jueves, 23 de diciembre de 2010

A Siltolá, desde Ocata

Los dioses se defenestran a tu paso
y los mártires te entregan sus suspiros
te llora el hacha insaciable del verdugo
y te anuncia el cielo que refleja el charco

nada hay más convincente que tú, belleza,
deja mudo al silogismo tu llegada
y la venda de Justicia transparenta
la razón que lisonjera te acompaña

3 comentarios:

Ahora es cuando tengo miedo

Hace unos días, cuando aún me llevaba bien con la verticalidad, contemplé horrorizado uno de los espectáculos más lamentables que he visto ...