miércoles, 3 de septiembre de 2008

Evolución de NUESTRO fracaso escolar

Clicar para ampliar
Fuente: Magisnet

Así están las cosas. Estos datos nos describen una crisis que es mucho más seria que la crisis económica actual, porque se está convirtiendo en una crisis estructural a la que, simplemente, no nos da la gana mirar cara a cara. Frente a esta realidad, la mayoría de los problemas que ocupan las portadas de los medios de información son, a mi modo de ver, anecdóticos. Aquí está reflejado el avance de la auténtica desertización del país. Estamos en situación de emergencia nacional. Pero tranquilos, no va a pasar nada.

Más datos interesantes AQUÍ

47 comentarios:

  1. No sé si había comentada antes aquí así que vaya por delante mi saludo y felicitaciones por su blog.

    Ya verás como habrá quien diga que los datos de las comunidades sospechosas, léase País Vasco o si me apuras Galicia, están alterados para parecer mejores; esta vez a Cataluña no le pueden dar...

    ResponderEliminar
  2. Hace tiempo que vengo comentando en la red que los resultados catalanes están falseados, y lo vuelvo a mantener.

    El nivel de exigencia ha ido bajando progresivamente estos años vía exámenes y claustros de profesores.

    Repito, yo en 8º de EGB (2º de ESO) resolvía sistemas de tres ecuaciones, mientras que los de 3º de ESO en 2008 no saben ni lo que son.

    Días atrás EL PAÍS publicó los datos de la prueba de nivelde la comunidad madrileña (3º de ESO finalizado), y en matemáticas la nota media fue de 3,6 y sólo aprobó el 30% dicha prueba matemática. También publicó los problemas matemáticos, y eran propios de 7º de EGB.

    Antaño, no existían cursos de adaptación en las ingenierías y ahora son inevitables en todas las escuelas, dado el pésimo nivel de los alumnos que ingresan en matemáticas y física.

    Mientras tanto, el porcentaje de aprobados en Selectividad se ha mantenido más o menos constante. La única explicación es la bajada del nivel de exigencia en las pruebas para ocultar el verdadero fracaso escolar.

    ResponderEliminar
  3. Corroboro lo que dice Maty. Este verano me ha tocado dar clases de mates y la verdad es que los chavales que he tenido la suerte de tener ni siquiera saben sumar sin calculadora números de dos cifras. Y si restamos o multiplicamos, ni de una cifra. Nunca pensé enfrentarme a un estudiante de bachillerato que no se supiese las tablas de multiplicar, pero es así. Con esas bases cuesta horrores hacerles entender nada.

    Es bastante vergonzoso.

    ResponderEliminar
  4. Vaya, segun criterios gubernamentales, en educación también jugamos en la NBA de la enseñanza.

    ResponderEliminar
  5. Afortunadamente mi paso por el sistema educativo com profesor fue tan efímero como psicotrópico, pero lo que he ido viendo a través de los años me deja cada vez más y más estupefacto. Ya hay indicios, pero negadme si os atrevéis que en algunos ambientes ya se empieza a llamar al orden a las personas que utilizan un vocabulario rico (y eso que nuestros profesores nos decían que éramos unos cazurros), o si no se censura con miradas desaprovadoras a los que intentan hablar de algo más que las cuatro naderías que salen en la televisión, realidad que precede tanto a la esencia como a la existencia.

    Un amigo mío, siempre que le cuento esto, eleva las manos al cielo y da gracias al Creador. Su argumento es que cuanto más burras sean las generaciones por venir menos probabilidades habrá de que prescindan de la nuestra, la última mínimamante preparada. Una actitud muy de "después de mí, el diluvio", pero dado lo que hay, comprensible.

    Como la demanda social no es precisamente una mejor educación, sino una más y más elemental y sumaria "que te prepare para el mundo real, y sobre todo para trabajá", mi vaticinio es que seguiremos en esta espiral descendente. Continuarán quitándole horas a las humanidades para substituirlas por asignaturas de chichinabo vacías de contenido, y bajo la excusa de "lo que hay que hacer es formar buenos profesionales para el mercado de trabajo" todo se irá degradando cada vez más. Y para facilitar la emigración masiva o el trabajo en chiringuitos, quizá se decidan a convertir el español en "lengua vernácula que ya se trae aprendida de casa", y las cuatro tonterías que se estudien no serán ni siquiera en inglés, sino en basic inglish o simple inglish.

    ResponderEliminar
  6. Las autoridades educativas, en su empeño constante por perseverar en el error, han obtenido, como otros comentarios apuntan, la solución al fracaso escolar: hacerlo gradualmente imposible. está llgando el día en que se proclame su desdaparición definitiva al obtener todo estudiante su título "gratis et amore". Esto no deja de recordarme a aquella proclamación, por parte del régimen soviético estalinista, que anunciaba que el paro había desaparecido definitivamente del "paraíso del proletariado": como demostración exhibieron la desaparición del seguro de desempleo.
    Pero, ¿qué competencia poseen toda esa amalgama de cargos políticos nombrados para su cargo más por su destreza en los ceremoniales del besamanos que por su preparación efectiva?. Es sumamente instructivo el hecho de que los comisarios políticos que vigilan la labor de los profesores de educación secundaria sean en su práctica totalidad maestros carentes de conocimientos y aparentemente encargados de hacer desaparecer todo rastro de exigencia científica o de "areté" en los profesores. Junto al fracaso escolar desaparecerá también toda diferenvia o distinción, toda voluntad de superación -porque cualquier forma de competencia ha sido demonizada como "creadora de diferencias antidemocráticas"- toda posibilidad de conocimiento auténtico.

    Para terminar, el mismo empeño por hacer desaparecer el "fracaso escolar", incluso en sus formas más cándidas y bienintencionadas, es una amenaza tautológica contra la educación: es imposible la existencia de un sistema escolar competente sin la de ciertas proporciones de fracaso. Yo reivindico le fracaso escolar como parte inextirpable de un sistema educativo que no desnaturalice su función; será necesario sobrellevarlo -como el problema catalán del que hablaba Ortega- pero hacerlo desaparecer es ocultar tras una farsa las obligaciones de la educación hacia los dotados de talento y de deseo de aprender.

    ResponderEliminar
  7. Interesantes datos los que aporta Ud. y los otros bloggers, me dejaron pensando mucho. Generalmente en mi país le atribuyo las fallas en el sistema al sistema mismo. Creo que en Argentina el mismo sistema tal como está organizado estimula los desfazajes en los programas y la poca exigencia en que se logren los objetivos mínimos, a la par de que no se adecuan ni los docentes ni los establecimientos a las nuevas necesidades de los estudiantes y del tiempo. Se sigue estudiando memorísticamente, se hace poco uso de medios audiovisuales y sobre todo se en muchos casos se carece de lo básico en infraestructura.
    Me interesaría saber cuáles opinan Uds. son las causas del "fracaso" en la educación española.

    Un saludo cordial

    ResponderEliminar
  8. El escaso número de comentarios que genera esta anotación es síntoma del desinterés y apatía de la gran mayoría.

    Igual sucede cuando abordo estos temas en casa de Juan Pedro Quiñonero cuando el tema me da pie para comentar.

    Los jóvenes que son más leídos y se interesan por el aprendizaje suelen ser "marcados" por el resto. Tal vez ahora más que antes, pero no tengo certeza.

    A mí siempre me aburrían y me aburren soberanamente las conversaciones banales, tan típicas de los adolescentes. El problema viene cuando esto mismo sucede con no adolescentes.

    Cuando hay elecciones estos temas no interesan, así que no hay solución. Con los mediocres y sectarios en las poltronas de la partitocracia, nada bueno podemos esperar para el futuro.

    Con sólo pasarse por Meneame.net, un sitio lleno de estudiantes universitarios, podemos constatar el escaso dominio de la lengua y la incapacidad expresiva de la mayoría de ellos, amén de la mala educación de muchos.

    En fin, es lo que hay.

    ResponderEliminar
  9. Me da tristeza ver que se esta llegando a un punto, donde muchos profesionales de la enseñanza sabíamos que llegaríamos.
    Cuando comencé en este mundo, siempre pensé que el dia que tuviera un hijo, este iría a una escuela pública.
    Han pasado muchos años, y mi hija no solamente va a una privada, sino a una extranjera.
    La diferencia de nivel es increíble, el grado de exigencia impensable para un chaval catalán.
    Creo que el tema de la educación en nuestro país, debería de importarnos a todos, no solamente a los profesores, que dia a dia vemos como esto va a pique, sino a periodistas, escritores,…. y por supuesto a la clase política.

    Creo firmemente que el problema se podría mejorar, si tuviéramos más recursos económicos, pero claro, eso es difícil si el dinero se invierte en “Uniformes para las militares españolas”, 50.000 € del premio príncipe de Asturias a Rafa Nadal,( el chico lo hace muy bien, pero tiene mucha pasta)….

    Bien, no quiero caer en el desanimo ni en el pesimismo, seguiré luchando día a día, y en la medida que me atañe, intentare que mis alumnos salgan con una media superior a la de los datos.

    ResponderEliminar
  10. ¿Pero qué sucede en la Comunidad valenciana?

    Efectivamente, los datos son mucho más preocupantes si se tiene en cuenta que el nivel ha bajado muchísimo y el problema no parece tener solución como se ve en que a cada gobierno nuevo la sigue una ley educativa "nueva"... y que el debate gira en torno a "religión sí/religión no", y otros asuntos que, por un lado no son los más importantes y, por el otro, debían estar más que superados.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Llevo muchos años en la escuela y llevamos tiempo dando tumbos de plan en plan, cada vez peor. Hay muchos motivos, la cuestión no es econòmica, con mucho menos se lograba mucho más hace tiempo. Sólo hay que dar un repaso a los libros de texto antiguos para ver como vamos. Hay muchas personas en las escuelas removiendo humo, con el tiempo a alguien se le encenderá la lucecita y volveremos al sistema antiguo: un grupo-un maestro para todo en la primaria, exigencia seria, buena formación del profesorado -por qué no se mira el plan profesional de la República y se recupera su exigencia, ahora que tanta memoria histórica se maneja?- y muchas cosas más. No conozco tanto los otros niveles educativos, la secundaria creo que está mucho peor, por referencias de amigos y conocidos. Volver a los contenidos básicos y olvidar tanta tontería, para ello habría que examinar al profesorado de las Normales, ahora flamantes escuelas universitarias, muchos no tienen ni idea de lo que es la escuela real. También la inspección precisaria de un plan renove integral. La verdad es que muchos lodos vienen de los polvos de la escuela progre en la cual, me acuso, creí durante años. Claro que de los treinta puntos de la escuela activa a la caricatura que se ha ido configurando hay un abismo. Muchos que hoy enseñan son de las hornadas de los aprobados 'políticos'. Paro, que el tema me enardece.

    ResponderEliminar
  12. Kanif: Bien venido. Ya veremos si la prensa publica estos datos.

    ResponderEliminar
  13. Maty: La otra cara de la realidad de este mapa es que los docentes españoles son, según coinciden las diferentes encuestas, los más desanimados de Europa. Y los docentes europeos son los más desanimados del mundo.

    ResponderEliminar
  14. Judas: Yo diría -coincidiendo contigo- que se trata más bien de una desvergüenza generalizada.

    ResponderEliminar
  15. Josep: ¿"Criterios gubernamentales"? Tratándose de la enseñanza, esto suena a oxímoron.

    ResponderEliminar
  16. Supersantiego: Lo divertido (por decir algo) del asunto es que los pretendidos especialistas siguen empeñados en que lo importante no es aprender cosas, sino aprender a aprender. El aumento del fracaso escolar pone de manifiesto lo absurdo de esta teoría, ¿qué tipo de aprender a aprender es el que conduce a este fracaso? Pero nada, seguirán en sus trece.

    ResponderEliminar
  17. Borja: El fracaso escolar tiene cierta dignidad cuando se fracasa ante lo difícil; pero cuando se fracasa ante lo trillado, es simplemente patético.

    ResponderEliminar
  18. Luc: Sobre las causas, me imagino que habrá tantas opiniones como personas. Pero yo no creo que en España sean económicas. La razón hay que buscarla en una pérdida de confianza generalizada en el sistema entre los docentes, que han sido fuertemente vapuleados y en todas las direcciones.

    ResponderEliminar
  19. Edna: Los datos europeos parecen indicar que la diferencia entre los países que tienen éxito (Dinamarca, Baviera y Flandes ocupan los primeros puestos mundiales) y lkos que no, no se encuentra en las inversiones. Ni tampoco en las metodologías (en estos tres lugares son radicalmente distintas). Se trata, básicamente, de confianza. Estos son los países en los que los docentes son mejor valorados (y no precisamente porque sean mejor pagados).

    ResponderEliminar
  20. Júlia: Voy a ser más directo y contundente que tu: los formadores de formadores son el eslabón más inepto del sistema. ¿De dónde demonios los sacan? Y así ocurre que las nuevas hornadas de maestros parecen tecnócratas que ni se plantean la posibilidad de trabajar ilusionadamente. ¡Ya tienen suficiente con cumplir!

    ResponderEliminar
  21. Dos hipótesis no confirmadas sobre la distribución de los datos positivos y negativos:

    Se dan tendencias negativas allí donde la estructura de trabajo tiene un alto componente estacional-estival: pero me falla Baleares.

    Se dan tendencias negativas allí donde la presencia de la inmigración es mayor: pero me falla Madrid.

    Aparte de esto, como hijo de profesores de instituto, toda mi vida he oido hablar de cómo iba la escuela pública. Y hoy puedo decir que la sociedad no tiene ni la menor idea de lo que está pasando en las clases....una situación que nos puede explotar en las manos.

    Entre las muchas cosas que se me ocurre comentar, sin duda destacaría que ahora que ¿la moda? nos habla de innovación y de excelencia, el sistema edcuativo lleva 15 años promoviendo la mediocridad, igualando (esa igualdad tan mal entendida por algunos pedagogos metidos a legisladores sin haber pisado un aula en treinta años) por abajo al allumando y desmotivando a los brillantes y a los que se esfuerzan.

    ResponderEliminar
  22. Manu: ¡No sabe cómo me alegra la presencia de un getxotarra por estos lares!
    El problema no es que se promueva la mediocridad (que se promueve) sino que nos la quieran hacer pasar por equidad. ¡Esto sí que clama al cielo!

    ResponderEliminar
  23. ¿Para vivir del turismo, qué más se necesita?

    De hecho, para producir hosteleros, restauradores, putas y chaperos creo que es excesivo los estudios que deben realizarse.

    ResponderEliminar
  24. Seguro que no es el caso de nonguno de los docentes que escriben aquí, pero hay que decir que el sistema también premia la mediocridad en el profesorado.
    Ha sido año de oposiciones y mi caso es seguro el de muchos jóvenes aspirantes a profesores: mi nota en la oposición es la tercera mejor de 500 opositores y tras cocinar los resultados con el sistema que impone la administración no solo no consigo plaza sino que quedo más alla del puesto 150 en la lista de interinos y lo mismo les ocurre a las dos personas que sacaron más nota que yo.
    Sin buenos profesores nunca podrá haber buenos alumnos.

    ResponderEliminar
  25. No conozco la enseñanza básica ni secundaria como para dar una opinión. Sin embargo, hace unos años tuve un jefe que había sido gerente en una de las grandes consultorías tecnológicas a nivel mundial. Entre otras actividades, se encargaba de recibir a lotes de nuevos empleados, todos recién licenciados, y el discurso que les soltaba venía a ser que en la consultoría no querían a gente brillante, pues esos duraban poco y no eran rentables. Sólo querían perfiles mediocres, ni buenos ni malos. Los buenos, decía, solían encontrar un buen trabajo antes de terminar la carrera, mientras que los malos intentaban hacerse un hueco en alguno de los departamentos de la universidad y terminaban siendo profesores.
    Esto ocurre en carreras tecnológicas, pero sé de otros casos en que los profesores universitarios son trepas apoltronados cuyo único interés es mantener su plaza (y si pueden desviar becas y subvenciones para sus gastos, todavía mejor).
    Y esto es público y notorio. Es algo que se sabe pero que nadie hace nada.

    Por otra parte, no creo que sea un problema exclusivo del sistema educativo. También hay un grave problema de motivación del alumnado. Me pregunto qué motivación para estudiar va a tener un chaval de 13 ó 15 años, cuando ve que generaciones anteriores a la suya, con carreras y másters, en el mejor de los casos malviven mileuristas y compartiendo piso, mientras que el hermano tonto que se puso de aprendiz de lampista conduce un mercedes y tiene un chalé en la costa.

    De acuerdo, hay algo de demagogia en lo que digo. Pero no nos engañemos, en general alumnos a los que les guste estudiar hay pocos. El resto iba tirando porque creía en un futuro mejor si estudiaba. Hoy ese futuro ha desaparecido.

    ResponderEliminar
  26. Espero que no le importe que incluya el café en el blogroll de adu1.wordpress.com
    Su interés por los temas educativos me resulta fascinante, aunque quizás ya sepa de mi "haine" por la (psico)pedagogía.
    Coincido, probablemente no en el por qué, pero sí en el hecho señalado por maty: en Cataluña las estadísticas responden al modelo soviético (siempre salen lo que tiene que salir)

    ResponderEliminar
  27. Os equivocais cuando decís que los políticos lo hacen mal en materia educativa porque que no saben que criterios hay que seguir ni que medidas aplicar para mejorar el nivel de los estudiantes en España.

    Lo saben perfectamente, la prueba está en que todos ellos mandan a sus hijos a la escuela privada donde el nivel de exigencia es infinitamente mayor, donde se fomenta una sana competencia, donde se incluyen las humanidades, donde el nivel académico es mucho más alto.

    Lo que quieren las clases dirigentes para sus hijos no lo quieren para los demás, punto. No es ignorancia ni una supuesta progresía por parte de los políticos, es puro cálculo. Jovenes incultos hacen futuros ciudadanos manejables, más sensibles a la explotación, al conformismo.

    Entre la escuela y la televisión están consiguiendo que la clase media española del futuro sea...
    No se que será pero creo que nada bueno.

    ResponderEliminar
  28. El problema es cómo arreglar esto a estas alturas. Cuando los ceporrillos de ahora tengan hijos, ¿qué educación podrán tener éstos? Porque por varios amigos que tengo dando clase, me cuentan que cada vez hay más y más dejadez por parte de los padres, que lo que quieren es que aprueben a sus niños y poco más. Que aprendan algo o no es lo de menos, y fijándose en su propio ejemplo no creen que estén privando de nada a sus hijos.

    En el caso de que se arreglase la educación, tendríamos toda una generación sandwich entre dos que sí han estudiado algo, lo que sería como mínimo chocante de ver.

    ResponderEliminar
  29. Anónimo, le he copiado su mensaje y lo he colgado en mi blog.

    También habría copiado el de Julia si dijese qué cosas son tonterías y qué cosas no lo son. Como no lo ha hecho lo he considerado muy poco comprometido.

    ResponderEliminar
  30. Hace sólo unos días preguntaba a un alumno de 3º de ESO con cinco asignaturas pendientes para septiembre si prefería aprobar y pasar de curso o suspender y entrar en el grupo de diversificación. Su respuesta no me sorprendió lo más mínimo, me dijo que prefería suspender...

    Hace sólo unos años que alguien diera esta respuesta era impensable, pero así están las cosas.

    ResponderEliminar
  31. Andrés: Yo diría que el sistema ha primado un docente voluntarioso y beato, pero que no tenía ideas claras sobre el papel de la pedagogía.

    ResponderEliminar
  32. Arrebatos: El problema es ¿Por qué el fracaso escolar en España es escandalosamente alto, muchísimo más alto que la media europea?
    ¿Por qué nada de lo que dices es aplicable a los alumnos daneses, por ejemplo?

    ResponderEliminar
  33. Adu1: Bueno, yo creo que en Cataluña hay diferentes estadísticas, algunas muy serias. Más aún, estoy convencido -los conozco personalmente- que los responsables de la agencia de evaluación son capaces y plenamente conscientes de lo que ocurre.
    No hace mucho me decía uno de ellos que una medida eficaz sería la de desmontar la burocracia creciente del Departament d'Educació, cuya inutilidad es bien conocida por todos, y enviar a la gente a las escuelas.

    ResponderEliminar
  34. Anónimo: Tienes razón en una cuestión fundamental: La mayoría de nuestros políticos predica la equidad para los hijos ajenos y el elitismo para los propios.

    ResponderEliminar
  35. Supersantiego: Yo creo que, tal como van las cosas, acabaremos añorando estos tiempos con nostalgia.

    ResponderEliminar
  36. Que forma de destrozarle el comentario a Anónimo, don Gregorio. Seguro que Rajoy tiene sueños eróticos con usted.

    ResponderEliminar
  37. En Dinamarca no lo sé, Don Gregorio, pero en Holanda un alumno de estudios superiores (no tiene por qué ser universitario) sabe que cuando termine encontrará un trabajo que le va a permitir emanciparse. Esa es una buena motivación para el esfuerzo de estudiar.
    Aquí en este país, me da la sensación de que a la juventud le han robado el futuro.

    ResponderEliminar
  38. Yo siempre he creido que la educación empieza en casa.

    Mucho del problema que tienen los jóvenes de hoy en día es que no tienen hábitos de ningún tipo, ni se les acostumbra a tomar responsabilidades, ni el sentido del esfuerzo o el trabajo.

    Eso sí, el niño con 50€ en el bolsillo todos los días y el móvil de última generación para que pueda descargar chorritonos a todas horas. Y mientras, los padres viviendo en la ignopia y mirando para otro lado.

    La crisis en la educación comenzó hace ya muchos años y se ha movido de forma clara a través de una espiral descendente año tras año. No creo que esta tendencia responda a un sólo factor, son muchos factores los que afectan a este problema. Lo que sí creo es que si la base de la pirámide falla, todo lo que se construya encima es completamente inútil.

    No importa qué sistema educativo tengamos, qué leyes, asignaturas o contenidos pongamos en práctica, el esfuerzo de los profesores... El problema principal son los cimientos, la educación empieza en casa.

    Un saludo a todos, realmente es un problema preocupante.

    Más filosofía y menos Prozac

    ResponderEliminar
  39. El Periódico de Catalunya El alumnado extranjero supone ya el 13,5% del total en Catalunya

    [ La Conselleria d'Educació calcula que cuando se inicie el nuevo curso escolar, dentro de 10 días, sean cerca de 16.000 los inmigrantes que se añadan a los 133.000 que ya se hallaban escolarizados en el sistema educativo catalán. Hace un año, al comenzar el curso, se añadieron unos 11.000. Los extranjeros, que equivalían al 12,5% del total del alumnado, sumarán ahora el 13,5%.

    El 85% de los casi 150.000 inmigrantes matriculados acudirán a centros públicos, de acuerdo con los datos facilitados por Educació, un porcentaje que en el último quinquenio ha permanecido inalterable a pesar de los mecanismos puestos en marcha por la Administración para lograr que la escuela concertada incremente su cuota... ]

    En Tarragona ciudad (centro), en los colegios concertados no se ven inmigrantes. Los que tienen un aspecto físico distinto son niños adoptados, no de familias extranjeras.

    En ese mismo centro, que muchos consideran tienen mejor nivel que otros de la ciudad, los alumnos de 3º de ESO no tienen ni idea de qué son los sistemas de tres ecuaciones y los tres métodos de resolución (igualación, reducción y substitución).

    Los únicos privados existentes son del Opus y están en las afueras. Ahí van los hijos de un matrimonio madrileño que lleva poco tiempo en Tarragona, ante la imposibilidad de que sus hijos estudien en castellano/español, con el consiguiente coste económico e "ideológico".

    Las escuelas públicas, mayormente, un desastre, a pesar de contar con más medios, pero su alumnado es mucho peor e incívico. Pensar que en el instituto donde cursé hay un guardia jurado a la puerta desde mediados de los noventa me deprime. Evidentemente, un centro más a evitar aquellos que pueden sufragar el gasto adicional, sobre todo los dos cursos de bachillerato (3º de BUP y COU de antes).

    Por tanto, independientemente del color del gobierno de turno en Barcelona o Madrid, las clases populares están siendo discriminadas, con lo que poco a poco el ascensor social va frenándose.

    En fin, es lo que hay.

    ResponderEliminar
  40. A mediados de los noventa tan apenas había inmigrantes en Tarragona, a diferencia de ahora.

    Por tanto, el problema es anterior a la entrada de los cinco millones de inmigrantes extranjeros que, ciertamente, provocan un aumento substancial del fracaso escolar en estos momentos vía escuela pública, pero el menor nivel de exigencia es un mal generalizado al sufrir las mismas leyes educativas.

    ResponderEliminar
  41. En primer lugar, felicidades por el blog. Este gráfico, crónica de una muerte anunciada, viene a definir perfectamente una situación por la que creo haber pasado de puntillas.

    Yo pertenezco a la primera generación que se vio obligada a escolarizarse en la ESO porque "nos pilló la reforma". No he conocido ni 7º ni 8º de EGB y, desde luego, cuando yo llegué, el BUP estaba RIP.

    Mi instituto era un centro concertado en el que convivíamos con alumnos de FP y a nuestros profesores les seducía la idea de dar clase a alumnos de ESO que llegaran a tener un brillante futuro académico, pero se quedaron atónitos ante el plan educativo que proponía dicho sistema. Así que decidieron pasar olímpicamente de las directrices de la ESO e impartir sus clases al nivel de EGB, BUP y COU. Esta decisión clandestina no sólo nos prepararía mejor a los alumnos sino que mostraría a unos motivados docentes. Y diría que fue entonces cuando comenzó el declive.

    Mientras en clase de literatura analizábamos las obras cumbre del Siglo de Oro, mis amigos de las escuelas públicas hacían debates estúpidos sobre la última película que habían ido a ver al cine. Y mientras en nuestras aulas aprendíamos estequiometría... sin comentarios. Eso sí, para aprobar la Selectividad había que pasar por el tamiz de la ESO/Bachillerato y prepararse el temario preparado a tal efecto. Sin problema, no era un examen pensado para discurrir. Lo curioso es que en el año en que me presenté a la Selectividad las notas fueron bastante bajas. El motivo: los estudiantes de la Comunidad Valenciana cuando acaban el COU o Bachillerato se van a las universidades de Madrid o Barcelona. Si se baja la media en la Comunidad Valenciana, las notas de corte para acceder a sus universidades bajarán acorde con estas calificaciones, mientras que en las grandes capitales hay carreras cuya nota de corte supera los 8 puntos. Y ese fue precisamente mi caso, "emigré" a Barcelona y me licencié en una carrera cuya nota de corte era 8.9. Eso sí, tenía compañeros catalanes que no sabían ni lo que era el Comunismo (con un 8.9 de media...) De hecho llevo ya 7 años en Barcelona y sigo pensando que a los jóvenes catalantes del medio rural les hinchan la nota en el Bachillerato y la Selectividad para que difundan la lengua catalana en la ciudad condal y sus universidades.

    Pero puede ser que no todo este alarde de optimismo provenga de unos excelentes docentes. Todos mis familiares tienen una titulación universitaria superior, por lo que desde pequeña me empapé de los conocimientos que me podían ofrecer. Eso sí, NUNCA fue una imposición. La curiosidad por aprender o se tiene o no se tiene. Si por el contrario lo que se pretende es motivar a un hijo, opino que hace falta mucha dedicación por parte del adulto, y esto, en el reino del "stress", es una causa prácticamente perdida. "Para una hora al día que tengo... ¿me voy a poner a contarle cuentos al niño?"

    Siento si a alguien esta historia le ha parecido insoportable, pero pensé que en este post cabía el testimonio de alguien que vivió los fracasos de la ESO en primera persona.

    ResponderEliminar
  42. Este año he hecho el Curso de Aptitud Pedagógica y sólo os digo que ha sido lamentable. Básicamente te cuentan que los chavales son unos delincuentes y que la poli está cada dos por tres en el instituto. Terrible...

    ResponderEliminar
  43. Pues la verdad es que ya no sé que más deciros, así que me limitaré a daros la bienvenida a este lacrimoso post...
    .
    Y, si me lo permitís, os arrojaré una miaja de esperanza.
    .
    Cuenta Kierkegaard que un pastor sueco, viendo los lacrimosos efectos que su sermón sobre la pasión de Cristo había provocado entre sus parroquianos, intentó calmarlos con estas palabras: "No lloréis, hijos míos, que todo podría ser mentira".
    Pues eso.

    ResponderEliminar
  44. Y,¿Cómo está tan seguro de que no va a pasar nada?Díganoslo,si vous plait,porque nos gustaría dormir tranquilos.¿O es un farol? Primero nos enumera casi todos los desastres nacionales y luego nos dice que estemos tranquilos?

    ResponderEliminar
  45. Se ha olvidado de un elemento primordial de la Educación y de la Enseñanza,Gregorio.Ha dejado sin tocar algo imprescindible en el fracaso y en el éxito escolar:la familia.Poco puede hacer un profesor/a si el fracaso viene de ahí.Y hoy en día,la familia va de fracaso en fracaso como la canción de Nat king Cole,y por mucho que llamemos a las puertas del cielo,no las traspasaremos...

    ResponderEliminar
  46. Dice usted, don Gregorio: "Y así ocurre que las nuevas hornadas de maestros parecen tecnócratas que ni se plantean la posibilidad de trabajar ilusionadamente" Afortunadamente, aún quedan maestros vocacionales que lo ponen todo de su parte para ayudar al alumno a desarrollar lo mejor de sí y a despertarles el entusiasmo por aprender. Pero a la vista de estos datos, eso no es suficiente. Señala Maty, como ejemplo del descenso del nivel de exigencia, algo que yo he comprobado también: temas y conocimientos que las personas de determinada edad adquiríamos en 8º de EGB, hoy en 3º de la ESO ni lo mencionan. ¿Bajar el nivel de exigencia contribuye a que haya menos fracaso escolar? A la vista está que no.

    ResponderEliminar

Echar la persiana

Estaba decidido a echar la persiana y cerrar definitivamente este Café de Ocata, que tantos buenos momentos me ha deparado. Los tiempos camb...