viernes, 21 de enero de 2011

Tratado de antropología elemental


Ya saben ustedes aquello de lo que se quejaba el iracundo Marx, de que hasta ahora los  filósofos  no han hecho más que interpretar el mundo, cuando lo que hay que hacer es cambiarlo. Claro que si durante tantos siglos los filósofos no se atrevían a ir más allá de la interpretación, igual conviene pensar que el mundo no está muy claro. Con la edad hasta el hecho de interpretar me parece desmesurado. Sospecho  que lo más prudente (ya que sabios sólo son los dioses) es ir tomando nota: el hombre es así, así y así. Y así ha sido y así lo seguirá siendo. Aristófanes sigue siendo nuestro cronista de sociedad. Belén Esteban parece escapada de "La asamblea de mujeres". ¿Recuerdan aquello de que el hombre no tiene esencia, sino historia? ¡Pues claro que tiene esencia: ¡Está en sus gestos!

La diferencia entre la izquierda y la derecha, tal como yo la concibo, es que la izquierda tiene a las comedias de Aristófanes por un apartado de la historia de la literatura, mientras la derecha las ve como un reportaje del presente continuo y sus últimas novedades.

Por cierto:

Frédéric Mitterrand retire Céline des célébrations nationales

Le ministre de la culture, Frédéric Mitterrand, a annoncé le retrait de Louis-Ferdinand Céline de la liste des célébrations nationales 2011. La présence de l'écrivain, auteur de textes antisémites, avait suscité la polémique. (AFP)

13 comentarios:

  1. En los gestos y en los tonos... ¡Qué expresivos y reveladores, los tonos de quienes hablan!¡Cuantísimas veces no es ni siquiera necesario entender el contenido, más allá de esa forma "gestual" de la voz humana!

    ResponderEliminar
  2. lo d'anar prenent nota es una molt bona idea, observació més que interpretació, m'agrada, me la apunto!! per cert, que ja he acabat la carrera, ara sòc llicenciada en filosofia...!!! aviam quan fem uns vins i divins...!!! una abraçada Goyo!

    ResponderEliminar
  3. en esta posición sería la mujer más desgraciada del mundo ;)

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. "que relacion tiene el hombre de la tropologia filosofica": siguiendo está pregunta acaba de llegar un desconocido a este café.Que conste que esto de la "tropología filosófica" me pareces un notable hallazgo conceptual.

    ResponderEliminar
  6. "Hay un dios, su nombre es Aristófanes", esto lo escribió un amigo de Marx y gran poeta alemán que, por cierto, se quedó con las ganas de visitar nuestra patria.

    En la obra de Marx y Engels hay referencias a la obra de Aristófanes - creo que un tal S.S.Prawer escribió un libro sobre las alusiones literarias en sus obras- , yo estoy pensando en una, hoy impresentable - sobre el caso Schweitzer- en la que aparece la sombra de Praxágora...

    La clave es Spinoza.

    ResponderEliminar
  7. Don Karl: Me siento arrokado a un laberinto

    ResponderEliminar
  8. Lo que quiero decir es que se puede tener a Aristófanes por un maestro , como era el caso de Heine y de Marx, y tener vita activa "à gauche" sin incoherencia.

    Espinosa escribió , parafraseando a Tácito, que mientras hubiese seres humanos habría vicios. Y sin embargo las opiniones que tenía en su madurez - en el Tratado político por ejemplo- sobre los que intentan derivar consecuencias políticas de una noción de la naturaleza o conditio humana intemporal - que él no negaba- son las de un "Marx sin barba".
    Digo que Spinoza es la clave porque la interpretación que demos a su obra ya prefigura casí todo lo fundamental que vamos a decir sobre lo que vendría después. Heine y Marx estarían más cerca de Claudia Hilb que de usted a la hora de valorar la interpretación straussiana de Spinoza, por ejemplo.

    Ah, no tan laberinto,que estamos en Internet.

    ResponderEliminar
  9. Don Karl Mill: Tengo mis dudas sobre la posibilidad de ser aristofánico de izquierdas. Si Aristófanes se reía de Sócrates, imagínese usted lo que se hubiese reído de un Spinoza o, sobre todo, de un Marx.
    La cuestión de Spinoza es importante y demasiado compleja para contestarla rápidamente, pero permítame usted la cordialidad de una respuesta breve.
    Strauss se pasó la vida intentando interpretar el "Tratado teológico político" y, desde luego, su última lectura de Spinoza es muy diferente de la primera. Al final creyó haber entendido el significado de aquel "Caute" que Spinoza tenía por lema. Yo llevo desde el 92 intentando interpretar a Strauss. La biografía intelectual que acabo de escribir está ahora en manos de su hija. Según lo que me diga, irá a la papelera o a una editorial.
    Me parece que Strauss sospechaba que la "pietas" de Calvino implicaba una comprensión de la naturaleza más profunda que la de Spinoza. De lo que no tengo dudas es de que Strauss afirma que Spinoza nunca refutó la piedad de Calvino. Tampoco tengo dudas de que el Sócrates de Strauss es, básicamente, el que Nietzsche descubre en Aristófanes.

    ResponderEliminar
  10. Todo esto es muy delicado pero cortesía obliga; para precisar, tres cuestiones.

    Primero sobre Aristófanes.No me malinterprete. Heine y Marx fueron dos maestros del sarcasmo, es cierto que su ironía es moderna- en el sentido de Wayne Booth, más en Marx que en Heine- pero no hay nada extravagante en que valorasen positivamente a Aristófanes. Cuando Marx ironiza brutalmente - diríamos hoy- sobre las pretensiones del incipiente gay-lib tomando por referencia "Asamblea de Mujeres" no creo que apreciase ninguna incoherencia en su posición: para Aristófanes "comunismo" suponía comunidad de parejas y trabajo esclavo, y este "igualitarismo" no tiene nada que ver con la Primera Internacional.No tenía porque sentirse incomodo.Yo simplemente me refería a un plano digamos estilístico. De ninguna manera a una interpretación a la Nietzsche-Strauss, por Dios.Tiene usted razón.

    Sobre Spinoza. Quizá dependo en exceso de una interpretación fuerte de su obra: "Un Marx sin barba" , se lo concedo. Fuerte ,pero no tosca. Yo descubrí a Leo Strauss en 1994 precisamente a través del artículo de David Lachterman sobre la matriz teológico-política de la física espinosiana. Vidal Peña había desechado la reedición del libro que le había publicado la Revista de Occidente en los setenta diciendo que ahora escribiría un libro totalmente distinto y algunos no entendíamos nada. Concluyendo, me parece que la posibilidad de la demostracción de la imposibilidad de los milagros no depende en lo fundamental de una hermenéutica que nos haga regret that Leo Strauss is not here to illumine these questions with the elegance of his ellipses,aunque disfrutemos mucho con ella, sino de la respuesta a cuestiones tales como : ¿Qué es una ley científica?. Excuso decirle lo que pienso sobre la pietas de Calvino , porque ya se lo imagina.

    Espero leer esa biografía. No haga locuras.

    ResponderEliminar
  11. ¡Cuánto para discutir y que medio tan parco!
    No olvide que Calvino no parece tener nada claro "quid sit deus" y que es esta falta de claridad la que le produce el asombro que él llama piedad. El asombro ante la consciencia del no saber quizás -sólo quizás- pueda aparecer también ante la interrogación "qué es una ley"
    Aristófanes sabía que a Sócrates le faltaba un tornillo y Nietzsche sabía que Aristófanes tenía razón. La comedia de Aristófanes es una apuesta por la salud del patrimonio moral frente a la filosofía de Sócrates, que tampoco sabe qué es Dios y a este fin está -a mi parecer- sometido su estilo.
    Lo que temo es no hacer corduras.

    ResponderEliminar

Acting White

En El Subjetivo