martes, 7 de diciembre de 2010

¡Ave María Purísima!

 ¡Ave María Purísima!
Querido lector, con la jaculatoria con que he comenzado era costumbre saludar al entrar en una casa navarra,  y desde dentro se contestaba ¡Sin pecado concebida!, para indicar que sus moradores estaban dentro y se permitía el paso.

En Premín de Iruña

4 comentarios:

  1. No m'acabo de creure que va existir un dia en aquest país en què les cases restaven obertes! ¿És que no hi havia delinqüents, potser? O la gent era tan pobre que no els temia?

    ResponderEliminar
  2. En Catalunya, en el Berguedà se hacía lo mismo
    -AveMariapurisima.
    -senspecatconcebut- I entonces se entraba.

    ResponderEliminar
  3. En ciertas circunstancias se acortaba:

    ¡Aaaamaria!

    Básicamente si se daba un componente de familiaridad y un punto de descreimiento.

    ResponderEliminar
  4. Siempre hubo volterianos entre nuestros carlistas, don.

    ResponderEliminar

Prometeo teólogo

He estado un par de días en la Facultad de Teología hablando del mito de Prometeo. Creo que nos lo hemos pasado bien, es decir, que hemos p...