domingo, 9 de marzo de 2014

Ante el lunes

¿Y si nuestra presente incredulidad fuera sólo la fiebre producida por la gestación de un nuevo fanatismo?

Me voy a Jaén