Catón abandona su caballo en España

Cuanta Plutarco en su Vida de Catón el Viejo, que al acabar este último su campaña en España, abandonó en la península el caballo que había montado, para ahorrarle su transporte por mar al Estado. Plutarco, que a lo largo de sus obras acostumbra a alabar a las personas que se distinguen por su trato afable con sus animales, especialmente cuando estos son viejos y han dejado de ser útiles, se pregunta: "¿El de Catón fue un gesto propio de un alma noble o una mezquindad?"

Comentarios

  1. "Las buenas personas -dice el tío Leo- son las que reconocen lo noble y lo bueno sin necesidad de ir más allá".
    De ahí que sean tan sospechosos los filósofos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

In girum imus nocte et consumimur igni

La lechuza de Minerva

Conclusiones provisionales sobre la educación telemática