sábado, 28 de agosto de 2010

El desamor platónico


Sigo con mi campaña contra los manuales de Platón. Ahora con la siguiente referencia al desamor.

"Cuando un enamorado deja de serlo, se convierte en otro [hemos de suponer que ya no puede reconvertirse en aquel que era antes de enamorarse] y entonces se siente incapaz de cumplir los juramentos y promesas que hacía con tanta convicción mientras duraba la pasión [y lo mismo podemos decir del apasionado respecto a su estado anterior]. Pero ni aunque las cumpliera sería el de antes. No puede convertirse de nuevo en él" (Fedro 241 a-b).
Tengan en cuenta estas palabras los que tanto hablan del amor platónico.


14 comentarios:

  1. "Creo firmemente que la vida es algo terrorífico e inestable"
    "La única manera de sobrevivir es engañándose a uno mismo. La gente está desesperada por encontrar algo en lo que creer".

    Woody Allen en El País

    ResponderEliminar
  2. Claudio: El Woody éste nos copia vilmente.

    ResponderEliminar
  3. ¿No es éste el discurso que Sócrates pronuncia con la cabeza cubierta -sospechamos que se rie de sus propias palabras?

    ResponderEliminar
  4. ¿o es el anterior de lisias en boca de Fedro?

    ResponderEliminar
  5. Serenus, lo verdaderamente relevante, a mi parecer, que estas palabras no son muy diferentes de las de Diotima en Banquete 207d-208b:

    La continuidad de la existencia mortal sólo puede perseguirse a través de la procreación. En nuestra vida siempre hay algo nuevo en proceso de sustituir a algo viejo, incluso en el momento en que decimos que un ser vivo es él mismo (tò autó), esta cambiando. Los hombres no poseemos siempre lo mismo (tà autà), aunque digamos que somos el mismo, sino que constantemente estamos perdiendo algo y renovándonos en los cabellos, la carne, los huesos, la sangre y todo el cuerpo. Lo mismo le sucede al alma, que continuamente renueva sus costumbres, su carácter, opiniones, deseos, placeres, tristezas, temores. Nadie posee siempre un idéntico estado de ánimo. Pero lo más desconcertante (atopôteron) es que nuestros conocimientos también están continuamente naciendo y pereciendo, por tanto “ni por nuestros conocimientos somos siempre los mismos (hoi autoí) (208 a). Siempre estamos olvidando e implantando nuevos recuerdos en el lugar de los que nos abandonan, salvando así el conocimiento, que de esta manera parece idéntico al de antes. “Así se conserva todo lo que es mortal; no con la perdurable identidad propia de lo que es divino, sino con la sustitución de aquello que se va y que se ha hecho viejo por una cosa nueva igual a la que existía. Con esta astucia (mêkhanê), Sócrates –dijo Diotima-, lo que es mortal comparte (metékhei) la inmortalidad tanto en lo referente al cuerpo como a todo el resto”.

    ResponderEliminar
  6. Hay dos procesos para seguir mintiéndose: el arte o enamorarse de nuevo. El artista es sospechoso y el otro sistema se denomina "monogamia sucesiva". Tampoco está muy bien visto...

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. (...)
    Es cosa de gusanos de seda
    segregan tenues hilos de oro
    con los que van edificando
    su alcázar, cárcel, túmulo,
    su oscuridad definitiva
    se desangra en oro, resignado
    a no ver desde fuera nunca jamás su obra concluida.

    Un día despierta algo en el recinto silencioso
    -resurrección o transfiguración-
    ya no es el tejdor apresurado de la saliva de oro
    sino una mariposa, torpe y gorda,
    que ni siquiera lo recuerda
    (igual que el cuerpo no recuerda
    el alma que era suya antes de que él naciera).
    la nueva criatura nace a cambio
    de destruir lo que fue la razón de vivir y de morir
    de alguien que fue ella misma
    y que es ahora nada más que un hueco.

    Se trata ahora de un hueco donde ocurrió el prodigio
    (.......)
    de una sombra y un hueco el que suena
    un motor de automóvil
    (......)
    Entro en la seda del poema roto
    donde alguien que fui yo, murió más de una vez.
    No hay nadie, nadie, tan sólo un automóvil.
    Pongo el motor en marcha: le hablo de libélulas,
    de gusanos de seda.
    Le pregunto
    qué será lo que yo quería decir.

    Jose Hierro. Prológo con libélulas y gusanos de seda
    4:26 PM, agosto 28, 2010

    ResponderEliminar
  9. de una sombra y un hueco en el que suena
    un motor de automóvil

    ResponderEliminar
  10. Acabo de encontrarlo en la red, lo que me habría ahorrado ejercicio "digital"
    y por si alguien lo quiere leer completo:

    http://esceptico2007.blogspot.com/2007/05/prlogo-con-liblulas-y-gusanos-de-seda.html

    ResponderEliminar
  11. Eso he pensado yo. ¿Qué nick debe usar?

    ResponderEliminar
  12. http://online.wsj.com/article/SB10001424052748704198004575310990768316182.html?mod=WSJ_Leisure%26Arts_MIDDLEFeatures

    ResponderEliminar
  13. Claudio: He ido a ver la película del Woody Allen. Me ha parecido magnífica. Le dedicaré un post.

    ResponderEliminar
  14. ¿no era que al amor platonico se llegaba por aprendizaje?..claro que el amante no vuelve a ser quien era, porque se supone que ha emprendido el camino hacia el amor superior, que mas que poseer anhela compartir y dar...(coño, o ese era Erich Fromm?), como me confunden ustedes...
    saludos

    ResponderEliminar

Recogerse por 3€

Los interesados en conseguir este libro por 3€, tienen que mandar un correo a esta dirección:  publicaciones.cultura@cultura.gob.es Ahí les...