Espías y menestra

Estoy en una ciudad aragonesa hablando de mis espías con un pariente muy cercano  de una de ellas. Hemos cenado menestra de verduras, cordero lechal, natillas y para postres ha habido fotos, muchas fotos; documentos, muchos documentos; anécdotas, muchas anécdotas y más de una sorpresa importante, por ejemplo, que en 1973, Caridad Mercader seguía cotizando religiosamente en el P.S.U.C.



Y no os pienso contar nada más... hasta que una década de estas, publique mi libro.

Comentarios

Entradas populares de este blog

In girum imus nocte et consumimur igni

La lechuza de Minerva

Conclusiones provisionales sobre la educación telemática