domingo, 8 de septiembre de 2013

Había una vez un tuerto...

... que molesto porque no veía bien, le echaba la culpa a su ojo sano. Así que decidió sacárselo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Más allá de mis rodillas

He dicho más de una vez que eres viejo cuando estás más pendiente de tus rodillas que de las rodillas de la vecina. Es mi caso. Pero me nieg...