miércoles, 5 de enero de 2011

Es por tu bien

Sin duda lo creen así: es por nuestro bien.

En estos tiempos en que el espacio público se vacía de cualquier símbolo que pudiera molestar culturalmente  a alguien, los poderes públicos se apresuran a ocupar los espacios vacíos con símbolos terapéuticos .

La sociedad terapéutica es nuestra revolución pendiente.

En estos tiempos en los que enarbolar la condición de víctima se ha convertido en un argumento moral, los que saben lo que nos conviene nos han elevado a la condición de victimas activas o pasivas de -entre otras cosas- el humo feroz.

Pero todo esto, con ser importante, no deja de ser anecdótico.

Lo que de verdad me llena de admiración es lo que voy a llamar "la Ley de la Constante P," que  formularé de esta manera: Sea cual sea el régimen político gobernante o sea cual sea el color político gobernante en un régimen, la cantidad de conductas consideradas pecaminosas permanece inalterable. Variará lo que en un momento determinado se considera pecado. Incluso lo que ahora se considera pecado puede ser mañana motivo de orgullo, pero el número de conductas sujetas al escarnio público y a la vergüenza privada  permanece constante. 

La historia de la humanidad es la historia de los regímenes de sus pecados.

8 comentarios:

  1. Es probable que esa "cuota" ya forme parte de la ciencia política como administración y que podamos encontrar algo de eso en el juego de apariencias que describía Macquiavello. Pareciera existir un deseo por hacer visible la ley en su opuesto; como si solo pudiera ser creible cuando aparece en su obscena positividad. De ahí que el interés de Kant de mantener a la Ley en lo "metafisico" poco tiene que ver con llevarla a un terreno místico sino más bien en conservar su racionalidad. Cuando la Ley se encarna -inevitablemente como verdugo o como víctima- la Justicia se deshumaniza a lo Kafka... Bienaventurados los que no ven y creen, entonces...

    ResponderEliminar
  2. “Let me tell you something. Nowadays, everybody’s gotta go to shrinks, and counselors, and go on “Sally Jessie Raphael” and talk about their problems. What ever happened to Gary Cooper? The strong, silent type. That was an American. He wasn’t in touch with his feelings. He just did what he had to do. See, what they didn’t know was once they got Gary Cooper in touch with his feelings that they wouldn’t be able to shut him up! And then it’s dysfunction this, and dysfunction that, and dysfunction ma fangul!”

    http://www.youtube.com/watch?v=gZQ9r7rogNg

    ResponderEliminar
  3. cuánta verdad!! se trata de no caer en el lado oscuro...! bon any!

    ResponderEliminar
  4. Es como una "ley del cantòn". Una idea necesita la adhesiòn central del cantòn para poder ponerse a funcionar pronto.
    Todo lo que queda fuera, que segùn palabras de Carlos Fuentes es nada mas y nada menos que la bola de cristal, el colmillo vampirico, el ojo de la medianoche, se colgarà de las sabanas de la herejìa para sobrevivir, esperarà pacientemente , y sumarà seguidores en la oscuridad, hasta que le toque su hora.

    ResponderEliminar
  5. La ley ha de cumplirse. Si es injusta, con mayor motivo.

    ResponderEliminar
  6. La constante P de la "puñetería" que, supuestamente,expresa la cantidad de poder que tienen quienes las imponen. Tantas más puñeterías cuanto mayor es el poder.La constante S, primahermana de la anterior, expresa el número de "subordinados" sobres quienes aplicar la P.

    ResponderEliminar
  7. La feina grossa, la que crema de veritat, queda per fer als nostres senyors governants. I mentrestant maregen la perdiu per a fer-nos oblidar les penes amb la llei del tabac... En altres temps hauria estat un Barça-Madrid o una corrida de toros. Sempre igual!

    ResponderEliminar
  8. ¡Ay, esa persistencia en el mito del bien y del mal! ¡Ay, esa dificultad para dejar de actuar como si en uno predominara lo divino (generalmente) y en otros lo maligno (generalmente)! ¡Demasiado Sócrates para mi gusto nietzscheano (remito a La Gaya Ciencia, 1.1)...!

    ResponderEliminar

Sobre el arte de leer

Tengo abandonado el Café de Ocata, pero es que ando verdaderamente atareado. Acabo de llegar de Galicia y viajo hoy mismo para Madrid. No m...