jueves, 17 de abril de 2014

Ardor guerrero

Lo acabo de leer ahora mismo en las Reflexiones sobre la historia de Feijoo, y ya saben ustedes lo que me gustan a mi estas futesas:

“En Mafeo se lee que un soldado portugués, habiéndosele acabado las balas en la pelea, se arrancaba los dientes para cargar el mosquete con ellos y disparar a los enemigos”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El 9

  Mientras la flor del acanto sigue su curso, yo he abierto El mundo visto a los ochenta años , de don Santiago Ramón y Cajal (1934).  “Hemo...