lunes, 10 de enero de 2011

Al pasar por un hermoso pueblo catalán...

... no he podido reprimirme la vena lírica:


... mientras el caballo bebe
se oye un hermoso cantar:
"Dios nos libre, alazán mío,
de mal viento en alta mar
y de estos diseñadores
de farolas de ciudad".
Las musas que iban volando
se paraban a llorar.


He dicho

6 comentarios:

  1. A los arquitectos nos gusta marcarnos un farol, don Goyo

    Tocho a tocho

    ResponderEliminar
  2. Don Tocho, usted ya tiene noticias fidedignas del inmenso odio que le tengo, pero tras este viaje suyo a Etiopía lo que parecía imposible se ha hecho realidad: aún le odio más.
    ¿Esa cierto que los han llevado porteadores a hombros desde Awasa hasta Desé.
    Durante una temporada el Jaume Msrzal y yo, tras descubrir que ya no ganaríamos nunca el tour de Francia(por el miedo que nos da pincharnos) decidimos aprender copto.
    Pero no nos hemos puesto manos a la obra... aún.

    ResponderEliminar
  3. "He cantado", sería lo propio. La poesía es música, no discurso.
    Hermosa plantilla, con todo, y enigmática.

    ResponderEliminar
  4. Cantado pues, que en esto de la poesía usted es el maestro.

    ResponderEliminar
  5. Ah, Don Goyo, en nuestra bajada a Etiopía, éramos nosotros quienes llevábamos a los porteadores....
    En el reino de Saba el copto no es necesario; hablaban, y aún hablan Gee, es decir... griego clásico.
    O cómo en un remoto paraje africano, defendido por abruptas gargantas y tupidas nubes de polvo, se ha conservado la lengua de Platón -para cantar alabanzas a Salomón, la reina de Saba, y el hijo de ambos, Menelic.

    Tocho hecho polvo

    ResponderEliminar
  6. Bajada: Katábasis.

    ¿Habrá algún dios griego rezagado por las gargantas etíopes? ¿Pan, quizás?

    ResponderEliminar

Una experiencia inédita

Cuando he salido a la Plaza de Cataluña estaba lloviendo. Un paquistaní que estaba al acecho, se me ha acercado a venderme o un paraguas o ...