sábado, 6 de septiembre de 2008

El milagro que la ciencia estaba esperando

Finalmente los ateos pueden realizar su propia peregrinación con la cabeza bien alta, porque la imagen de Darwin -nada más ni nada menos- se ha aparecido en una pared del Palacio de Justicia de Dayton, en Tennessee. Los partidarios del evolucionismo y del método científico pueden llevar a sus bebés a tocar la “Verónica” evolucionista y pedir, por ejemplo, que se purifiquen sus rasgos heredados más indeseables. Frente a la piedra caliza pigmentada con la imagen del autor de "El origen de las especies", más de uno ha experimentado el milagro de la conversión al percibir directamente el poder y la gloria del método científico.


Los peregrinos acuden desde todos los puntos geográficos. Por ejemplo el departamento de paleoantropologia de Berkeley ha dado muestras palpables de su fe empírica poniendo guirnaldas y velas encendidas a los pies de Darwin, pero también es cierto que comienzan a pulular los vendedores callejeros de todo tipo de reliquias de dudoso recurso "ad hoc".


Como siempre ocurre ante fenómenos de este tipo, no han tardado en dejar oír su voz los disidentes. (hay quien dicen que la imagen representa realmente a Carl Sagan) y los escépticos que dudan del milagro y se atreven a insinuar que “se trata de una mancha en una pared, y nada más”. Pero en este último caso se trata de adversarios del evolucionismo. Pero lo cierto es que la mayoría de los evolucionistas tienen la mancha de Dayton por la prueba definitiva que han estado esperando durante décadas. “¡Es un milagro”, sostienen.


Para más información: AQUÍ

13 comentarios:

  1. ¿Cabe mejor ejemplo que éste para ilustrar lo humano -y hasta arbitrario- que es el sentimiento religioso?

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo con usted, nada más humano que la religión. Hasta demasiado humana, si quiere.

    ResponderEliminar
  3. Que cada cual haga lo que quiera.Frase de contenido precioso. Sería " a cosa mais divina do mundo".el verbo SER lo he escrito en condicional o potencial,puesto que nunca he podido ponerlo en un modo real.

    ResponderEliminar
  4. Pues no sabría decirle.
    ¿Qué significa "demasiado humano"?

    ResponderEliminar
  5. The Onion es probablemente el mejor punto de información de que disponemos hoy día. Ni punto de comparación con los supuestamente serios.

    ResponderEliminar
  6. Que conste que hay dudas. Se barajan otros nombres. Habrá que ver, pues, si es Darwin o sus alternativas (Sagan, S.J.G.,...)
    En cualquier caso, portentoso.

    ResponderEliminar
  7. A escoger me quedo, con las caras de Velmez. Pero claro, esas tienen más mérito porque allí no le dan al Jack Daniels.

    ResponderEliminar
  8. Claudio: no se si lo dice usted en serio o en broma, pero le aseguro que a mi me gusta.

    ResponderEliminar
  9. Ángel: Estaremos atentos al desarrollo de los acontecimientos.

    ResponderEliminar
  10. Enrri: Lo veo a usted un pelín pirrónico.

    ResponderEliminar
  11. Está buenísimo! este artículo, claro, a pesar de que estoy perfectamente de acuerdo con claudio porque, para qué uno va a leer el NYTimes o el Washington Post o The Guardian por mencionar algunos si uno tiene The Onion!

    De todos modos lo pondré en mi blog con tu permiso claro y tu enlace por supuesto,

    Gracias!

    ResponderEliminar
  12. Lo decía muy en serio, aunque muerto de la risa.

    Acerca de un tema que mencionó recientemente, he encontrado esto:

    http://www.city-journal.org/2008/18_3_african_american_awakening.html

    http://www.theamericanscholar.org/su08/narrative-johnson.html

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias, Claudio, por esos dos textos.
    Esta es a mi modo de ver una cuestión muy seria. Se trata de saber si la responsabilidad tiene algo que ver con los problemas sociales o no.
    En Europa, como Bruckner ha resaltado, hemos confundido la victimización con la moralidad y no hay causa social que no se presente como victima del sistema.
    Ser víctima es tener razón, por lo visto.
    Fomentamos así la indignación moral narcisista que confunde la capacidad para el escándalo con la conciencia social.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

El amparo de las sombras

Reseña en Libros de Cíbola