martes, 16 de septiembre de 2008

La lechuza de Minerva

Ediciones Sígueme acaba de editar Reparar el mundo, obra que Emil L. Fackenheim escribió en 1982, y ha tenido la valentía de preservar la dedicatoria original: “A Leo Strauss. In memoriam”. Como ya sabéis que ando liado con la zoosofía, no voy hablar del interesantísimo contenido del libro, sino de un párrafo de la introducción en el que el autor compara filosóficamente la lechuza con el gallo.


La lechuza representa a la sabiduría porque es el símbolo de Minerva (o Atenea) la diosa de la razón que nació, ni más ni menos, que de la cabeza de Zeus. Por otra parte posee unos ojos grandes y penetrantes que le permiten moverse sagazmente por la oscuridad.Pero esto es precisamente lo que le permite a Hegel sospechar de los límites de su sagacidad.


En el prólogo de su Filosofía del derecho escribe una sentencia que será repetida posteriormente miles de veces: “La lechuza de Minerva inicia su vuelo al caer el crepúsculo”. Quiere decir que ninguna filosofía se puede anticipar al mundo, porque siempre llega tarde al futuro. “Surge en el tiempo después de que la realidad haya cumplido su propósito de formación y se halla realizada”. Según Hegel, la teoría ni va por delante de la vida ni permite que la vida se rejuvenezca, sino que, a lo sumo, le presta la posibilidad de reconocerse en un claroscuro.

Y ahora viene la reflexión de Fackenheim:

“¿Cuál es el lugar del pensamiento en la vida y cuál el lugar de la vida en el pensamiento? Hegel afirma que el pensamiento sólo puede llegar después de la vida y sólo puede comprender lo que ya es; por esta razón el búho de Minerva levanta su vuelo en el crepúsculo. Sin embargo, Marx, Nietzsche y Heidegger (y de acuerdo con algunos rumores también Hegel en al menos una ocasión), afirman que de algún modo el pensamiento precede e incluso ayuda a formar la vida; al igual que un gallo anuncia el nuevo día”.

14 comentarios:

  1. Y no cree, Luri, que la Hª de la fª es mas bien atávica y parecida a una lombriz que aparece y desaparece?

    L. de A.

    ResponderEliminar
  2. Don Lope: "Historia de la filosofía" es un oxímoron.

    ResponderEliminar
  3. Es el mismo gallo que Critón y Sócrates debían a Esculapio?

    ResponderEliminar
  4. Hablando de filósofos: uno de los pertenecientes a la vanguardia intelectual del principal partido de la oposición le dedicó hace cosa de diez días un instructivo y delirante artículo a Leo Strauss (en El País). Era una explicación, a mi modesto entender, para imbéciles y para simples. Una de las gemas en las que resumía toda su obra era la intención que le asignaba de acabar con la libertad del pensamiento. ¡Ay! ¡Si otros filósofos aconsejaran a los partidos políticos otro gallo nos cantara!

    ResponderEliminar
  5. Borja, lo leí. Y acabé con la impresión de que a ese "intelectual" le faltaba inteligencia para ser consciente de las tonterías que decía.
    O le sobraba mala fe.
    De hecho algún reconocido straussiano, como William A. Galston, fue consejero muy relevante de Clinton. Pero pedirle a nuestro "intelectual" que esté al tanto de estas minucias sería, evidentemente, pedirle demasiado.

    ResponderEliminar
  6. Estoy decuerdo con la metafisica el pensamiento es el motor de la vida ...pura intuicion ...lo que piensas se cumple ...cuidado con los malos pensamientos

    ResponderEliminar
  7. Yo conozco personalmente al Sr.Luri,y sé que es muy guapo y atractivo,pero en su participación en el debate por el programa Ágora,no pretendía ganar un concurso de belleza,pretendía dar un poco de luz a algo que se ha convertido opaco,oscuro y muy controvertido .A pesar de que en los debates no se consigue la panacea a ningún problema,estuvo bien aportando buenas ideas,igual que los otros tertulianos.Creo que todos aportaron un granito de arena y que a nosotros nos corresponde hacer lo propio.Claro,que cada tertuliano usó su propio estilo y cada uno de los que les vimos y escuchamos nos gustó ,sin duda,un estilo u otro,pero lo importante es quedarnos en el buen fondo de cada uno,que lo había.Que este problemón tan gordo se solucione está en la mente de todo el mundo,eso seguro.

    ResponderEliminar
  8. La diosa Atenea es la de los "ojos glaukos" que son ojos brillantes como la de una lechuza...Los ojos son el órgano de Atenea, pero la mirada es la que la descubre.
    Esa mirada fija, que es la mirada observadora de la lechuza, impertérrita desde su ramaje, nos fija la mirada como si nos atravesara. Un mirada fija, inmóvil, atenta, concentrada y al final sabia.
    La mirada fija, la atención de la gran observadora, la que ve todo movimiento y lo fija en su mirada....Ese el sentido, de Athenea la diosa lechuza, la de glaukos ojos y fija mirada....La MIRADA ATENTA y FIJA del FILOSOFO, esa es ATHENEA la lechuza.
    Pues descubrir cabe, que pese a Platón, la etimología es fácil: "Atenithó" que significa "fijar la mirada".
    Henry AMBOSSAT

    ResponderEliminar
  9. http://www.biblestudytools.com/lexicons/greek/nas/atenizo.html

    ResponderEliminar
  10. Hegel interpretó que la lechuza era como una bruja de la noche. Como la diosa nocturna que se guía a través de la penumbra de la muerte. De lo desconocido, de lo oscuro, de lo tenebroso.
    Pero en realidad, los griegos eran más simples. No tan rebuscados como el pensamiento alemán. No es la lechuza el símbolo de la noche y las tinieblas, ni siquiera representaría a una razón mágico-oscurantista.
    La lechuza es la "lecytusa" latina proviene seguramente, del griego Lékytos o recipiente para el aceite. La aceitera es también la lámpara de aceite. El aciete quemado da luz, contra la oscuridad y las tinieblas. La kechuza entraba en las iglesias y bebía del aceite de las aceiteras cristianas y antes seguramente de las atenienses.
    La lechuza es de ojos claros y verdes, como el mismo color del aceite cuando sirve en su pureza para arder e inflamar la llama de la claridad. Aceite, Verde, Brillo, Luz y lámpara. Solo nos queda el Olivo, que es su símbolo. Rama de olivo sobre la que "fija su mirada" clara y brillante como la luz de la lámpara de aceite. La moneda Ateniense: el drakhma de Athenea.
    Atenizó, la "mirada fija" de la lechuza sobre una rama de aceite.
    Por tanto, cuidadiiiito con ella!! no me la ensucien ustedes (eh Hegel!)
    H. Ambossat

    ResponderEliminar
  11. Unamuno en su Niebla contrapone la lechuza con el águila de Patmos y lo hace discutiendo que es primero ¿el conocer o perdonar? porque se dice que conocer es perdonar, Unamuno dice que no, que mas bien perdonar es conocer; Arendt en Comprensión y política tal vez no estaría de acuerdo, porque para ella conocer o comprender es reconciliarse con el mundo. En fin, la duda es ¿es la lechuza de minerva la que permite la reconciliación que simboliza el águila la cual solo puede mirar el sol, pero no la noche? ¿o mas bien se requiere reconciliarnos con el mundo mas simple como se nos muestra bajo la luz del sol para poder filosofar, es decir, indagar como la lechuza en las oscuridades de la noche?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marx ensaya una reconciliación con la figura del gallo que canta al amanecer. Marx piensa en el gallo francés, es decir, en Francia como portavoz del nuevo día del socialismo. Ya sabemos que no le salieron las cuentas y que quien cantó fue el oso ruso. Respecto al águila de Patmos... en mi opinión, vuela sobre la dicotomía conocer -perdonar porque el logos que está al principio es amor.

      Eliminar
  12. El significado del búho de Minerva -a mi entender ahora- cuando dice qué cuando levanta vuelo al atardecer y vuelve la vista atrás y mira lo que aconteció durante el día. Esto significa que uno toma verdadero conocimiento solamente después de sucedido el evento. Es mas implica que cuando están sucediendo las cosas es imposible ser conscientes y poder obrar sobre ellas

    ResponderEliminar

La ensaladilla

Comemos en casa de L. Su nieto, de primero de ESO, se sienta a mi lado. Le pregunto qué está haciendo en el instituto y esta es la conversac...