lunes, 19 de febrero de 2007

Futesas XIII

I

"Producir tanta felicidad como podamos, e impedir la miseria, es el propósito más adecuado y el fin de la verdadera moralidad y la verdadera religión"
He encontrado esta frase en un diálogo imaginario entre David Hume y John Home que forma parte de las "Conversaciones imaginarias" de Walter Savage Landor (Cátedra, 2007). La obra me ha llegado esta mañana por correo. Ha sido una agradable sorpresa. Sus editores son Javier Alcoriza y Antonio Lastra. ¿De dónde saca esta pareja tiempo -porque sabiduría y capacidad les sobra- para hacer tantas cosas como hacen y hacerlas, todas, tan bien? ¡Mi homenaje, retorcidamente ponzoñoso! Evidentemente la frase la dice Hume.

II

"Si realizas algo bueno con fatiga, la fatiga se va, lo bueno se queda. Si haces algo vergonzoso con placer, el placer se va, lo vergonzoso se queda".
Estas palabras del estoico Musonio me gustan. Especialmente porque las encuentro en las antípodas de la pedagogía moderna.

III

Al filósofo cínico Peregrino le dediqué un post en su momento, cargando las tintas en los aspectos más hiperbólicos de su agitada vida. Sin embargo Aulio Gelio, que fue su discípulo, lo trata en sus Noches áticas de "varón grave y constante". Añade que "se alojaba en un tugurio fuera de la ciudad de Atenas" y que cuando lo visitaban, "frecuentemente", "le escuchábamos decir muchas cosas de modo provechoso y honesto". Me tiene intrigado, este Peregrino.

IV

Sobre el concepto de "humanitas", dice Aulio Gelio que no significa lo que el vulgo cree, es decir, una "cierta bondad y benevolencia respecto a todos los hombres indistintamente", sino "educación y formación en las buenas artes". Y explica así estas palabras:

"Quienes sinceramente anhelan y buscan estas artes, esos son sobre todo los más humanos (humanissimi): en efecto, el interés y la instrucción en esa ciencia han sido dados únicamente al hombre, de entre todos los seres animados; por ello ha sido llamada humanidad (humanitas)".
V

Eurípides:
"Callar cuando es menester y hablar cuando es prudente."
VI

Crisipo sobre la justicia:
"Se dice que es virgen como símbolo de que es incorruptible y de que jamás se entrega a los malhechores, y de que no acepta ni palabras especiosas, ni ruegos y súplicas, ni adulación, ni cosa alguna de ésas; conforme a ello, es representada sombría, con rostro contraído y mirada ardiente y penetrante, para que inspire terror a los injustos y confianza a los justos, al ser su rostro, para éstos, benigno; para aquellos, hostil."

11 comentarios:

  1. Mail de Antonio Lastra: "Obviamente tenemos dones sobrenaturales, querido Gregorio: hemos nacido creyentes, como decía Emerson. El libro de Landor es inapreciable."

    ResponderEliminar
  2. ¿Se puede violar a/no-a la Justicia? Luri, esto de trasnochar me hace perder un poquito el norte.

    ResponderEliminar
  3. Lo de Musonio: genial y tan simple.

    ResponderEliminar
  4. Mar: Si uno lee la prensa hay días en que es difícil sentirse ptimista respecto a la integridad de la Justicia.

    Lo de Musonio, como tu dices: la elementalidad que se nos ha hecho excéntrica.

    ResponderEliminar
  5. Es bueno compartir lo bueno...
    Las frases escogidas demuestran que el ser humano a lo largo de su historia siempre ha tenido quién le marque derroteros con sabiduría. Creo que en algún rincón del cerebreo todos las tenemos guardadas en la memoria de la especie... Aún no hemos encontrado la fórmula para tenerlas a todas presentes y por eso cometemos tantos errores...
    Eurípides dice lo que necesito bastante a menudo, pero lo recuerdo demasiado tarde... Ni los años que me pasan atemperan mi impulso de decir las cosas.... (Bueno, un poco sí. Tampoco es para escandalizarse... je, je).
    AL llegar a tu bitácora, sé que siempre tendré una enseñanza de venida de buenas y jugosas lecturas que antes de Internet vivieron vedadas en muchos rincones del mundo similares al mío.
    Saludos.
    Te sigo leyendo.

    ResponderEliminar
  6. Si tuviera aquí delante a Eurípides le pediría consejo: cómo distinguir cuándo es prudente callar y cuándo necesario hablar. Besitos, guapo.

    ResponderEliminar
  7. La primera sentencia (probable de Hume) me lleva de inmediato a aquellas constituciones del siglo XIX, cuya misión primordial era ser "benéficas" y cuidar de la "felicidad" de los ciudadanos. Una enorme dosis de ingenuidad en quienes las escribieron y en los filósofos que las alumbraron nos las convierten hoy en papel para la colección.

    No puedo por menos que citar el artículo 13 de nuestra PEPA, en el que se lee:

    13. "El objeto del Gobierno es la felicidad de la Nación, puesto que el fin de toda sociedad política no es otro que el bienestar de los individuos que la componen"

    Por otra parte y al rebufo del magno Eurípides, recuerdo un dicho, despiadamente manoseado por Franco, pero muy interesante, que es: "el hombre es dueño de sus silencios y esclavo de sus palabras".

    ResponderEliminar
  8. Diana: Muchas gracias por tu amabilidad, que sé que es sincera. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Isabel: Seguro que te contestaría que en caso duda conviene elegir el silencio.
    ¿Qué tal Peregrino, el filósofo cínico?

    ResponderEliminar
  10. Luis: y parece que ese es el lema de cabecera de Montilla. Como ciudadano de a pie, se lo agradezco.

    Respecto a los fines del gobierno, efectivamente, ahora cualquier gobernante te diría que su propósito no es garantizar la felicidad de nadie sino fomentar su bienestar. Yo no estoy seguro de que hayamos salido ganando.

    ResponderEliminar
  11. hola soy vir ...hey alguien sabe quien es aulio gelio? y que escribio en "noches aticas" (sint'eticamente..?? porque sino es un capitulo de cortazar que me queda ahi colgando con un millon de significados,,,, acaso no era eso lo que el queria..?? ba no se pero quiero saber igual..lalal ah otra cosa que es "contra negantem principia non est disputandum"
    ????? el otro dia ..estm ayer...vi un diccionario latin espanol pero salia un huevo asi que no lo compre

    ResponderEliminar

La cortesía

Hay un singular placer en hablar bien en público de alguien que ha hablado mal de ti en privado... y que seguramente te está oyendo. Es una ...