Al pasar por un hermoso pueblo catalán...

... no he podido reprimirme la vena lírica:


... mientras el caballo bebe
se oye un hermoso cantar:
"Dios nos libre, alazán mío,
de mal viento en alta mar
y de estos diseñadores
de farolas de ciudad".
Las musas que iban volando
se paraban a llorar.


He dicho

Comentarios

  1. A los arquitectos nos gusta marcarnos un farol, don Goyo

    Tocho a tocho

    ResponderEliminar
  2. Don Tocho, usted ya tiene noticias fidedignas del inmenso odio que le tengo, pero tras este viaje suyo a Etiopía lo que parecía imposible se ha hecho realidad: aún le odio más.
    ¿Esa cierto que los han llevado porteadores a hombros desde Awasa hasta Desé.
    Durante una temporada el Jaume Msrzal y yo, tras descubrir que ya no ganaríamos nunca el tour de Francia(por el miedo que nos da pincharnos) decidimos aprender copto.
    Pero no nos hemos puesto manos a la obra... aún.

    ResponderEliminar
  3. "He cantado", sería lo propio. La poesía es música, no discurso.
    Hermosa plantilla, con todo, y enigmática.

    ResponderEliminar
  4. Cantado pues, que en esto de la poesía usted es el maestro.

    ResponderEliminar
  5. Ah, Don Goyo, en nuestra bajada a Etiopía, éramos nosotros quienes llevábamos a los porteadores....
    En el reino de Saba el copto no es necesario; hablaban, y aún hablan Gee, es decir... griego clásico.
    O cómo en un remoto paraje africano, defendido por abruptas gargantas y tupidas nubes de polvo, se ha conservado la lengua de Platón -para cantar alabanzas a Salomón, la reina de Saba, y el hijo de ambos, Menelic.

    Tocho hecho polvo

    ResponderEliminar
  6. Bajada: Katábasis.

    ¿Habrá algún dios griego rezagado por las gargantas etíopes? ¿Pan, quizás?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

In girum imus nocte et consumimur igni

La lechuza de Minerva

Conclusiones provisionales sobre la educación telemática