miércoles, 12 de marzo de 2014

Un día completo



Por la mañana he recibido el nuevo libro y me he llevado una alegría, por la tarde he dado una conferencia en Matadepera y me lo he pasado en grande y por la noche, al llegar a casa, me he encontrado con un impresionante dossier sobre mis espías que me envían desde Moscú (acordarme de hablar bien de los rusos) y que, entre otras muchas sorpresas, incluye una carta de Caridad Mercader a Dimitrov que no tiene desperdicio. Me resisto a irme a dormir, para que no se acabe el día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ahora es cuando tengo miedo

Hace unos días, cuando aún me llevaba bien con la verticalidad, contemplé horrorizado uno de los espectáculos más lamentables que he visto ...