jueves, 23 de diciembre de 2010

Y está en el horno

10 comentarios:

  1. Anda... Felicidades, y no sólo por Navidad.
    Así que salga, lo compro, claro.

    ResponderEliminar
  2. Libro nuevo... merecería un rediseño de la bitácora, que la actual está un tanto...

    Por cierto, ¿vas haciendo copias de seguridad de la misma? Te recuerdo que tienes disponible el soft libre: Blogger Backup.

    - Feliz Navidad -

    ResponderEliminar
  3. En aquest llibre hi ha coses molt valuoses: tantes com Plató mateix! Si haguéssiu vist quins ulls posaven els alumnes de la UV: al·lucinaven quan els explicava la dualitat cos/ànima no només amb el Fedó sinó amb Lleis, Apologia, Timeu... I no només això sinó les entrades sobre eros, polis, el temor a la mort, les teories sobre l'home. Quin gran llibre!

    ResponderEliminar
  4. Maty: Hipervaloras mi capacidad técnica. Para mi cualquiera de esas cosas que a ti te parecen elementales son himalayas.
    El blog está en tus manos, cuando quieras le haces chapa y pintura.

    ResponderEliminar
  5. Ramon: Moltes gràcies. HI he introduït modificacions fins el darrer moment. Crec que tinc l'editor més comprensiu de la història.
    Estic content del resultat.

    ResponderEliminar
  6. ¡F E L I C I D A D E S!

    Firma:
    Un lector (y futuro comprador) muy interesado.

    ResponderEliminar
  7. Don Rafael: Gracias mil. Espero merecerlas.

    ResponderEliminar
  8. ¡FELICIDADES!

    ¡Otro nieto!

    Por cierto, ¿cómo se tiene que interpretar el que un libro de introducción al vocabulario de Platón se abra con la muerte envenenada de Sócrates?

    Que la nieve caiga en Ocata

    ResponderEliminar
  9. Esa muerte es una de las claves del libro.
    La otra es ese Platón anciano que está a los pies de Sócrates. Parece incluso más anciano. Parece, también, que está más pendiente del manuscrito que tiene a sus pies que de la cicuta del maestro.

    ResponderEliminar

Una pedagogía sacramental

Me atreví, tras vencer no pocas dudas, a escribir el prólogo de este libro que viene a defender lo que podríamos llamar una pedagogía sa...