jueves, 20 de marzo de 2014

El mundo me da la razón


Las promesas pedagógicas: Más creativos, más autónomos, más críticos.
La realidad: Más acomodaticios, más dependientes y más frágiles.

11 comentarios:

  1. Ésa es la realidad que observo cada día, don Gregorio.

    ResponderEliminar
  2. Me alegra que le den a usted la razón. La pena es que me recuerda a una tal Casandra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo Manuel.
      Yo pretendía ser irónico…

      Eliminar
  3. quizás cuando se es tan autónomo y autónoma ocurren casos como la reciente fallecida novia de Mick Jagger, donde no hay cabida al fracaso, ni aceptar ayuda de tu pareja que es multimillonario, y uno o una tiene la suficiente autonomía para sencillamente desaparecer de esta vida y punto. De cuentos chinos todos y todas sabemos hacer y no digo con ello que las promesas pedagógicas lo sean, sino que es una capacidad humana. Este es ya un mundo de refugio, sea en un café, en casa,un recoveco en el bosque, etc ¿pero qué mundo debe reflejar ese refugio?
    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que los ricos se proclamen autónomos, tiene su lógica… y no sigo, que hace mal.

      Eliminar
    2. Disculpe lo escrito, ayer vi "La Grande Bellezza" de Sorrentino y sigo en el modo disposicional de la nada.

      Eliminar
  4. Tal vez habrá que empezar a llamarlo ortopedia en lugar de pedagogía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es en el Lisis donde Platón ridiculiza a los pedagogos. Y con buenas razones.

      Eliminar
  5. La imagen de la portada es una de mis mayores pesadillas cuando pienso en la educación de mis hijos.

    ResponderEliminar