizar una abundante práctica sexual, porque se es más fiel a alguien después que antes de haber mantenido relaciones sexuales (y don Juan sin enterarse).
  • No te creas las promesas de fidelidad de nadie. Limítate a medirle su capacidad para segregar oxitocina.

Pero en realidad lo que me interesa de la tajante afirmación de Marina no es su indudable potencial humorístico sino el “para” (“para estabilizar las relaciones de pareja”) que introduce una causa final en la generación de la oxitocina por parte de la naturaleza. Este "para" reverdece la tesis aristotélica de que “la naturaleza no hace nada en vano”.

La introducción del teleleologismo en la naturaleza es una reivindicación, consciente o inconsciente, de la providencia divina: puro estoicismo. Yo no sé si la ciencia de hoy es o no neo-estoica, pero oyendo hablar a muchos de sus divulgadores, no hay duda de que creen en la existencia de una mano oculta en la naturaleza capaz de enderezar entuertos. Nietzsche les tomó el pulso perfectamente. Desde mi punto de vista la afirmación nietzscheana del eterno retorno de lo mismo no es sino una manera radical de situarse polémicamente contra la idea de la providencia, en cualquiera de sus formas.

Es más consolador imaginar a la naturaleza como un arquero certero, que siempre actúa con la mirada fija en un blanco (un “para”) que como un arquero ciego y mareado.

35 comentarios:

  1. Y a mí que la ginecóloga me dice que tengo la oxitocina por las nubes por culpa del stress... por mucho sexo seguro que no es...

    ResponderEliminar
  2. La cuestión es: ¿tenemos manos porque somos inteligentes o somos inteligentes porque tenemos manos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la primera, teneos manos porque somos inteligentes, y esto se debe a que nuestros antepasados le dieron utiliad a las manos y a partir de la evolucion se desarrollo, sostenida por la ley de uso y desuso

      Eliminar
  3. Don Gregorio, sin embargo existe, no se si tiene algo que ver el Gen egoista.

    ResponderEliminar
  4. Je, la llamada "molécula de la monogamia" ...

    ResponderEliminar
  5. Deber la ternura que uno siente hacia el otro a la oxitocina es ujna aportación de este Café que desbarata mis principios. Imagino, en consonancia con uno de tus últimos post a Jesús diciendo: "oxitocinaos los unos a los otros" o al mismo Dios "creced y oxitocinaos".

    Yo, con ese nombre no hubiera hecho nada de nada, me refiero a mis dos hijos. ¿Cómo les explico ahora que no son resultado del amor, sino de la oxitocina?

    Cloaro que, hablando en serio, toda función natural tiene una explicación de alcance místico.

    ResponderEliminar
  6. Será por eso que la malfollá que hay en mi oficina es tan asocial... por no decir arisca y borde.

    ResponderEliminar
  7. Se sabe que la oxitocina está muy relacionada con la relación madre-hijo, y con la fidelidad. Es un hecho biológico. Es cierto también que la presencia o no de esta hormona, en cierta dosis, predice el comportamiento monógamo o polígamo.

    Hay que prescindir de las afirmaciones de Marina. Tienes razón que tienen un sesgo teleologista.

    Pero es que la selección natural es oportunista, no teleológica ni providente. Para la "naturaleza", la moral burguesa no es un destino. Para explicar por qué los hombres son monógamos seguramente hay que recurrir a hipótesis de selección multinivel, incluyendo la selección de grupo (la moral "burguesa" aumenta la eficacia biológica del grupo, frente a otros), por lo que la oxitocina es necesaria pero no suficiente. Pero es necesaria, eso sí.

    ResponderEliminar
  8. Por cierto. Un ejemplo de que la moral burguesa no es un destino, es precisamente el de los ratones de montaña y pradera. Los machos de un grupo, con bajos niveles de oxitocina, son promiscuos y polígamos. Los machos de otro, bien cebados de oxitocina, son delicadamente fieles. Todos se adaptan muy bien al medio.

    ResponderEliminar
  9. Fromm dice (no lo dice con estas palabras) que nuestras reservas de oxitocina son inagotables mientras sepamos como amarnos a nosotros mismos. Ya empezando por ahí. La oxitocina está presente entre las relaciones entre el bebé y la madre. Si es un componente del confort cálido que produce el amor.

    De lo que usted habla don Gregorio, la fidelidad, eso no debe explicarse científicamente. Porque es la parte espiritual del compromiso.

    Por cierto, que menudos líos en que me ha metido a mí la producción coordinada de oxitocina con otro...

    KSNDR

    ResponderEliminar
  10. Goyo, ets tu? El Goyo? Ahir vaig llegir troban-te per sorpresa el teu article de La Vanguardia. Li he vingut a ensenya a la Lia i ha dit "mirem si té un blog". I t'he trobat.
    Res, un plaer haver-te llegit i una grata sorpresa haver-te trobat. T'anirem visitant.
    Abel i Lia

    ResponderEliminar
  11. Anónima (supongo): La oxitocina es un mundo.

    ResponderEliminar
  12. Tumbaíto: De lo que no tengo duda es de que no tenemos manos PARA ser inteligentes.

    ResponderEliminar
  13. Ruben: Yo con el gen egoísta no me trato, que es muy suyo.

    ResponderEliminar
  14. Luis: Oxitocina soy, mas oxitocina enamorada...

    ResponderEliminar
  15. Arrebatos: Sin duda. Puedes llamarla suboxitocínica.

    ResponderEliminar
  16. Eduardo: Ya sabes que para mi el mundo de las cosas humanas es irreductible a explicaciones biologistas. Entre otras cosas porque en el mundo de las cosas humanas también hay que contar con lo que la gente cree. En el fondo, el hombre es el animal que se cree inteligente.

    ResponderEliminar
  17. Kasadra: Feliz producción coordinada de oxitocina.

    ResponderEliminar
  18. POR CIERTO: ¿El onanismo compulsivo aumenta la fidelidad de uno consigo mismo, es decir, la coherencia?

    ResponderEliminar
  19. Abelunimbus: Una forta, forta abraçada a tots dos.
    Per cert, Abel, tu que ets un polític amb autoritat: Que he de fer per visitar la Cartuja de Montalegre?

    Lia: Que tal la filosofia?

    ResponderEliminar
  20. Quizás un día os hable a todos de Abel (abelunimbus): el único místico que he conocido... e incluso estimado. Juro que lo he visto levitar.

    ResponderEliminar
  21. ¿Quiere, Don Gregorio, que le diga como es Montalegre?

    Bueno... ¡Para qué! Seguro que sus amigos políticos le consiguen "pases".

    (Lo lleva claro.)

    ResponderEliminar
  22. Tumbaíto: Estaría encantado de visitar Montalegre con usted.

    ResponderEliminar
  23. Seguramente me estoy metiendo donde no me llaman (pido disculpas de antemano), pero creo que la historia de la oxitocina tiene bastante base y aplica a muchas especies de mamíferos (en otras la nuestra).
    Más sobre la dichosa molécula:

    http://pablorpalenzuela.wordpress.com/2007/11/09/las-malhadadas-novias-taiwanesas/
    http://pablorpalenzuela.wordpress.com/2007/10/26/besame-mucho/

    ResponderEliminar
  24. No, don Gregorio. Los líos son en pasado. Van a quedarse en pasado. Y lo de lo espiritual... no es con cualquiera. Eso seguro. Vamos, que no .
    KSNDR

    ResponderEliminar
  25. Te leí en La Vanguardia. A veces te visito y te leo, aunque nunca había dejado comentarios. Me gustó tu escrito sobre la educación. Tantos pensamos igual...

    Un placer leerte. Volveré, si se me permite.

    ResponderEliminar
  26. hola goyo!! soc la lia, que tal? espero que molt be, ha sigut una sorpresa trobar el bloc, hi ha coses molt interessants...
    amb la filosofia bastant bé, vaig fent, amb calma, pero ja estic a tercer, i la veritat es que ara ja es posa mes interessant, pero com que també estic estudiant piano no li puc dedicar molt de temps, doncs la musica també me'n demana molt, pero anem fent.
    bueno, m'ha encantat tornar a tenir noticies teves.
    fins ara!

    ResponderEliminar
  27. Pablo: Bien venido y puede usted meterse hasta donde le de la gana. Yo visito con frecuencia su blog.
    Ya verá usted: yo es que tengo la manía de que la ciencia no es suficientemente científica al tratar a las cosas humanas porque se olvida de que las creencias son un hecho. No pongo en duda que, como usted resalta en su blog "la razón es un producto de la evolución", lo que pasa es que hay muchas maneras de entender ese "producto". Von Foerster hablaba del "order from noise", que es un orden que no es explicado por el ruido, aunque provenga de él. Aquí podría extenderme mucho pero, en resumen, desde mi punto de vista, una postura naturalista coherente sobre las cosas humanas debería aceptar la posibilidad de que estas fueran noéticamente heterogéneas; es decir, que requirieran una comprensión específica, diferente a la de las demás cosas.

    ResponderEliminar
  28. Kasandra: que los líos del pasado también nos lían...

    ResponderEliminar
  29. Arare: Gracias mil... compartimos el mismo mar...

    ResponderEliminar
  30. Lia: espero que ara ens veurem sovint.

    ResponderEliminar
  31. Vull dir: que ens creuaren per aquests blogs de Deu... ¡he vist la teva foto a la "susietat"! ¡Que bufones!

    ResponderEliminar
  32. ¡Pero si así es como se realiza la "educación para la ciudadanía"! Y así se alimenta: tomando de la ciencia un descubrimiento (incluso una evidencia, que a veces no es sino un resultado conseguido con "mucho esmero") y extrapolando de ello un sistema dogmático. Ahí está el quid y no en el grado de coincidencia sobre si el caballo de San Martín era blanco.

    ResponderEliminar

Nada nuevo...

"La pedante pedagogía -no olvidemos que pedagogía, pediatría y pedantería tienen la misma raíz..." José María Pemán en el pró...