martes, 7 de diciembre de 2010

¡Ave María Purísima!

 ¡Ave María Purísima!
Querido lector, con la jaculatoria con que he comenzado era costumbre saludar al entrar en una casa navarra,  y desde dentro se contestaba ¡Sin pecado concebida!, para indicar que sus moradores estaban dentro y se permitía el paso.

En Premín de Iruña

4 comentarios:

  1. No m'acabo de creure que va existir un dia en aquest país en què les cases restaven obertes! ¿És que no hi havia delinqüents, potser? O la gent era tan pobre que no els temia?

    ResponderEliminar
  2. En Catalunya, en el Berguedà se hacía lo mismo
    -AveMariapurisima.
    -senspecatconcebut- I entonces se entraba.

    ResponderEliminar
  3. En ciertas circunstancias se acortaba:

    ¡Aaaamaria!

    Básicamente si se daba un componente de familiaridad y un punto de descreimiento.

    ResponderEliminar
  4. Siempre hubo volterianos entre nuestros carlistas, don.

    ResponderEliminar

Dos entrevistas más

  Este último hijo mío vino a nacer en el peor momento. Llegó a las librerías justo cuando la pandemia las cerró a todas. Pensé, pues...