martes, 18 de enero de 2011

Martes tarde

He ido a la calle Sant Pau porque quería ver a Simona Levi en Conservas, que es su centro de "agitación cultural" (otro día hablaremos de esta manía de los artistas modernos de agitar todo lo que tocan). Nos hemos visto y hemos quedado para otro día (ya os contaré). Simona Levi tiene su centro de agitación cultural en el corazón del barrio de las putas tristes. Como todo el mundo sabe en ningún otro ámbito humano es más diáfana la lucha de clases que entre las putas. En este barrio se dirigen a uno ofreciendo su tristísima mercancía con mirada estrábica, porque tienen que tener un ojo pendiente del potencial cliente y otro de la policía, que aparece de repente en esta bruma espesa de pobreza intercultural que es el Raval barcelonés. He subido lentamente por la Rambla del Raval  mientras hablaba por el móvil con Carmen A. que me ha contado que tiene una hija artista minimalista que diseña joyas invisibles. He  torcido por Riera Baixa, porque desde que sé que existe Francisco de Pájaro ando tras sus huellas entre las basuras de este barrio de basuras pobres. Ya puestos he enfilado hasta Joaquín Costa, donde he visto una galería nueva. He entrado y he preguntado al propietario si conocía al Pájaro. No lo conocía, pero me ha invitado a la inauguración, el jueves por la tarde, allí estaré. Anochecía cuando he entrado en el Lletraferit. He pedido una botella de agua y me he sentado en un taburete, junto al ventanal. Y entonces lo he visto. Le he sacado a escondidas una foto con el móvil, he terminado de beber y me plantado ante él.
- Monsieur Gary, supongo...
Y así, cuando no lo buscaba, he encontrado a Alexandre Diego Gary. Aquí está:


15 comentarios:

  1. ¿Le ha contado algo de su madre? ¿Y de su padre?

    El pájaro está al caer, ya verá. He cambiado de opinión sobre lo que le dije el otro día en el otro sitio que no es éste: si yo, por una casualidad, tuviera alguna pista sobre cómo encontrarlo, no se lo diría. Será fantástico el día que lo pille in fraganti.

    ResponderEliminar
  2. Mr K: Lo pillaré, in fraganti o no, pero lo pillaré... aunque podría poner él también algo de su parte...

    ResponderEliminar
  3. Lola: Todo a su debido tiempo... pero me ha parecido una persona elegante, amable y frágil.

    ResponderEliminar
  4. Lo mejor del futuro es que es indefinido.

    ResponderEliminar
  5. Don Gregorio, está usted convirtiendo Ocata en una ciudad dormitorio. Luego no se me lamente.

    ResponderEliminar
  6. Lo digo porque, leyendo sus paseos, parece que sólo se acerque a Ocata para dormir.
    Por cierto: "L'Equilibrista" de Ca n'Estruch, 100% garnacha. Estoy disfrutando mucho con él.

    ResponderEliminar
  7. El Quim Vila y sus socios están haciendo unos vinos con una relación calidad-precio extraordinaria. No he probado L'equilibrista y me fío de usted... pero a pesar de mi fe el diablo me ronda con una duda: ¿Seguro que es 100% garnacha?.

    ResponderEliminar
  8. "A mi el Raval no em fa el pes. No entenc què hi troben, aquests progres de pa sucat amb oli els quals idolatren una presumpta interculturalitat que, de fet, no és res més que una trista amalgama de gent desarrelada i més aviat desesperada que fa la viu-viu com pot enmig del desori generalitzat. Entre turistes i immigrants, aquests carrers fan més pena que glòria i demostren d’una hora lluny que no hem estat capaços de gestionar l’allau humana d’una manera racional. Tant se val."

    ("El Somni de Venus")

    ResponderEliminar
  9. Don Gregorio, he leído alguna referencia a un "L'equilibrista" con syrah, cariñena y garnacha. Sin embargo, la etiqueta es distinta del que le cuento yo. En uno aparece dibujado un funambulista, mientras que en el otro (el que digo yo, que es solo garnacha) el dibujo es de un equilibrista cabeza abajo apoyado sobre las palmas de las manos.

    ResponderEliminar
  10. Arrebatos: Mantengo intacta mi fe en usted.

    ResponderEliminar
  11. Yo empezaba a dudar de la mía, pero he encontrado este artículo que confirma lo que vieron mis ojos.

    ResponderEliminar
  12. Esa foto más que actuar como prueba requiere un acto de fe.

    ¿Qué tal un cursillo de fotografía?

    ResponderEliminar
  13. Hombre de poca fe!

    Es una foto hecha -mejor dicha: robada- con el móvil. Yo sí sé que es él.

    ResponderEliminar

Días de lluvia

Días de lluvia caprichosa. Unas veces, sorda y monótona; otras, violenta, con fuertes ráfagas de viento, que ha llenado las aceras de hojas...