domingo, 12 de diciembre de 2010

Por sus obras los conoceréis

"No deberíamos deducir las acciones de un hombre de su filosofía, sino su filosofía de sus acciones"
Jacobi, Sobre la doctrina de Spinoza.

18 comentarios:

  1. Justo lo que decía Cervantes, que cada uno es "hijo de sus obras". Detrás de ciertos asertos filosóficos cree uno entrever un poso de sabiduría popular que parece haber cogido un atajo rimado, para huir de la espiral abstrusa propia del razonamiento especializado.

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente. Por eso si queremos saber lo que sabemos, debemos saber cómo obramos.

    ResponderEliminar
  3. Pero no obramos, segun lo que sabemos?

    ResponderEliminar
  4. Glauka: ¿A quién he de dirigirme, a Marta o a María?

    ResponderEliminar
  5. Si hacemos lo que sabemos, no se contestar si es Marta o Maria.........quizas Marta?????
    Si sabemos lo que hacemos, somos la ostia!!!esta respuesta seguro es correcta!!!!!

    ResponderEliminar
  6. ¿Pero entonces, por qué se empeñan en corregirnos nuestros errores?

    ResponderEliminar
  7. Porque saben, piensan o hacen diferente a nosotros!!!!

    ResponderEliminar
  8. -Reformulo mi pregunta, que creo que me he expresado mal: ¿Por qué nuestros errores nos corrigen continuamente?

    ResponderEliminar
  9. Porque afortunadamente tenemos autocritica y es la unica manera de avanzar en el conocimiento, por lo menos en el conocimiento cientifico!!

    ResponderEliminar
  10. Pero entonces corrigen lo que creíamos saber y, por lo tanto, lo que ponen de manifiesto es nuestra ignorancia. Y como hemos de esperar a los errores del futuro para descubrir la ignorancia que ahora no vemos, difícilmente podremos decir que obramos según lo que sabemos... parecería más justo decir que en gran parte obramos según lo que no sabemos.

    ResponderEliminar
  11. Es evidente que se corrige lo creiamos saber, y que somos ignorantes, pero cada dia un poco menos ignorantes gracias precisamante a que somos capaces de corregir. No es justo decir que obramos segun lo que no sabemos, obramos segun lo que sabemos en aquel momento y que afortunadaente no sera lo que sabremos dentro de x años, ni era lo que sabiamos años atras.

    ResponderEliminar
  12. visto lo visto...creo que se retroalimentan los dos, el saber y el obrar

    ResponderEliminar
  13. Don, hoy hay un buen artículo en el Avui sobre los resultados Pisa
    http://www.elpunt.cat/noticia/article/2-societat/5-societat/344248-lentorn-familiar-clau-en-el-rendiment-dels-estudiants.html

    ResponderEliminar
  14. Hermosísima frase. Sin tener afecto con el psicoanálisis me topé con un dilema que surge de esa frase vía Zizek. El cita el concepto lacaniano de "les non-dupes errent" algo así como los no-incautos se equivocan, y si no entendí mal refiere a este problema de querer algo pero hacer otra cosa. Mi dilema es ¿somos tan eficaces que somos lo que hacemos aunque creamos lo contrario? ¿lo que pensamos es también parte de lo que hacemos? ¿la coherencia no siempre es viable?

    También aprovecho para contarle que me he tomado la libertad de citarlo en los agradecimientos de un breve artículo que escribí sobre el concepto de Cultura, para el cual sus notas sobre Rousseau, Kant y Mendelssohn me fueron de suma utilidad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. LutseK: Tiendo a pensar que nuestros actos son el texto de nuestra biografía, pero es más consolador buscarnos a nosotros mismos en nuestras intenciones. En nuestras intenciones siempre somos mejores que en nuestros actos. Muchas gracias por la cita.

    ResponderEliminar
  16. ¿Puede imaginar mayor horror que saberlo todo, Don Gregorio? ¡No haríamos nada!

    ResponderEliminar
  17. Bajo la premisa de que la practica es el criterio de la verdad (marxista), la actividad define el ser y el pensar, sin importar si tenian intenciones separadas antes de convertirse en actos.
    La actividad (los actos) funden al ser pensante en el ser actuante, dando como resultado una unidad, ¿contradictoria?, claro! ¿intensa?, ¿voluntariosa?
    Linda entrada,

    ResponderEliminar

Una pedagogía sacramental

Me atreví, tras vencer no pocas dudas, a escribir el prólogo de este libro que viene a defender lo que podríamos llamar una pedagogía sa...