lunes, 9 de marzo de 2015

En la Fundació Collserola


Hoy en la Fundació Collserola, hablando a contracorriente, he dicho cosas como estas:

Hay una visión muy ingenua del aprendizaje que viene a decir que aprender es fácil y entretenido, que todos nos hacemos preguntas y que todos, en cierta forma, somos filósofos. Por gracia o por desgracia, no es así. Si se trata de aprender cualquier cosa, se puede aprender de cualquier manera, pero si se trata de adquirir conocimientos relevantes y sistemáticos, hemos de poner algo de nuestra parte, porque los conocimientos no se ordenan solos. Pensar es fácil, pero pensar bien no. Por eso es más probable que en los transportes públicos nos encontremos con alguien resolviendo sudokus que leyendo un libro sobre física cuántica.

Todos, efectivamente, nos hacemos preguntas, pero el problema es que mientras buscamos las respuestas nos distraemos. A veces olvidamos las preguntas que nos habíamos hecho y a veces nos conformamos con cualquier respuesta. Un pensamiento relevante es tan poco frecuente como un buen soneto de Shakespeare o una fuga de Bach. Existe una jerarquía en el conocimiento. La supuesta horizontalidad de las relaciones en Internet hay que tomarla con precaución, al menos mientras siga habiendo una jerarquía notable entre cualquier cuarteto de cuerdas de Beethoven y las obras completas de Georgie Dann. Hacedme caso en lo que os voy a decir, porque os lo dirán pocas veces: en la edad de la sobreabundancia de información, precisamente porque hay mucha, la información vale muy poco. Lo que vale, y valdrá cada vez más, es el conocimiento relevante. Y vale porque es escaso. 

Y al llegar a casa me he encontrado con esta propuesta de portada de la editorial para el libro de Sócrates:

Me gusta... pero no sé muy bien por qué.

13 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Quizás... ¡Cuánto me he acordado de usted todos estos días de destrucciones del patrimonio cultural mundial! Ahora vistas con las perspectiva de los hechos recientes, sus exposiciones eran como una advertencia. Así que todos estamos en deuda con usted, Don Sección de Estética.

      Eliminar
    2. Pensaba que la divulgación de la cultura mesopotámica, su conocimiento, ayudaría a que fuera apreciada y se preservara.
      Hoy, quisiera que no se supiera nada de ella, que pasara desapercibida, que fuera invisible.
      Muchas gracias por su comentario

      Eliminar
    3. Deberías hablar con Caixaforum y proponer algo así como un réquiem por Mesopotamia.

      Eliminar
    4. Los miembros de la misión arqueológica estamos intentando -ha sido aceptada- una exposición sobre arquitectura y ciudad neo-asirias en el Instituto del Mundo Árabe de París. Se tratara de la ordenación y de la destrucción del mundo que los asirios practicaban. El ISIL repite lo que los paganos asirios -que tanto afirman combatir- hacían: destruir salvajemente ciudades y monumento para infundir máximo terror y someter pueblos y voluntades.

      Eliminar
  2. A pesar de haberlo matado -apagado la vela-, sigue iluminando

    ResponderEliminar

  3. Como esta es mi profesión, si usted me lo permite le diré por qué le gusta la portada:

    Conceptualmente es evidente que parte del conocido símbolo de la luz de la sabiduría. Una vez apagada queda el rastro de lo que fue y de lo que sigue siendo, en este caso a través del oxímoron visual de la sombra con la llama que perdura prendida. Una imagen surrealista a la manera de Magritte. Imagino que lo que se ha querido representar es una traslación de la pregunta que da título al libro con el juego de la doble muerte del filósofo: la real y con la que supuestamente se le quiere condenar ahora.

    Gráficamente está muy bien resuelta, con el titular centrado siguiendo la verticalidad de la vela y el acierto del párrafo en boca del autor. El color es adecuado por la sobriedad que transmite la foto en blanco y negro en contraste con el azul sobre el blanco de fondo. Tal vez aportaría un poco más de interés y acentuaría la paradoja si la vela todavía desprendiera un poco del humo de la llama extinguida ya que estamos aludiendo al presente inmediato. Tampoco estaría mal que la vela tuviera su cúspide un poco más derretida, ahora parece una vela acabada de estrenar. Parece una foto en la línea del gran Chema Madoz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Belart, muchas gracias!!!
      Mire, me ha convencido.

      Eliminar
  4. Vine aquí al ....4:26 p. m., marzo 11, 2015

    El rechazo sistemàtico a la jerarquia és un sintoma del narcisismo imperante y una grave alienacion ? - Alienacion : palabra hoy perdida i antes tan querida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De la jerarquía no hay posibilidad d e librarse. Su rechazas la jerarquía cultural, acabas cayendo en la ciega jerarquía natural. Obviamente hay jerarquías y jerarquías.

      Eliminar
  5. Una conferencia fantástica. Una lección de sentido común bien razonado y argumentado brillantemente. Muchas gracias!

    ResponderEliminar