sábado, 7 de marzo de 2015

Hechizo contra las migrañas

En mi afán por contribuir al bienestar tanto corporal como espiritual de la muy noble y leal clientela de este Café de Ocata, he considerado que podría ser de alguna ayuda poner a su disposición un hechizo griego encontrado en un manuscrito del siglo XVI que se conserva en la Biblioteca Nazionale Marciana de Venecia. 

Hechizo contra la migraña:
La Migraña salió del mar enfadada y con ganas de dar guerra y nuestro Señor Jesucristo vino a su encuentro y le dijo:

“¿A dónde vas, migraña, con intención de provocar dolor en la cabeza, en el cráneo y en los ojos, inflamación, lágrimas, leucoma y mareos?”

Y la migraña respondió a nuestro Señor Jesucristo:

“Voy a aposentarme en la cabeza de Tu siervo Fulano de Tal”.

Y nuestro Señor Jesucristo le dijo:
“No se te ocurra ir a importunar a un siervo mío, vete si quieres a las montañas y métete en la cabeza de un toro. Allá podrás comer carne, beber sangre, herir los ojos, hervir y retorcerte. Pero si no me haces caso, acabaré contigo haciendo arder la montaña donde ningún perro ladra y ningún gallo canta”. 

Tú que has puesto límites al mar, detén el dolor de cabeza y el dolor en el cráneo y entre los ojos y en los párpados y en la médula de tu siervo, Fulano de Tal.”

Y por si acaso el primer hechizo no funciona, aquí tienen este otro:

2 comentarios:

  1. Ha llegit això? http://www.elconfidencial.com/ultima-hora-en-vivo/2015-03-05/los-jesuitas-eliminan-las-asignaturas-examenes-y-horarios-de-sus-colegios_512941/

    M'agradaria saber la seva opinió. Moltes gràcies per adelantat.

    ResponderEliminar
  2. Ya que hablamos sobre las migrañas ¿Crees que los suplementos de la enzima DAO pueden servir para combatirlas? Es muy duro para los que vivimos con esta dichosa molestia (enfermedad), ya no se sabe a qué o dónde recurrir. Muy chulo el extracto del post, por cierto :)

    ResponderEliminar

Pensar, II.

 1 No suelo utilizar la expresión "pensamiento crítico" porque hace tiempo que descubrí que solemos entender por tal el pensamient...