domingo, 9 de marzo de 2014

Ante el lunes

¿Y si nuestra presente incredulidad fuera sólo la fiebre producida por la gestación de un nuevo fanatismo?

2 comentarios:

  1. Hermoso oxímoron que añadir a la colección, Gregorio: "nuevo fanatismo". Si el pavor y el estupor ante lo real nos acompaña desde que ampliamos la capacidad craneal para distinguirnos definitivamente de otras especies cercanas, nada tan antediluviano como el fanatismo. Templo y temblor fue, parafraseando al danés, la historia de la Humanidad hasta ayer mismo, como quien dice.

    ResponderEliminar
  2. Igual que naturaleza no tolera el vacío, el hombre no tolera el sinsentido, así que cuando desterramos a la razón entronizamos a los ídolos.

    Ya decía Ortega que en nuestro tiempo los que abominan de la razón nos ofrecen... ¡mitos!

    ResponderEliminar