miércoles, 1 de diciembre de 2010

La fe


Reconozco que a veces son necesarias dosis industriales de caridad para mantener intacta la propia fe.

Vía

6 comentarios:

  1. Es terrible pensar que el eterno retorno de lo mismo pueda ser una amenaza real.

    ResponderEliminar
  2. Con esos estampados además de caridad
    lo que hay que tener a mano es siempre un buen antiácido y unas gafas de culo de vaso, con perdón
    (del vaso)
    Aunque yo en lugar de Charity, lo llamaría mas bien Justice
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Es que el dios payaso que se parodia a sí mismo y se descojona todo en uno está aún por descubrir...

    ResponderEliminar
  4. Dhavar: A ver si de verdad Dios no sólo sabe bailar sino que no hace otra cosa.

    ResponderEliminar

Una pedagogía sacramental

Me atreví, tras vencer no pocas dudas, a escribir el prólogo de este libro que viene a defender lo que podríamos llamar una pedagogía sa...